Un Monstruo viene a verme

trailer-monstruo-viene-verme-los-cines-proximo-lunes-1460473634866

Y llegó el esperado día en el que San Sebastián recogió el testigo de Toronto y estrenó la esperada tercera película del prolífico director español J.A Bayona logrando similares resultados que se tradujeron en un mar de lágrimas en la sala del teatro Principal del festival.

La cinta basada en la novela del autor Patrick Ness ha sido adaptada en el guión por el mismo autor, algo que sin lugar a dudas ha ayudado mucho a conformar ese precioso universo lleno de color y fantasía al que Bayona nos ha arrastrado ejemplarmente en está su tercera película que cierra la trilogía simbólica sobre el amor entre madre e hijo, el dolor y la muerte.

Un Monstruo viene a verme es con diferencia la película que más emociones ha producido hasta el momento en los 5 días de festival que llevamos y es sin lugar a ninguna duda, la película mejor elaborada y producida del joven director. Es un film muy bien elaborado y preparado para arrasar en el mercado internacional y abrirse un merecido hueco en la campaña de premios del próximo año, llegando a dar como resultado una muy probable nominación a los Oscars del año que viene, en algunas de las categorías importantes, sin que a nadie le sorprendiese.

La fábula que Bayona nos presenta sobre un pequeño niño que pide ayuda a un monstruo, para poder hacer frente al duro golpe que se le viene encima con la llegada de la inminente muerte de su madre, da como resultado una experiencia cinematográfica maravillosamente emotiva, que te introduce en un universo de acuarela y colores del que nunca querrás salir. El viaje emocional que su joven protagonista Lewis MacDougall atraviesa es posiblemente el mejor trabajo realizado por el director a lo largo de su pequeña pero celebre filmografía, pues los miles de matices perfectamente bien orquestados, y la minuciosa construcción de las emociones y consecuencias psicológicas por las que atraviesa el muchacho, hacen que Bayona se corone como un maestro de los sentimientos.

Un Monstruo viene a verme está destinada a ser un clásico contemporáneo de la misma manera que lo llego a ser La Historia Interminable, Wolfgang Petersen, y representa el mejor homenaje posible a la literatura juvenil que se haya podido ver en mucho, mucho tiempo.  Su director supera con notable nota, la dura tarea de conseguir la lágrima “sin llegar a meter el dedo forzosamente”, pues el film a diferencia de sus anteriores trabajos como Lo Imposible, logra que nos identifiquemos con sus protagonistas sin necesidad de recurrir a dolorosas imágenes que nos trasmitan su sufrimiento, aquí su mensaje es profundamente positivo y precioso y provoca en el espectador la permanente sensación de no querer que el desenlace llegué, pues el viaje que realizamos de la mano de nuestro salvador el gigante, es un viaje inolvidable que no deseamos acabar nunca.

Tanto la construcción del universo literario al que sucumbimos encantados, como los recursos para la conformación del mismo son realmente diseñados con un buen gusto y elegancia memorables. La partitura de Fernando Velásquez y el diseño y  producción de sonido, vuelven a ser igual que lo ya lo hiciese en Lo Imposible,  su principal valedor, junto a las desgarradoras interpretaciones de sus protagonistas que demuestran una química y ternura que atraviesan la pantalla, regalándonos a un monstruo con la voz de Liam Neeson que nos robará el corazón para siempre.

Todos aquellos que en algún momento de su vida se hayan sentido con ganas de escapar y correr muy, muy lejos de todo y encontrar el valor para ser quien debemos ser, encontrarán en Un Monstruo viene a verme uno de los mejores retratos fílmicos realizados jamás sobre el precioso y duro proceso que se realiza de la niñez a la madurez, un delicioso cuento que  no lamentarás haber vivido.

Escrito por Adrián Pulido

Colossal

colossal

Me ha interesado Nacho Vigalondo desde que fue nominado al Oscar por 7:35 de la mañana. Aquel disparatado corto demostraba que detrás había un hombre con ideas genialmente retorcidas, algo que ha seguido dejando claro durante su carrera como realizador. Colossal es su cuarta película como realizador y la primera realizada con financiación completamente extranjera, unas ventanas que como afirmaba en la posterior rueda de prensa, se le abrieron gracias a la presencia de Anne Hatthaway. Del mismo modo que hiciese en Extraterrestre, vuelve aquí a contar una historia minimalista, el fondo de Colossal no deja de ser un drama humano de personas luchando contra sus monstruos interiores, pero aquí el director se lo toma al pie de la letra convirtiendo a esos monstruos en gigantescos monstruos que destrozan Seúl.

Lo mejor de esa divertida idea es que la película extrañamente funciona a la perfección como una mezcla de kaiju y de drama humano, narrado con la habitual mala baba del autor. Pero aún con todo esto, la película dista mucho de ser una gran película, ya le había ocurrido en anteriores trabajos, pero fue especialmente visible en Open Windows, Vigalondo se centra tanto en la idea central de la película que descuida por completo al resto de los elementos de la historia. Decía en la rueda de prensa que veía la película como una comedia romántica, algo tan desconcertante que ni siquiera sé cuál es la historia romántica que quería contar y esto es en parte culpa también de lo pesimamente construidos que están los personajes masculinos. Seguimos disfrutando del cine del director cántabro pero seguimos echando en falta que sea capaz de ir más allá.

Escrito por Juanma de Miguel

As you are

as-you-are-2

Habiendo ganado el premio especial del jurado en el pasado Festival de Sundance, llega a San Sebastián As you are, ópera prima de Miles Joris-Peyrafitte que cuenta la historia de tres amigos que han de lidiar con sus complicadas relaciones familiares así como con los problemas que poco a poco van apareciendo entre ellos.

El principal problema que encuentro en As you are es que es demasiado ambiciosa para su propio bien, a todos los niveles. Por un lado, a nivel visual contiene alguna que otra secuencia lograda, pero en general cae en un estilo demasiado videoclipero que termina por sacarme de la película. Por otro lado, narrativamente funciona moderadamente bien hasta que llega a un tercer acto excesivo e incoherente que echa por tierra todo lo construido hasta entonces. Tampoco ayuda anticipar por donde va a discurrir la historia mediante el recurso de ir mostrando las escenas del interrogatorio, recurso que si bien al principio puede resultar original y novedoso, termina por hacerse repetitivo y restando impacto emocional al transcurso de la historia.

En definitiva, As you are es una ópera prima fallida que pierde sus buenas intenciones entre decisiones narrativas que dejan finalmente un resultado realmente irregular del que sólo cabe destacar sus interpretaciones masculinas. Una pena.

Escrito por Daniel Cruz

Little Men

maxresdefault-1

Ira Sachs vuelve a la sección de Perlas de San Sebastián tras presentar hace dos años la fantástica El amor es extraño, por desgracia su Un verano en Brooklyn, ésta muy lejos del nivel de aquella. El gran problema de Un verano en Brooklyn es que es una película sin conflicto, sin apenas historia, incluso cuando termina aún sigues con la sensación de que aún te está presentando lo que te quiere contar. Little Men cuenta la historia de una familia que tras la muerte del abuelo se mudan a un viejo piso en Brooklyn donde tienen alquilado el apartamento de abajo a una familia hispana. Pero el precio del alquiler de su padre era irrisorio y deciden que tienen que poner un precio de alquiler real, algo que la familia ya instalada no podrá asimilar.

Hay quizá un intento de denunciar la situación de desamparo a la que se tienen que enfrentar muchas familias, pero ésta es una historia que sin embargo no deja de ser un relato secundario incapaz de llevar la película. Porque precisamente lo mejor de Little Men se encuentra en aquello que Sachs siempre ha tratado en su filmografía: la homosexualidad. Los retazos del despertar de la sexualidad de los dos chavales protagonistas es sin duda lo más interesante de la película, pero, sin embargo, se queda relegado a un par de pinceladas. Es curioso que a veces se sienta que realmente los protagonistas de la historia son los personajes adultos, porque realmente la historia que trata contar Sachs es la de esos chavales descubriendo quienes son durante ese verano juntos en Brooklyn.

Escrito por Juanma de Miguel

Frantz

frantz-francois-ozon

El aplaudido y turbio director galo François Ozon se sale de su línea más habitual para dirigir Frantz, remake del clásico Remordimientos con el que nos regala un maravilloso y humanista retrato sobre la pérdida, la culpa, el amor y la guerra.

Al margen de su preciosa propuesta formal, con la que presenta un fascinante juego de contrastes visuales en el que integra un uso del color muy interesante y emotivo, Frantz supone un triunfo desde el melodrama más sutil y contenido, que entrecruza magistralmente complejisimos temas para construir personajes que sienten y padecen, sabiendo además resolver cada uno de sus conflictos con una elegancia y una madurez que sabe perfectamente cuándo dejarse llevar por la emoción y cuándo contenerse en favor de una historia que resulta sencillamente redonda.

Un muy buen reparto -extraordinaria Paula Beer– termina de bordar una película a la que me cuesta muchísimo encontrarle peros y que desde ya reivindico como una de las mejores películas que ha dado el cine galo en los últimos años. Una maravilla.

Escrito por Daniel Cruz