Desde hace unos años la Asylum ha reinventado una forma de ver cine, de crear una serie B, absurda, cutre, rancia pero increíblemente entrañable. Volviendo a traer a la palestra esos mockbusters que también se le daban a los turcos, todos los años se encargan de hacer sus propias versiones de los estrenos más sonados, sin contarse, con mucho morro, y hasta permitiéndose el lujo de sacar sus versiones antes que las oficiales. Obviamente las producciones de Asylum tienen un valor cinematográfico completamente nulo, tampoco es ese realmente su cometido, y no lo ocultan, pero lo peor que te puede pasar no es que hagan una versión de ese blockbuster en el que tanto dinero has invertido de cara a convertirlo un éxito, si no que dejen completamente en bragas tu película haciendo con todo el morro del mundo una película mejor.

Y es exactamente lo que ha pasado, unos meses antes del estreno de Abraham Lincoln: Cazador de Vampiros, Asylum estrenaba en DVD Abraham Lincoln vs Zombies, una película mucho más desatada y divertida, pero también más consecuente que la película de Bekmambetov. Pero quizá lo más ridículo del asunto no quedé ahí, al fin y al cabo la película de Asylum había tirado la casa por la ventana contratando al director de la reivindicable (e inédita en España) The Man from the Earth, mientras que Fox delegó el proyecto a un director tan pesado como el ruso, con un libreto escrito por Seth Grahame-Smith, autor de la novela, pero también guionista de Sombras Tenebrosas. Lo más ridículo de todo es que quitando un par de explosiones y escenas grandilocuentes, además de los momentos videocliperos tan cansinos marca de la casa, técnicamente la película de Asylum no tiene nada que envidiar a la de FOX, pero mientras FOX se ha desembolsado 69 millones de dólares en perpetrar este horror de película, Asylum se ha gastado en la suya la irrisoria cifra de 150.000$.

La película que trata de abarcar toda la vida del presidente de los Estados Unidos dándole una rocambolesca vuelta de tuerca a su historia, nos presenta la historia de un niño que tras ver como su madre es asesinada a manos de un vampiro, acaba siendo reclutado por un cazador de vampiros para acabar con estos demoniacos seres de la noche, bueno realmente al más puro estilo Crepúsculo, los vampiros se pueden pasear a plena luz del día sin ningún problema, ¿a quién le importan a estas alturas las reglas sobre vampiros?. Pronto se topará con unos vampiros horripilantes y sin saber muy bien el espectador como ha llegado hasta allí por culpa de una nefasta narración, nos encontraremos con que el señor Lincoln está ya en la casa blanca, luchando contra estos malditos vampiros en una diabólica guerra, la civil, claro.

No sé qué es lo que más me cabrea del horror de una película que no hay por donde coger, el increíble sopor que me produce, que se tome tan en serio que aunque de primeras me ría a carcajadas limpia de ella acabe desistiendo por puro cansancio la forma tan horrible, nefasta y casi denunciable de tratar el tema del racismo. Si acabo más harto de los videoclips que Timur se monta sobre la marcha o su acabado cutre y rancio, propio del telefilm alemán más chusco que se pueda uno encontrar por Antena 3 un sábado por la tarde, pero que encima me hagan verla con gafas en 3D para que, eso sí, haya un par de veces que me lancen algo desde la pantalla como si estuviera en un parque de atracciones comido por el óxido. Soy incapaz de soportar las bochornosas interpretaciones, incluida incluso la guapísima y casi siempre eficiente Mary Elizabeth Winstead, un maquillaje que hace que el de J. Edgar o La Dama de Hierro parezcan magistrales, el patetismo que destilan todas su líneas de diálogo hacen que me quiera tirar de los pelos, escupir a la pantalla o sencillamente echarme una siesta mientras se proyecta la película. Lo peor de todo es que recuerdo lo que me llegué a reír con una película como Abraham Lincoln vs Zombies, echa sin ninguna pretensión, contando una historia muy similar con mucho más desparpajo y sin necesidad de invertir en ella una millonada que no se ve reflejada en ningún aspecto de la cinta. Si este es el camino y espectacularidad que buscan los blockbusters a día de hoy, algo hemos estado haciendo mal, por que viendo esto casi preferimos que Asylum se plantee estrenar sus películas en el cine.

Título Original: Abraham Lincoln: Vampire Hunter Director: Timur Bekmambetov Guión: Seth Grahame-Smith Música: Henry Jackman Fotografía: Caleb Deschanel Interpretes: Benjamin Walker, Mary Elizabeth Winstead, Dominic Cooper, Rufus Sewell, Alan Tudyk, Anthony Mackie, Robin McLeavy, Jimmi Simpson, Jaqueline Fleming, Marton Csokas Distribuidora: FOX Fecha de Estreno: 31/08/2012