El universo de Marvel tiene muchas capas. A la vez que tiene muchos héroes divididos en muchos grandes estudios. Antes de la compra de Fox por parte de Disney, eran cuatro grandes. Disney, Fox, Sony y Netflix, que aunque solo produzca series estas están al nivel de popularidad que las películas.

Este universo creado por una sola mente, la del prestigioso creador de cómics Stan Lee, ahora lo han heredado estos “padres” que, como los padres reales hacen con sus hijos, cada uno lo educa como quiere. Por un lado tenemos al padre al que todos quieren parecerse; Disney, que es triunfador, ultraconservador, que educa a sus hijos ofreciendo siempre su mejor cara, sin molestar a nadie, siendo educado, ligeramente divertido, sin excesos. Resumiendo, un heredero de la familia Rothschild.

Por otro lado Fox, el gran padre, que dejó en manos de Bryan Singer a los X-Men. Un éxito. Una saga. Un fracaso. Y vuelta a empezar. Pero a este padre hay que agradecerle que dejara correr libres a sus hijos, concretamente a Logan y a Deadpool.

Finalmente, Sony, el otro gran padre, el que puso el germen de esta fiebre de superhéroes dejando al director Sam Raimi que creara su versión de Spider-Man con Tobey Maguire. Y le fue bien, hasta que le empezó a ir mal. Viéndole las orejas al lobo, decidió crear un universo dentro de otro universo. Traduzco. Viendo el acercamiento de Disney/Marvel a su preciado tesoro, decidió crear el “Universo Spider-Man”, concluyendo a Venom como su disparo de salida. Y hay que decir que es un disparo en la buena dirección.

Venom tiene todos los ingredientes de la fórmula Disney, humor, acción, un guión básico, un villano de manual y actores de renombre. Pero Sony despunta en las elecciones de casting. Riz Ahmed un villano que con un poquito más de profundidad hubiera sido uno de los mejores del universo por el debate que generan personajes como el suyo. El  mismo problema lo tiene el personaje de Michelle Williams, aunque nos deja la miel en los labios con una escena de intercambio de roles. El que se lleva el gato al agua es Tom Hardy.

El actor no para de demostrar su virtuosismo. Lleva en sus hombros la responsabilidad de hacer una especie de acercamiento entre el personaje de Jordi Évole y El Rubius, y lo clava. Esa energía la dosifica a niveles justos con su posterior transformación en Venom. Una interpretación que se asemeja en acierto a la de Robert Downey Jr. interpretando a Iron-Man o la de Tom Holland en Spider-Man: Homecoming.


Siendo todo lo Disney que puede llegar a ser y acertando como éstas lo hacen, da la sensación de que hace falta otra película de Venom con Tom Hardy en que, quizá, Sony pueda tener más cancha para, sin salirse de la fórmula blockbuster, pueda darle un toque más de perfección.

Aún así, no os dejéis engañar, id a ver Venom, porque pese a todo no os vais a arrepentir.

Título original: Venom Director: Ruben Fleischer Guion:  Scott Rosenberg, Jeff Pinkner, Kelly Marcel, Will Beall Música: Ludwig Göransson Fotografía: Matthew Libatique Reparto:  Tom Hardy, Riz Ahmed, Michelle Williams, Jenny Slate, Woody Harrelson,Reid Scott, Michelle Lee, Scott Haze, Jared Bankens Distribuidora: Sony Pictures