Lo hemos comentado ya en múltiples ocasiones, el cine de acción de los ochenta quiere volver, aunque realmente nunca se haya ido, las grandes estrellas vuelven, pero pocos son los nuevos actores que buscan con su cine imitar aquel estilo del cine de acción, más entregados a artefactos con mucha más artificiosos como puede ser la saga A todo gas. Jason Statham quizá sea el único actor que queda de aquel cine ochentero, lleno de hormonas, sin necesidad de efectos para liarse a palos contra verdaderas organizaciones criminales y dispuesto a disparar las más disparatadas armas. La llegada a las carteleras americanas de los nuevos trabajos de Schwarzenegger, Stallone y Statham, y sus pobres resultados, demuestran que el éxito de Los Mercenarios es más debido al espíritu de reunión que al hecho de que aún quede un gran público para este tipo de cine. Relegado a una serie B, destinada para un público muy concreto, cada obra, aunque cada vez sean menos, y muchas, por su más que dudosa calidad, se vean relegadas a estrenarse en video, llega con la idea de prometer convertirse en una obra de culto.

Aquí Statham se mete en la piel del ladrón Parker, el personaje creado por Donald E. Westlake y al que ya hemos visto varias veces en el cine, el último en Payback, en la que Mel Gibson le dio vida. Parker es un ladrón con ética, nunca hace daño a nadie que no lo merezca y sólo roba a quien puede permitírselo. Apadrinado por su suegro, Parker ayudará a una banda de ladrones a dar un golpe en una feria. El golpe no sólo no saldrá de la forma que Parker esperaba que saliese, si no  que tras negarse a hacerse un nuevo trabajo, se le quitará su parte del botín, y se le abandonará dándole por muerto. Pero para desgracia de sus compañeros de fechorías, Parker no sólo no está muerto, si no que en cuanto despierte buscará cobrarse su venganza, acabar con aquellos que le traicionaron y reclamar su parte.

Parker es una película de acción puramente simplista, toda ella se resume en una traición y su consiguiente venganza. No hay nada que se salga de ese patrón esquemático, pero esto nunca se convierte en un problema importante, puesto que la película tampoco apuesta por ir más allá. En cambio, y pese a su simplismo, y una duración que tampoco es especialmente corta (rondando las dos horas de duración), jamás deja de ser un espectáculo de lo más entretenido. Entregándose, eso sí, en cuerpo y alma, al desbordante carisma de un Statham que conquista la película por sí mismo. Statham funciona siempre, ya sea luciendo su sonrisa, siendo terriblemente magullado, repartiendo hostias de manera incesante o compartiendo pantalla con una Jennifer López con la que además muestra una química extraordinaria. La cinta no necesita de más, sabe que su mejor reclamo es la estrella de acción, y éste aprovecha su vehículo de lucimiento para dar una nueva muestra de carisma y demostrar que él es el único heredero que queda de ese cine de los 80 que cada vez tiene un público más reducido.

Con la testosterona por las nubes, la verdad es que la película necesita poco más, pero Hackford vuelve a demostrar su buena solvencia tras las cámaras y que tiene un estupendo temple. La mejor prueba de esto nos la encontramos en la escena que abre la película, un atraco excepcionalmente orquestado, del que no conocemos ningún dato y los pasos van a saliendo a la luz haciendo al espectador partícipe del montaje rápidamente. Aprovechando también esto para dar una rápida definición de los personajes y mostrando que tras ese protagonista, cuya profesión es de una más que dudosa ética, existe un ser humano con unos principios muy claros y con madera para ser el héroe de la función. Parker es entretenimiento puro, da todo lo que se puede buscar en una película de estas condiciones, un gusto por la acción incesante y muchísimo sentido del humor. Quizá cada vez sea más reducido el público para el que estas películas van dirigidas, pero con películas como ésta queda claro que Statham es una de las principales bazas para conseguir que vuelva a la cumbre.

Título Original: Parker Director: Taylor Hackford Guión: John J. McLaughlin Música: David Buckley Fotografía: J. Michael Muro Interpetes: Jason Statham, Jennifer Lopez, Nick Nolte, Michael Chiklis, Clifton Collins Jr. Distribuidora: eOne Spain Fecha de Estreno: 08/03/2013