Cada persona es un mundo y no es algo nuevo que en el cine haya directores tan diferentes entre sí. En una profesión tan artística es lógico que cada realizador tenga sus propias manías, gustos y formas de realizar un producto audiovisual como es una película.  Así como hay muchas maneras de realizar una película también son muchas, y muy distintas, las preocupaciones e inquietudes que un director quiere expresar en la pantalla.

Si por algo ha brillado  Ken Loach es por plasmar en la pantalla sus preocupaciones sobre la sociedad, y por ello ha destacado en lo que se conoce como cine social. Su cinta La parte de los ángeles, constituye su última aportación a este tipo de cine y en ella nos trae la historia de  Robbie, un joven de Glasgow que acaba de ser padre y jura que el niño jamás llevará la terrible vida que ha llevado él. En los servicios de la comunidad, Robbie conoce a Rhino, Albert y Mo, unos chicos que también tienen dificultades para encontrar trabajo. Harry, el educador que les han asignado, los inicia en secreto en el arte de paladear whisky. Robbie descubre que tiene verdadero talento de degustador y muy pronto es capaz de identificar los destilados más caros y selectos.

Ken Loach nos muestra una vez la cara  triste de la sociedad, en este caso escocesa, pero a diferencia de otras de sus obras esta vez opta por ponerle a esta tristeza un toque de humor en un ejercicio en el que combina a la perfección el drama y la comedia. Los cuatro personajes protagonistas de La parte de los ángelesconsiguen no solo reírse de sí mismos así como de su dramática situación sino hacer reír al público y conectar con él desde el primer momento en que aparecen en la pantalla. Esta conexión se ve plasmada sobre todo con el personaje de Albert,  sin duda el más estrafalario de todos los personajes y, todo sea dicho, el que tiene las mejores líneas de diálogo.

De todas formas, y aunque el tono humorístico está presente en la mayor parte del filme, la cinta también explora las preocupaciones de sus personajes. En este caso Ken Loach deja de lado a los compañeros de viaje de Robbie y sus preocupaciones menores para centrarse en los problemas de Robbie como padre, así como su mala relación con la familia de su novia.  Sin embargo, y aunque el positivismo de la película se agradece mucho, Loach no pone muchas dificultades a Robbie y a sus compañeros y les allana demasiado el camino hasta el final que, en cierto momento de la cinta, todos nos esperamos. Con La parte de los ángeles Ken Loach vuelve a explorar el cine social para dejarnos claro que no se olvida de las clases más desfavorecidas y que, aunque tenga un positivismo en ocasiones exagerado, a veces es necesario ver una película que te aporte cosas tan positivas como las que nos aporta esta.
Título Original: The Angels’ Share Director: Ken Loach Guión: Paul Laverty Música: George Fenton Fotografía: Robbie Ryan Interpretes: Roger Allam, John Henshaw, William Ruane, Paul Brannigan, Siobhan Reilly Distribuidora: Alta Films Fecha de Estreno: 16/11/2012