Debo aclarar que es la decepción del verano por una cuestión de expectativas. Es inevitable con sagas como la de Batman y con unas campañas de promoción tan potentes no generárselas y es más fácil aún que estén por encima de lo que es la propia obra. En este caso, ha pasado que mis expectativas han superado lo que la película podía ofrecer, pero trataré de dar datos objetivos que me motivan a estar decepcionado con Christopher y Jonathan Nolan.

Empecemos por el principio…

Han pasado 8 años desde que Batman derrotara al Joker y asumiera la culpa por los asesinatos de Harvey Dent para preservar así su imagen de “caballero blanco”. Bruce Wayne se encuentra debilitado, apartado de la sociedad y encerrado en su lujosa mansión, devorado por los remordimientos. Impedido, se ve obligado a caminar con un bastón para poder aguantarse. Mientras tanto, en las antípodas del mundo, Bane está empezando su plan para destruir Gotham. Ayudado por grandes empresarios y la inestimable colaboración de Catwoman (Selina Kyle), Bane llega a Gotham para empezar su plan. Mientras tanto, Bruce Wayne empieza su recuperación para enfundarse de nuevo el traje de Batman y detener, con la ayuda del comisario Gordon y el agente John Blake, la amenaza.

Todo estaría bien si no fuera porque es un punto de partida que recuerda bastante al de Batman: el caballero oscuro. Lo primero con lo que empieza el filme es la presentación del villano principal en plena acción. Curiosamente, Batman begins tuvo un inicio más tranquilo, repasando la vida del niño Bruce Wayne y sus andaduras en busca de paz de espíritu y su entrenamiento en las artes de la liga de las sombras. Sin embargo, las dos partes siguientes han empezado más agitadas con las combulsas mentes del Joker y Bane en acción. Un punto de partida potente, que demuestra de qué son capaces los antagonistas y nos preparan para lo qué tendrá que afrontar Batman. Pero también, en el segundo caso, un inicio que pierde fuerza por culpa de su anterior entrega. Da la sensación de ver lo mismo con diferente personaje y espacio. Incluso algunos rasgos de su personalidad se ven idénticos, como el hecho de sacrificar cómplices del golpe durante el mismo para el propio bien del villano.

Este pequeño contratiempo de guión en El caballero oscuro: la leyenda renace no tendría más importancia si no fuera porque el guión en general languidece. El libreto funciona a base de golpes de efecto y algunos sin justificación. Es algo que se ha convertido en una constante en la trilogía de Batman: el abuso de sorpresas, como cuando en El caballero oscuro se hace creer que Gordon ha muerto y de repente está vivo. Como recurso por sí mismo no es malo, puede funcionar y tiene sentido usarlo. El problema está en abusar de él y llegar a puntos increíbles como que Batman aparezca de repente en medio de una fiesta, nadie lo haya visto y pueda atacar por sorpresa al Joker. En este aspecto, C. Nolan se ha viciado. Y esta tercera entrega, además de giros inexplicables y sin sentido aparente, está desprovista de diálogos memorables y un poco huérfana de secuencias épicas. Se ha trabajado muy bien la trama, pero han faltado pulir detalles que la enriquecieran.

Otro defecto importante del metraje es la falta de carisma de sus personajes. Marion Cotillard (Miranda Tate) perpetra un personaje anodino, que navega durante toda la película sin saber muy bien cuál es su papel. Ni el giro/sorpresa final le dan el sentido que teóricamente su personaje merecería. Tom Hardy (Bane) tampoco está a la altura de su personaje. Es un malo con carisma, pero está demasiado protegido por sus secuaces. Liam Neeson (Ra’s Al Ghul) conseguía sobresalir de su séquito en Batman begins, pero a Hardy parece costarle encontrar su espacio. Anne Hathaway (Selina Kyle) se mantiene correcta y no se podría considerar como la peor Catwoman de la historia. Halle Berry se encargó de que ese título fuera exclusivamente suyo. Cabe destacar el papel de Joseph Gordon-Levitt (John R. Blake). A pesar de ser un secundario, consigue estar a la altura de lo que su papel necesita en cada momento y cuaja una actuación muy sólida. Es una pena la sorpresa final, un poco anunciada, que desdibuja el personaje y le da un sentido que no sería necesario.

Da la sensación que la muerte del Joker fue inoportuna completamente y los guionistas no han sabido sobreponerse a las circunstancias. De hecho, la película se mueve demasiado en torno a la primera entrega y abusa de la Liga de las sombras. En cierto modo, parece más una segunda parte atrasada que no el final de la saga Batman firmada por Nolan. Probablemente, habría ayudado buscar otro tipo de historia que se viera más fresca. Es cierto que seguir con el legado de Ra’s Al Ghul sitúa más rápido al espectador, pues ya conoce el marco en el que se mueve, y que en parte cierra la trilogía pero también hay el riesgo de que algunos se aburran conscientes de que están viendo la otra cara de la moneda de una misma historia. Además, la segunda parte queda como un capítulo a parte, apenas conecta argumentalmente con las otras.

Sin embargo, a pesar de todo lo dicho, El caballero oscuro: la leyenda renace es un buen filme. Con sus fallos, entre los que destacan que Christopher Nolan no marca bien el paso del tiempo y parece que Bruce Wayne pueda cruzar el mundo en cinco minutos o que Batman no ha prestado mucha atención en cuidar su identidad secreta. El metraje se sostiene y se ha conseguido que 165 minutos de película no se hagan largos. Por otra parte, si no fuera una adaptación de Batman se vería una mejor película, porque los fans del cómic pueden detectar ciertos fallos argumentales que o bien les van a decepcionar o los van a distraer. Nolan ha sabido tejer un gran entramado de géneros y tramas que no chocan y enriquecen el resultado final, con buenos momentos de épica y otros más íntimos. Pero todo esto cae con el final. Parece que se haya querido cerrar todo deprisa y corriendo y se ha solventado con diversos giros de guión forzados, resultadistas y que prueban que Nolan ha querido quedar bien con todo el mundo.

Probablemente, El caballero oscuro: la leyenda renace será la película del verano, por mucho que se esfuerze Pixar (Brave) o Ridley Scott (Prometheus), entre otras propuestas interesantes que tienen que llegar. Y lo merece por las anteriores dos partes, por la notoriedad de su director y guionistas y por arriesgarse a darle protagonismo a dos villanos relativamente desconocidos para el público en general, pero da la sensación que podrían haber dado un poco más para cerrar mejor esta trilogía del caballero oscuro.

Curiosidades: 

– Durante el partido de fútbol americano, mientras Bane detona la carga que hunde el césped, se ve correr a un jugador hasta llegar al final. Cuando se gira, se aprecia en su espalda el nombre WARD. Burt Ward era el encargado de interpretar el personaje de Robin en la película de 1966 y la serie de televisión de 1966 a 1968 (ambas con Adam West interpretando a Batman).

– El nombre de John Blake, el personaje de Gordon-Levitt, tiene una clara referencia en una historieta creada por Bob Kane y Jack Schiff en la que el joven niño va caminando contento hacia casa tras recibir unas buenas calificaciones en la escuela. Pero se encuentra con el Joker por el camino que le roba las notas y lo deja en el suelo llorando.

Taquilla: 

Con un presupuesto que ronda los 245 millones de euros, en su primer fin de semana ha recaudado casi 249 millones (160.887.295$ en Estados Unidos y 88 millones en el resto del mundo).

Los números son buenos respecto a su anterior entrega, Batman: el caballero oscuro, ya que ha superado en casi 2 millones y medio su recaudación durante los 3 primeros días. Sin embargo, no ha sido el mejor estreno del año en lo que respecta a películas de superhéroes, pues Los vengadores recaudó durante los tres primeros días casi 47 millones más de dólares.  Faltará ver con qué números cierra su paso por salas y ver si consigue superar ambas producciones en el total final.

Resultados comprobados el 25 de julio de 2012.

Título Original: The Dark Knight Rises Director: Christopher Nolan Guión: Christopher Nolan, Jonathan Nolan Fotografía: Wally Pfister Música: Hans Zimmer Interpretes: Christian Bale, Tom Hardy, Anne Hathaway, Liam Neeson, Michael Caine, Gary Oldman, Joseph Gordon-Levitt, Marion Cotillard, Morgan Freeman, Juno Temple, Matthew Modine, Josh Pence, Nestor Carbonell Distribuidora: Warner Fecha de Estreno: 20/07/2012