Lo dijimos cuando os mostramos las canciones nominadas al Oscar a Mejor canción. Desde el primer momento saltaron las alarmas por la canción Alone not yet alone de mismo título, una película cristiana que apenas se había estrenado en un cine en Los Angeles.

El caso es que la propia academía contrató a un detective para ver si la canción había seguido las normas. Las primeras suspicacias llegaban porque no se estaba seguro si la canción había seguido las normas de promoción (para que una película opte al Oscar debe haber sido estrenada en Los Angeles durante una semana y ser promocionada). Con la excusa de que el cine que exhibió Alone not yet alone la había promocionado durante la semana que estuvo en cartel se permitió que la canción siguiera nominada.

Pero las investigaciones continuaron y al final le ha sido retirada la nominación a Mejor canción. ¿El motivo? Al parecer Bruce Broughton, ex-gobernador del departamento musical de la Academia se puso en contacto con miembros de la Academia para garantizarse sus votos y así conseguir la candidatura. Estas presiones ilegales están expresamente prohibidas por la Academía y finalmente Alone not yet alone ha sido descalificada. Broughton se queda de este modo sin la segunda nominación al Oscar de su carrera (la primera le llegó por la banda sonora de Silverado) y tan sólo serán cuatro las canciones que compitan en la categoría de mejor canción.