sunshine-cleaning14 
Pequeña Miss Sunshine nos dejó muy satisfechos, es una grandísima película con unas maravillosas interpretaciones. Nunca imaginamos que un viaje en furgoneta pudiese hacernos reír y llorar al mismo tiempo de esa manera. Ahora los mismos productores nos presentaron este año (aunque a España llega con dos años de retraso) Sunshine Cleaning y nos quedaron claras dos cosas; la primera, no se comen la cabeza para los títulos y la segunda, Amy Adams tendría otra oportunidad para demostrarnos que no es sólo un producto de Disney.

Es inegable, en Sunshine Cleaning se respira comedia negra e independencia con respecto al resto de cine en todas sus escenas. Sigue esa fórmula que si en el cine se aplica como se debe te aseguras un éxito considerable. Trata de dos hermanas, que por una razón u otra atraviesan una mala situación y deciden ganarse la vida limpiando escenas de crímenes. Y a partir de ahí abrirán su corazón con los espectadores y sorprendentemente consiguen crear esa alianza por la que ya vale la pena el filme. No estaba Steve Carell, ni había una pequeñaja con aspiraciones a ganar un concurso de belleza pero estaba Amy Adams y Emily Blunt, y qué quieren que les diga, lo bordaron, cualquiera diría que son hermanas ficticias. Quizá se juegue demasiado con esa emotividad que roza la cursilería pero al menos no empalaga. Sencilla comedia que no va más allá del cliché pero que cumple y hoy en día eso ya es mucho decir.  

Confieso que este año he disfrutado muchísimo más con el cine independiente que con la mayoría de las súper producciones de Hollywood. No niego que con Origen, La red social o Toy Story 3 no disfrutase pero 2010 me ha regalado sensaciones maravillosas y todo gracias a joyas como Cyrus, Greenberg o la propia Sunshine Cleaning. Desgraciadamente me he encontrado con que Greenberg ni siquiera se ha estrenado en los cines españoles y tuve que esperar al DVD, Sunshine Cleaning como dije antes llegó con ¡dos años de retraso! Y desafortunadamente Cyrus no ha tenido ni por asomo la acojida que merecía. Maltrato internacional para películas increíblemente bellas. Algo habrá que cambiar para que podamos disfrutar de estas películas sin clandestinidad.