En post de los años El quinto elemento (1997) se ha convertido en una de las Space Opera más importante de la historia del cine. Sus personajes y su universo han pasado al imaginario colectivo más pop de la modernidad actual creando referente. Últimamente vivimos una segunda venida de este género pero ha sido un trabajo de asimilación llegar a comprender que no se ha podido llegar a un nivel de “originalidad” pleno, como exige este arte. Quizás la obra de James Gunn en Guardianes de la Galaxia es lo más parecido a la experiencia que proponía el director francés pero no le llega ni a la suela de los zapatos.

La trama, la única pero gran traba de Valerian y la ciudad de los mil planetas es un paseo entre los grandes tópicos de este tipo de narraciones. Atenúa la experiencia de una puesta en escena apabullante en donde el espectador puede exigirle algo de complejidad, de originalidad, de madurez, de fuerza. Quizás el director francés Luc Besson, gran conocedor del cine comercial tanto patrio como en tierras estadounidenses se ha autoexigido rebajar el nivel. Sería normal cuando los dueños del género son las películas de superhéroes que a la fuerza nos brindan tramas de consumo fugaz, de mínima autocomprensión y horrorosa coherencia. Así está el patio.

La luz que arroja Luc Besson al género es un bonito faro que necesita ser un éxito para volver a encauzar este tipo de películas que, sin hablar de ello directamente, hablan del racismo, del abuso de poder, del hombre salvando a la mujer y la mujer salvando al hombre.

El personaje de Cara Delevingne, Laureline, que defiende con holgura, una sorpresa para todos, tiene el arco más interesante de la trama. Su empoderamiento da pié a las escenas mas interesantes. Y su rivalidad con su partenaire dará pié a las escenas mas graciosas. Dehaan y Delevingne forma una pareja con una química perfecta pero realmente nuestra pulsión como espectadores nos obliga a querer ver cómo ella lleva los pantalones. La inteligencia femenina es más interesante que la masculina, Luc Besson lo sabe de sobra, ya que, aparte de El quinto elemento, también firmó personajes femeninos tan fuertes como el de Scarlett Johansson en Lucy (2014) el de Milla Jovovich en Juana de Arco (1999) o el de Natalie Portman en Leon, el profesional (1994). Y aquí nos regala otro gran personaje.

Nos quedamos con la esperanza de que lo que podemos ver en el futuro de esta saga vaya por derroteros un poquito más esforzados, que la autoexigencia por ponerse al nivel de las actuales producciones no le afecte y nos vuelva a regalar experiencias completas. Hay herramientas para ello. Lo vemos desde el segundo cero. La escena inicial es para quedarse a vivir.

Alguna otra set-piece también hará que nos explote la mente. Pero debemos exigirle a una película muy buena que sea excelente, sobretodo, cuando tiene todas las herramientas para ello.

Título original: Valerian and the City of a Thousand Planets Director: Luc Besson Guión: Luc Besson Música: Alexandre Desplat Fotografía: Thierry Arbogast Reparto:  Dane DeHaan, Cara Delevingne, Clive Owen, Rihanna, Ethan Hawke, Herbie Hancock, John Goodman, Rutger Hauer, Kris Wu, Emilie Livingston, Aurelien Gaya Distribuidora: eOne Films Fecha de estreno:  18/08/2017