Steven Soderbergh se va a retirar, o al menos eso dice, lo cierto es que ahora se ha puesto a estrenar películas como churros, y tiene cuatro proyectos pendientes, pero después de ver Indomable es inevitable preguntarse si el realizador no necesita tomarse un descanso. Contagio no estaba mal, era un thriller entretenido que se caracterizaba sobre todo por transmitir un estado de hipocondría al espectador, aún así tenía muchos fallos y ese all-star hollywoodiense no se conseguía justificar. Ahora vuelve con otro all-star aunque mucho más comedido, porque no es lo mismo tener a Antonio Banderas, Channing Tatum, Michael Fassbender, Ewan McGregor, Dennis Quaid o Michael Douglas que juntar a Kate Winslet, Gwyneth Paltrow, Matt Damon, Jude Law, Laurence Fishbourne, Marion Cotillard… no, el poster queda más bonito con los segundos. Pero lo cierto es que la verdadera estrella de Indomable, la única que hace que la película se pueda aguantar hasta su final es la menos “celebrity” del reparto, una prácticamente desconocida Gina Carano, una ex-luchadora de artes marciales mixtas, con cara de tener ganas de meterte un buen guantazo y que brilla con luz propia en una película que no hace más que tambalearse.

Soderbergh quiere construir una cinta de espionaje al uso, con huidas, traiciones y un escaparate de ciudades por las que nuestra heroína deambula en busca de la verdad, pero si por algo se caracterizan las películas de espías es precisamente por esas fantasmadas típicas que la alejan completamente de la realidad, por frenéticas persecuciones y fantásticas escenas de acción que las alejan por completo de la realidad, puedes tratar de hacer algo más realista como hizo Alfredson en la fallida El Topo, pero si lo que quieres es que se parezca a una película de James Bond no puedes tratar de hacerlo realista, tienes que decantarte por lo uno o por lo otro, pero Soderbergh se empeña en acercarse a ella de una forma intima y personal, una decisión totalmente absurda.

Indomable lo tenía todo para haber sido una cinta de esas de las que se pueden decir que “molan” mucho, tiene geniales persecuciones como esa a pie por las calles de Barcelona, o un intento de huida final en coche de lo más divertido, tiene peleas cuerpo a cuerpo geniales, muy bien coreografiadas, inverosímiles, pero hilarantes, de esas que nos recuerdan al cine de acción de serie b de los años noventa, destaca especialmente una que ocurre en una habitación de hotel entre Carano y Fassbender, pura genialidad. Pero sobre todo tiene una protagonista fantástica, una heroína de acción a la que no lo dirías ni una sola palabra mala por miedo a que te respondiese. Quizá fallen un poco los malos, se echa de menos un villano más carismático, pero el desenlace de estos también es sensacional, sí, definitivamente Indomable tenía todos los ingredientes para haber sido una peli de acción muy divertida, pero naufraga por completo por culpa de las intenciones de su director.

Indomable requería tener un tono más desenfadado, ese del que Soderbergh hizo gala en la saga Ocean’s, requería mucho sentido del humor, una colección de frase lapidarias para un mayor lucimiento de su protagonista, en definitiva, Indomable debería haber sido una gamberrada, pero no, Soderberth está empeñado en que nos la creamos, en acercarnos hasta ella dentro de un prisma realista, y eso acaba por mandar al garete todas las buenas intenciones de la película que entre escena de acción y escena de acción me aburre soporíferamente pareciéndome un enorme rollazo que no me despierta ningún interés, me da absolutamente igual resolver ese acertijo enorme que me plantea Soderbergh, excelentemente resuelto en su final, me importa un bledo el hecho de no entender lo que está pasando, porque es incapaz de despertar mi atención. Para hacer esto, para fallar como un novel, es mejor que Soderbergh dejase el cine por un rato como tanto viene anunciando, que vuelva luego con otra Sexo, Mentiras y cintas de video, eso que los que éramos seguidores de su cine ambicionamos desde hace tiempo en un tipo que parece ir perdiendo todo el talento que otrora tuvo.

Título Original: Haywire Director: Steven Soderbergh Guión: Lem Dobbs Música: David Holmes Fotografía: Steven Soderbergh Montaje: Steven Soderbergh Interpretes: Gina Carano, Channing Tatum, Michael Douglas, Antonio Banderas, Ewan McGregor, Michael Fassbender, Bill Paxton, Mathieu Kassovitz Distribuidora: Aurum Fecha de Estreno: 02/03/2012