La reciente descalificación de Alone not yet alone, canción principal de la película del mismo nombre, me ha llevado a hacer un repaso por todas las canciones ganadoras del Oscar a la Mejor canción. Es muy difícil quedarse con 10 canciones de las casi 80 que han conseguido ganar este premio, y me hubiera gustar meter muchas otras canciones que he tenido que excluir. Éstas son para mi las 10 mejores canciones que han ganado un Oscar. ¿Qué cambios haríais vosotros? Dejad vuestros comentarios.

10 – Theme from Shaft – Las noches rojas del Harlem

Si hay una película que representa la blaxploitation es, sin lugar a dudas, Las noches rojas del Harlem. Y mucha culpa de ello tuvo la canción que compuso y grabó Isaac Hayes. Theme from Shaft gozó de gran popularidad, y es una canción que una vez que la escuchas resulta imposible dejar de tatarearla. Isaac Hayes se convirtió en el primer afroamericano en conseguir un Oscar y lo hizo justamente imponiéndose a algún tema tan mítico como The Age of Not Believing de La bruja novata.

9 – Beauty and the Beast – La bella y la bestia

Dos años antes que La bella y la bestia, ya había ganado este galardón La sirenita, curiosamente era la primera canción de una película de animación de Disney que lo conseguía desde Pinocho. De nuevo eran Alan Menkes y Howard Ashman los que recogían la estatuilla por la que posiblemente sea la mejor balada que Disney compuso en toda su historia. La canción llegó a estar en el número 9 de Billboard americano en su versión single, cantada por Celine Dion y Peabo Brison. La versión que como Sra. Pot cantaba Angela Lansbury dentro de la película, también nos robó el corazón. La bella y la bestia, que también se convirtió en la primera película de animación en optar al máximo galardón competía contra ella misma, también nominada por los fantásticos Belle y Be our guest y con un tema tan mítico como el Everything I do (I do it for you) de Bryan Adams. Pero realmente la ganadora estaba bien clara.

8 – I just called to say I love You – La mujer de rojo

Curiosamente, y aunque ganó el Oscar, cuando Stevie Wonder lanzó I just called to say I love you fue duramente vapuleado por la crítica por el uso de instrumentos electrónicos. Pero al público le encantó, lideró las ventas y estuvo durante tres semanas liderando la lista del Billboard. Pronto se convirtió en todo un himno de los años 80 y la Academia no pudo hacer más que rendirse a ella, pese a que compitiera con otro tema tan icónico como el Ghostbusters de Ray Parker Jr.

7 – Raindrops Keep Fallin’ on My Head – Dos hombres y un destino

Si pensamos en Dos hombres y un destino, una de las primeras imágenes que se nos vendrán a la cabeza rápidamente será el paseo en bicicleta de Paul Newman mientras que suena Raindrops keep fallin’ on my head. La canción, la compusiero Hal David y David Bacharach y fue interpretada por B.J. Thomas. La canción fue un éxito, llegó al primer puesto del Billboard que la incluyó también entre las 100 mejores canciones de todos los tiempos. Este mismo año será incluído en el Salón de la fama de los Grammy. De ese mismo año, ninguna de las nominadas son tan recordadas como el tema de Dos hombres y un destino, por desgracia, el tema Everybody’s Talkin’ de Cowboy de medianoche no pudo optar al Oscar por haber sido lanzado un par de años antes de la película, aunque nos resulta imposible desligarlo de ella.

6 – My heart will go on – Titanic

Uno de los temas más icónicos de los últimos veinte años, ya no sólo del cine, si no en general, es My heart will go on. La peor herencia del tema compuesto por Celine Dion y James Horner es sin duda la de los niños dando la tabarra con la flauta para tocar el tema de marras. Pero la balada era impresionante, y fue tan exitosa como la propia película. Cinco millones de copias vendidas en todo el mundo, número uno en todo el mundo, 2 semanas en lo más alto del Billboard, y por supuesto, un más que merecido Oscar, de los 11 que consiguió Titanic. Tampoco es que la competencia, más allá del fantástico Miss Misery que Elliott Smith compuso para El indomable Will Hunting, fuera demasiado grande.

5 – Days of wine roses – Días de vino y rosas

La maravillosa banda sonora que compuso Henry Mancini para la película de Blake Edwards iba remarcada por su tema principal, cantada por un coro y que tenía el mismo nombre que la película: Días de vino y rosas. Un año después, el cantante Andy Williams lanzó una nueva versión interpretada con su poderosa voz, y aunque no suene en la película posiblemente ha conseguido convertirse aún en más icónica que la original. Un fantástico tema que se consiguió imponer a otra canción también bastante mítica como Walk on the wild side de La gata negra (no la confundamos con el tema de mismo nombre de Lou Reed).

4 – Over the Rainbow – El mago de Oz

Pocas canciones en la historia del cine hay tan conocidas, populares y versionadas como Over the Rainbow (nuestra favorita es la del artista hawaiano Israel Kamakawiwo’ole), y curiosamente estuvo a punto de ser eliminada del montaje final porque se creía que no concordaba con el espíritu energético de la película. La canción quedó ligada para siempre a la voz de Judy Garland, que nunca pudo separarse de la Dorothy que la hizo famosa. Era la quinta vez que se entregaba el galardón y ya iba a manos de una obra que sobreviría el paso del tiempo, algo que ninguna de las otras nominadas hizo.

3 – Whatever Will Be, Will Be (Que será, será) – El hombre que sabía demasiado

No es que el cine de Alfred Hitchcock sea conocido precisamente por sus temas musicales (más allá de las fantásticas bandas sonoras de Elmer Bernstein), pero de repente apareció Doris Day preguntando que sería cuando fuera mayor y nos dejó a todos callados. Otro de esos temas versionados hasta la extenuación, que se impuso sin problemas a otras nominadas que están ya bastante olvidadas.

2 – Streets of Philadelphia – Philadelphia

Streets of Philadelphia es posiblemente la mejor canción compuesta para una película en la década de los 90. Jonathan Demme pidió a Bruce Springsteen que compusiera una canción sobre la ciudad de Filadelfia, cuando éste la presentó, se quedaron impresionados por el tema. La canción fue un éxito, sobre todo en Europa, donde curiosamente funcionó mucho mejor que en Estados Unidos, que se conformó con la novena posición en el Billboard. Consiguió cuatro premios Grammy, un Oscar (precisamente la segunda mejor de las canciones nominadas era Philadelphia de Neil Young para la misma película), y nos dejó también un impresionante videoclip en el que Springsteen recorre las desoladas calles de Filadelfia y en el que Tom Hanks también tiene un pequeño papel.

1 – Lose Yourself – 8 millas

Estamos muy acostumbrados a hablar de los señores mayores de la Academia, siempre tan conservadores, pero incluso ellos, no pudieron que hacer más que rendirse al excelente tema que Eminem compuso para la película que también supuso su debut como actor: 8 millas. Un éxito sin precedentes, 12 semanas en el número 1 del Billboard americano, número 1 en todo el mundo, elegida por la revista Rolling Stone entre las mejores 500 canciones de todos los tiempos. Eminem estaba tan seguro que no iba a ganar, que ni siquiera fue a la gala, era la primera vez en 14 años que el tema ganador no se interpretaba en la ceremonia, pero ni con ésas. Nadie pudo discutir un tema más que merecido, capaz de tener personalidad propia como tema individual y aún así, permanecer perfectamente ligado a la película. U2 aún están enfadados en su casa, pues ya creía que ganarían el premio por el tema principal de Gangs of New York, pero poco podían hacer compitiendo ante una de las mejores que jamás se han escrito para una película.