Uno de los enfant terrible del cine francés vuelve a punto de cumplir la cincuentena y lo hace con su película más psicológica, perturbadora y definitivamente sugestiva.

Ozon vuelve a un género que siempre le ha dado alegrías el thriller, fue con la perfecta En La Casa (2012) (que en sin lugar a dudas es su película más madura), con la que consiguió la Concha de Oro a Mejor Película en el Festival de Cine de San Sebastián, film que al igual que Swimming Pool, le valió además del respaldo del público, el de la crítica que le colocó como aspirante a la Palma de Oro en el Festival de Cannes de 2003.

Con El amante doble Françoise Ozon deja claro desde la obertura del film que ésta no es una película más, el prolífero y sobretodo atrevido autor, escoge el primerísimo primer plano del interior y exterior de una vagina para fundirlo con el ojo lloroso de su protagonista, un bello y polémico plano que se erige como una de las transiciones de planos más bonitas de la historia del cine. Una secuencia que advierte que todo lo que va a ocurrir en esta cinta viene generado desde el más recóndito rincón del interior del cuerpo de su protagonista femenina, la hipnótica Marine Vatch.

Con su película número 25, François Ozon escoge como eje central el trastorno psicológico generado en su protagonista y de cómo éste se desata a partir del sugestivo encuentro de la chica con dos gemelos idénticamente perfectos y atractivos, algo que servirá para dar rienda suelta a una serie de sugestivas filias que harán de elemento catalizador en la joven hasta llegar a dar con el origen del trauma que no la deja vivir. Una premisa tan extraña y misteriosa como es el propio resultado de este ejercicio psicológico en el que su director se acerca como nunca a maestros del género como Alfred Hitchcock y David Cronenberg. Un film perfectamente engendrando para reconectar con la primera y atrevida etapa de su filmografía que evoca perfectamente aquella sensacional oleada del llamado “thriller erótico” que nos dieron aquellos maravillosos años ‘90.

El amante doble puede ser su película más compleja y retorcida, pero es sin duda alguna también su cinta más adulta y mejor filmada. Cada uno de los preciosos planos que se pueden encontrar en la película están rodados con una sutileza y mimo extraordinarios que dan como resultado un incesante número de obras de arte dignas de exhibirse en una galería de arte.

Para finalizar una última advertencia: probablemente no veréis nada tan sugerente como es la doble interpretación del excelente Jérémie Renier en esta película que desde ya se convierte en objeto fetiche de lo mejorcito que lleva dado este 2017.

Título original: L’amant double Director: François Ozon Guión: François Ozon, Philippe Piazzo Música:Philippe Rombi Fotografía: Manuel Dacosse Reparto:  Marine Vacth, Jérémie Renier, Jacqueline Bisset, Myriam Boyer, Dominique Reymond, Fanny Sage, Jean-Édouard Bodziak, Antoine de La Morinerie, Jean-Paul Muel, Keisley Gauthier Distribuidora: Golem Fecha de estreno:  08/09/2017