Las nueve nominaciones de 12 años de esclavitud nos pusieron en alerta a todos. ¿Había perdido la película de Steve McQueen su condición de favorita? Debía arrasar en las nominaciones, ser la película que más nominaciones tuviera. Perder sendas nominaciones a las categorías de sonido no era del todo grave. Pero perder candidatura en las categorías de Mejor banda sonora y Mejor fotografía, dónde además era ya de las favoritas para ganar, podría ser síntoma de que la película de McQueen no contaba con el favor de la Academia. Aún así, el mismo día que se conocieron las nominaciones a los Oscar, 12 años de esclavitud pudo respirar un poco. Esa noche ganaba en los Critic’s Choice Awards, no son unos premios importantes para determinar las posibilidades a los Oscar, pero se confirmaba como la película favorita para la crítica. ¿Pero pensarán lo mismo los votantes a los Oscar?

Oscar

Esta misma noche todo se puede resolver, o dejarnos con una carrera igualada y sin ganador claro. La victoria en los SAG de La gran estafa americana era algo medio cantada, pero hay que recordar que 12 años de esclavitud tiene un reparto superior al de Argo, y el año pasado el gremio se volcó con la película de Ben Affleck, reafirmando así sus posibilidades para los Oscar. Si 12 años de esclavitud hubiera ganado anoche, sus posibilidades de ganar el Oscar se hubieran elevado mucho, pero no fue así y la película de David O. Russell dio otro paso para adelante. Esta noche los productores eligen a su favorita y todas las miradas se centraran sobre ellos. Si La gran estafa americana gana entre el gremio de productores podemos dar carpetazo a esta edición de los Oscar y decir que ya tenemos ganadora del premio a Mejor película, pero no sería raro que 12 años de esclavitud ganase el premio del gremio de productores. Esto nos dejaría con que las dos han ganado dos de los premios más importantes de la carrera, pero ¿y si gana Gravity? No nos olvidemos que tenemos otra invitada…

¿Estamos infravalorando las opciones de Gravity? Sabíamos de antemano que Gravity va a llegar con vida a la gala de los Oscar, iba a arrasar en las nominaciones técnicas, y así fue. Ganará el DGA y es casi seguro que Alfonso Cuarón se llevará el galardón al Mejor director. ¿Pero tiene opciones reales Gravity de ganar? Lo normal es pensar que no. Ninguna película de ciencia ficción ha ganado jamás el Oscar a la Mejor película. Además, su esperada ausencia en la categoría de Mejor guión es un duro escollo a superar. Las últimas películas que consiguieron el Oscar a la Mejor película sin estar nominadas en la categoría de Mejor guión fueron Titanic y… ¡Sonrisas y lágrimas!. Más allá de Titanic, y que hay que recordar que arrasó en las nominaciones de forma más contundente que Gravity (y muchos pensaran en la norma no escrita de la Academía de no nominar a una película en más de 14 categorías, motivos por los que posiblemente se quedó fueron en las categorías de guión y actor), nos tenemos que remontar casi 50 años para encontrar una película ganadora del Oscar sin haber optado a Mejor guión. Parece complicado, ¿verdad?.

Pero tampoco podemos olvidarnos que Gravity es la favorita del público, últimamente los Oscar parecen no tener demasiado en cuenta esto. Han conseguido el Oscar películas que no han llegado a entrar ni una sola semana entre las 10 más vistas, como fueron los casos de En tierra hostil y The artist. Pero Gravity ha sido un pelotazo con el que mucho no contaban, si la película de Alfonso Cuarón lograse el Oscar a la Mejor película sería la cuarta película más taquillera en ganar el premio de la Academía. Sólo superada por Titanic, El retorno del Rey y Forrest Gump. Además, ninguna de las ganadoras de los últimos diez años ha logrado mantenerse durante tres semanas en el número 1, y sólo Infiltrados logró mantenerse durante dos semanas.

Que la noche del 2 de marzo hubiera un “gravetazo” y Gravity se alzara con el premio a Mejor película, rompería miles de quinielas, pero aún sin el premio a Mejor película, será la película que más premios se lleve. Además la película de Cuarón cuenta con el casi seguro premio a la Mejor dirección y la academia es poco amiga de separar estos premios. El año pasado ocurrió con la victoria de Ang Lee, y para encontrar dos años consecutivos en los que pasara algo así nos tenemos que remontar a 1951 (Cuando George Stevens ganó el premio a Mejor director por Un lugar en el sol y el premio a la Mejor película fue para Un americano en París) y 1952 (John Ford fue el Mejor director por El hombre tranquilo y la Mejor película fue El mayor espectáculo del mundo).

Recemos para que el PGA esta noche lo gane 12 años de esclavitud, porque de este modo podremos disfrutar el 2 de marzo de una gala sin ganador claro antes de empezar, y no, nos olvidemos de Gravity.