300-rise-of-an-empire-workout

Puestos a intercambiar fluidos, Temístocles y Artemisa optan por el orden que todos elegiríamos: lo primero es lo primero, y luego ya sí. Luego ya corresponde batirse en lucha cruenta hasta que los chorrazos de sangre (hay hemoglobina para parar un tren en esta película) de uno y otro se mezclen para salpicar la cámara amenazando con mojar al espectador, que pegará un brinco en su butaca y se tapará las gafas de 3D con la mano abierta y la palma hacia la pantalla. Dado que el otro intercambio de fluidos, como corresponde, ya tuvo lugar, Artemisa puede permitirse esgrimir en medio de los mandobles una sonrisa traviesa con la que adorna su impagable frase en perfecto inglés con deje californiano: “You fight better than you f…ck”. 

300: BATTLE OF ARTEMESIUM

Hay en 300: El origen de un imperio varios momentos de lo que no tenemos claro si es voluntario o involuntario humor, duda que nos asalta con especial fuerza en la escena que acabamos de comentar. Hay otras dudas (algunas de largo alcance, de esas que llegan a poner en barbecho tus más firmes convicciones) que esta película incorpora al debate cinematográfico, a saber: ¿será posible que al final la calidad del guión no sea un componente tan esencial como pensábamos, y que en realidad una cinta pueda sostenerse casi en exclusividad en la entronización de una estética concreta, aderezada por una serie de alardes técnicos? No diré que la película esté basada en un asco de guión pero sí lo diré, y aun así funciona. No del todo, es verdad, pero sí lo suficiente como para mantenerse en pie a lo largo (eso sí) de su corto metraje. Lo fía todo a la estética que comparte con su predecesora y, aunque en varios momentos produce la clara sensación de que es una historia artificialmente alargada, lo cierto es que casi se podría decir que cuaja. En ningún momento produce auténtico interés, ni qué decir de auténtica emoción, pero al entrar tan fácilmente por los ojos del espectador logra, a su manera, enganchar, si bien esta percepción positiva queda emborronada con ratos de franco hastío. El aburrimiento es una cosa muy terca con la que no acaba necesariamente ni la más espectacular recreación de una de las batallas más importantes de la Historia del género humano, y hay también ratos de franco aburrimiento en esta secuela-precuela de 300

300_rise_of_an_empire-1574440

¿Secuela? ¿Precuela? Ni lo uno ni lo otro, y esta sutil relación conceptual con su predecesora –la, esta vez sí, francamente estimulante 300– constituye otro interesante, casi innovador ingrediente. La primera relata ejemplarmente la batalla de las Termópilas y el heroico empeño de los guerreros espartanos que, en número especificado por el título, dieron su vida en el campo de batalla. Ese episodio es, cronológicamente, parte integrante de lo que se nos cuenta en esta segunda entrega, pero en buena lógica se nos ahorran los detalles que ya fueron expuestos en la primera. En definitiva, el primer 300 sería una interpolación (casi omitida) dentro de lo narrado en el segundo 300, que tiene un calado cronológico más amplio aunque su valor cinematográfico sea sustancialmente menor, y pone el acento en todo lo que precede a la gran batalla naval de Salamina, cuando una armada compuesta por la unión de varias ciudades-estado griegas derrotaron al poderoso ejército persa que, de haber triunfado comandado por Xerxes y Artemisa, habría dado lugar a una Historia de Europa radicalmente distinta a la que conocemos. Este segundo 300, de hecho, acaba en el preciso instante en que se inicia el tramo crucial de la batalla, lo que nos hace pensar que una nueva entrega de la factoría de películas inspiradas en las novelas gráficas de Frank Miller puede andar gestándose, quiera Zeus que para nuestro deleite.  

2.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: 300: Rise of an Empire Director: Noam Murro Guión: Zack Snyder, Kurt Johnstad Blasi Música: Junkie XL Fotografía: Simon Duggan Reparto: Sullivan Stapleton, Rodrigo Santoro, Eva Green, Lena Headey, Jack O’Connell, Andrew Tiernan, Callan Mulvey, Andrew Pleavin, Yigal Naor, Ashraf Barhom, Vincent Walsh, Steven Cree, Trayan Milenov-Troy, Andrei Claude, Peter Ferdinando, Mark Killeen Distribuidora: Warner Fecha de estreno: 07/03/2014