Un camino lleno de obstáculos para que, 6 años después de su rodaje y tras pasar por 8 montajes distintos, se estrene en España (su país de origen) ‘Manolete’. La que iba a ser la película más ambiciosa del cine español llega, paradojas de la vida, con un estreno discreto sin promoción ni pases de prensa. Pero tras varios “simulacros” de estreno, y de la mano de Premium Cine (Distribuidora de obras maestras como ‘Otra película de huevos y un pollo’ o ‘R2 y el cadáver sin cabeza’), aterriza (¿por fín?) en 51 salas afortunadas, o, quizás, no tan afortunadas.

Todos sabemos que ‘Manolete’ constituye uno de los grandes fiascos del cine español, la crítica no ha sido demasiado benévola con ella y económicamente se ha topado con varios “problemillas”.

‘Manolete’, cuyo titulo inglés suena mucho más elegante y sugerente, ‘A Matador’s Mistress’, y cuyo tráiler, lo reconozco, me hacía confiar en que vería una interesante cinta (¡Ingénuo de mí!) es un esperpento que roza lo bochornoso y de la que sólo podemos salvar totalmente de la quema, al aspecto artístico .

La película es lo más parecido a una TV Movie de Telecinco al estilo ‘Paquirri’ o ‘Mi Gitana’ que se ha visto en el cine (incluso peor) sólo que con estrellas internacionales y con una factura técnica de mayor calidad que, al contrario de lo que se puede pensar, hace que la cinta de Menno Meyjes sea completamente ridícula. Meyjes contaba con muchísimos medios para hacer una buena cinta biográfica pero no sólo los desaprovecha sino que casi, los desprecia y los tira a la basura para después “regalarnos” pesadillas provocadas por esas líneas de diálogos empalagosas, repetitivas (literalmente) y que resultan vergonzosas aunque salgan de la boca de una (bellísima, eso sí) Penélope Cruz.

Porque el elenco de ésta horripilancia intenta salir con dignidad del paso y torear este guión tan memo como pueden, destacable ésto, pero al final nos quedamos más con la “estupenda” pronunciación del inglés del elenco español (digna de escuchar) que con este intento, en la mayor parte de los casos sólo un intento, de buena interpretación.

En este apartado son muy destacables (ahí lo dejo) las actuaciones de Santiago Segura, con el maquillaje de Torrente a media terminar y un moreno muy… ejem… llamativo, y de Juan Echanove que parece más preocupado por mantener su cigarrillo en la boca que por la propia película. Y no nos olvidemos de el aspecto/caracterización de Nacho Aldeguer y el cameo de, ¡Ojo!, Cayetano Rivera Ordoñez. Y olé.

En cuanto a la pareja protagonista, Pé, que aparece despeinada en gran parte del film por motivos desconocidos en muchos momentos, destaca por, todo hay que decirlo, ser, probablemente, uno de los pilares que aguantan la estrella que he dado a la película y que la justifican, no brilla como en ‘Volver’ (rodada el mismo año) pero casi. En cuanto al hombre pegado a una nariz superlativa, Adrien Brody, destaca aparte de su parecido físico con el personaje, por una interpretación aprobada.

Como ha dicho Mari Carmen Rodríguez en su crítica, Adrien Brody para estar diciendo “¿Qué hago aquí?”, yo extendería este pensamiento a todos los actores que participan.

Para terminar con lo positivo de esta infumable película, digno de destacar es el vestuario, la música y la dirección artística. Cierto es, que es lo mínimo que podemos pedir a una cinta que ha costado 24 millones de euros, pero bueno, no deja de ser destacable.

Ahora tocaría hablar del guión, pues es muy sencillo, coged todos los adjetivos en negrita y juntarlos. Ya tendreís la definición del mismo.

Hay momentos, secuencias bastante bellas y bien rodadas donde pareces decir “Oh! Venga que esto mejora”, lástima que no vaya a ser así. Podemos dividir la cinta en tres partes:

La primera media hora de la cinta se basa en casi 10 minutos de títulos de créditos que atisban lo hortera que es lo que vas a ver y en un par de escenas posteriores a esto que hacen que te duelan los ojos, los oídos y todo lo que te pueda doler. Patética.
La segunda media hora se basa en momentos más horteras aún protagonizados por nuestros dos protagonistas en el que Meyjes enseña todo su arsenal de bizarras y horribles líneas de diálogos. Patética.
Y en la última media hora simplemente vemos corridas de toros. En realidad sólo vemos una corrida de toros. Sí, dura casi media hora. PATÉTICA.

Y para dar un broche de oro a la película, la cinta se cierra con un “Doctor, no puedo ver”. Eso debió decir el pobre Adrien Brody cuando le pusieron la cinta. Porque si este es el octavo montaje, y supuestamente el mejor, ¡cómo serían los otros!.

Creo, además, que han perdido mucho tiempo intentando encontrar el montaje perfecto ya que no lo han conseguido e incluso, probablemente, lo hayan empeorado. Una estructura vasta, liosa en la que vamos hacia atrás y hacia adelante en el tiempo sin ningún tipo de diferencia clara que remarque en que tiempo nos encontramos.

La película plantea muchas preguntas, ¿en que momento un holandés se plante hacer una película sobre un torero?, ¿nadie le dijo a Meyjes que su guión era una mierda?…, etc. Pero sobre todo la pregunta es ¿POR QUÉ?, ¿por qué se ha hecho ésto? y sobre todo, ¿por qué se ha estrenado?…

Así que vean ‘Manolete’ y opinen, bueno, no, no hace falta que la vean. No lo hagan.

Título Original: Manolete Director: Menno Meyjes Guión: Menno Meyjes Música: Javier Limón Fotografía: Robert Yeoman Interpretes: Penélope Cruz, Adrien Brody, Juan Echanove, Santiago Segura, Ann Mitchell, Nacho Aldeguer, Omar Muñoz Distribuidora: Premium Fecha de Estreno: 24/08/2012