mejor actor

Casey Affleck por Manchester frente al mar

manchester-by-the-sea-4-casey-affleck-53aed48d-aa66-4390-baf4-82e9890c8fea

Salpicado por las denuncias de acoso en el rodaje de I’m still here, Affleck ha perdido por completo la vitola de favorito que venía arrastrando hasta hace unos meses, y la llega a la gala de esta noche con la incógnita de si finalmente Hollywood le castigará del mismo modo que hizo con Nate Parker y su El nacimiento de una nación. Affleck ha ganado prácticamente todo, menos el premio más importante, el SAG que fue a parar a las manos de Denzel Washington.

Lo cierto es que más allá de cosas que no atienen a su trabajo, la actuación de Affleck es absolutamente brillante. Affleck siempre ha tenido esa mirada tímida, la de alguien con mucho que ocultar, algo que usa a la perfección en la película para transmitir todo el dolor con el que tiene que lidiar su personaje a base de silencios, porque si hay algo fascinante en el Lee Chandler al que da vida, es que es capaz de decir más con sus silencios a las palabras de los demás que con las suyas propias. Es con diferencia el mejor de los cinco nominados y debería ganar.

Andrew Garfield por Hasta el último hombre

hacksawridge_andrew_garfield_publicity_still_h_2016_0

Cuando Leo McCarey recogió el Oscar al Mejor director por La pícara puritana, el director lo recibió agradeciendo el premio, pero diciendo que se lo habían dado por la película equivocada (ese mismo año McCarey firmó la que posiblemente sea su mejor película: Dejad paso al mañana). Algo similar ocurre este año con la nominación de Garfield, el actor británico lleva tiempo demostrando su valía y ya en 2010 hizo méritos para ser nominado por La red social. Terminado su periplo por el cine de superhéroes, Garfield ha vuelto este año a la élite de Hollywood por partida doble.

Me parece de lo poco salvable de película de Mel Gibson, aunque debo de reconocer que la cara de bobo que se esfuerza en poner para plasmar la inocencia del personaje me llegó a irritar bastante en ciertos momentos de la película. Pero donde Garfield ha brillado sin duda este año ha sido en la otra cinta de temática religiosa de este año (pero con un mensaje en las antípodas del que contiene le filme de Gibson). En Silencio el actor se sacrifica físicamente y consigue llevar hasta el extremo el sufrimiento del personaje. El ninguneo de la Academia a la película de Scorsese es inexplicable, pero se hace aún más sangrante en el caso de la nominación de Garfield.

Ryan Gosling por La ciudad de las estrellas

ryan-gosling-la-la-land

Me encantaría que Ryan Gosling acabase ganado. Hace ya bastante tiempo que deje de pensar en los Oscar como unos premios “justos”, sino como un homenaje al lado más pop del cine. De ahí que la idea de una instantánea de Gosling y Stone juntos con su estatuilla es algo que me resulta absolutamente irresistible y pienso en ella como una imagen que pasaría a los libros de historia de los Oscar. ¿Cómo resistirse a esa posibilidad? Pese a eso, las posibilidades de Gosling son bastante limitadas y el suyo parece uno de los pocos premios que perderá la película de Chazelle. Gosling no lo tiene todo perdido, los votos de rechazo a Affleck que no quieran dar un tercer Oscar a Washington podrían ir a parar a él, pero ya hemos visto La la land y sabemos cómo acaba: no se puede conseguir todo.

¿Merece Gosling el Oscar? No es el mejor de los nominados en matices puramente interpretativos, sin embargo, no debemos olvidar que también es la más compleja de todas las actuaciones nominadas ya que Gosling tiene que cantar, bailar y además tuvo que aprender a tocar el piano, y ninguna de esas cosas las hace nada mal. Además, el actor tiene una presencia envidiable, su presencia llena la pantalla y la química que tiene con Emma Stone echa tantas chispas, que con tan solo tres películas juntos, no hay quien duda en pensar en ellos como en una de las grandes parejas de Hollywood.

Viggo Mortensen por Captain Fantastic

captain-fantastic-CF_00302_RP_rgb

Nunca me ha gustado especialmente Viggo Mortensen, es un actor que siempre me ha dado la sensación de que actuaba como si estuviese cabreado, como si no disfrutase de su oficio y estuviese estando deseando acabar la jornada de trabajo, y apenas le salvo un par de actuaciones como las de sus colaboraciones con Cronenberg.

Desde luego no podía haber habido un actor mejor para interpretar al padre de Captain Fantastic, Mortensen interpreta como nadie a ese ermitaño que ha desconectado por completo a sus hijos de la sociedad. Nunca hasta ahora me había parecido que estuviera tan tierno y tan divertido y me alegra mucho su nominación, pero que una película como Captain Fantastic llegue a los Oscar ya es una completa rareza, la victoria es prácticamente imposible.

Denzel Washington por Fences

denzel_washington_fences_still_h_2016

Como decíamos antes, la carrera de la categoría de Mejor actor dio un vuelco tremendo cuando Denzel Washington ganó el SAG. Desde que Johnny Depp ganase el SAG por Piratas del Caribe en 2004 y Sean Penn el Oscar por Mystic River, todos los ganadores del SAG han acabado ganado el Oscar. Todo esto haría pensar que Washington es el gran favorito, pero hay otro dato a tener en cuenta y que deja la categoría aún más abierta, el actor afroamericano nunca había ganado el premio del sindicato de actores, mientras que ya tiene dos premios Oscar en sus estanterías, ¿merece Denzel Washington un tercer Oscar?

El actor ya ganó el Tony por este personaje y se nota que lo conoce a la perfección, pero la película tiene un grave problema de dirección y es su personaje el que más se resiente. Washington apuesta todo al texto, pero las diatribas de su personaje llegan a ser irritantes y en más de un momento solo puedes desear que cierre la boca de una vez. Con un director competente que hubiera ajustado bien el tempo de su personaje creo que Washington habría podido brillar mucho más. Aun así, es posible que hoy acabe ganando su tercer premio.

 

Ganará: Denzel Washington

Debería ganar: Casey Affleck

Deberían estar nominados: Joel Edgerton y Adam Driver