Estuvimos en el Festival de San Sebastián con el director Ira Sachs, que presentaba dentro de la sección Perlas del festival la película El amor es extraño, la historia de una pareja homosexual interpretada por Alfred Molina y John Lithgow, que tras casarse, verán como ambos son despedidos de sus trabajos. La película llegará a los cines españoles el próximo 7 de noviembre.

Ira Sachs

PREGUNTA: La primera duda o curiosidad que me ha surgido al ver la película es si no existen leyes que protejan del despido por la orientación sexual de los trabajadores porque generalmente en España sí existen.

IRA SACHS: No, en EEUU las leyes siguen teniendo cierto temor a interferir con las leyes de la Iglesia.

Además en la película los personajes no son personajes que van a luchar para defender sus derechos, trabajan y ya está, se acepta, no al igual que vosotros, que quizá si lucharíais. Ellos no.

P: En las Hollywood no hay, entre las películas de mayor presupuesto, ninguna en la que una pareja homosexual tenga un rol principal, siempre con roles secundarios ¿Por qué esto es así?

IS: Hollywood está dominado por el miedo y es necesario asimilar para poder aparecer ahí. No lo juzgo, bueno, si lo juzgo [risas]. En Hollywood hay mucha cobardía pero los juzgo como persona individual; como cineasta intento entender por qué. Pero lo que está claro es que existe cobardía, la cobardía que implica el dinero. Hay que pertenecer, tener éxito. Todo, todo, en Hollywood es economía.

P: Yo quería preguntarle sobre el proceso de casting y elección de los actores porque por ejemplo John Lithgow, hace un cambio de registro importante respecto de los papeles que solía hacer. ¿Fue una primera elección en su momento? ¿Era un papel para él?

IS: No, para nada. Normalmente cuando escribo un guion pienso en la gente que me rodea, nada más. El primero nada más acabar el guion fue Alfred Molina. Hablamos con él y aceptó. Nueve meses más tarde cuando conseguimos financiación para la película entró John Lithgow. Y cuando le conocí me sorprendió enormemente porque conocí a un hombre totalmente diferente a lo que se ve en las pantallas. Y entonces John Lithgow dijo que su papel en El amor es extraño es el más cercano a lo que él es realmente. Tan cercano como fue el papel del transexual que hace en El mundo según Garp.

P: ¿Por qué no mostró la escena del entierro de Ben en El amor es extraño?

IS: Nunca consideré mostrar la escena del entierro o de la muerte porque para mí la película no es sobre la muerte, es sobre la pérdida y el impacto de una perdida en otros. En otro caso sería un melodrama, no un drama. Y no es un melodrama en absoluto.

P: Tengo una pregunta sobre la pareja de policías gay de la película. ¿Es algo que se le ocurrió o los llegó a conocer?

IS: Cuando conocí a mi marido, que vivía en un townhouseen East Village de 3 pisos, él vivía en el primer piso, en el segundo piso vivía un señor de 77 años gay muy interesante que su forma de vestir nos inspiró para vestir a Ben en la película y en el tercer piso vivía una pareja de polis gays. Uno de ellos era igual que Rock Hudson, literalmente. Y un apasionado de los juegos de fantasía, veía Juego de tronos. Era una contradicción interesante porque ambos eran muy abiertos en relación a su sexualidad, con rasgos femeninos y masculinos y… ¡pistolas! Siempre que los veía iban con ellas.

Les encantó la película. Cada vez que hablo con ellos me sonrojo porque ellos nunca supieron que los llamábamos The Policewoman [las policías] hasta que vieron la película. Me preguntaron “¿De verdad nos llamabais eso?” [Risas]

P: ¿Por qué existe una diferencia entre El amor es extraño y su anterior película, Keep The Lights on en la forma de tratar una relación? La primera es mucho más visceral y dura y El amor es extraño es más suave.

IS: Keep The Lights On es la historia de dos hombres que individualmente y en pareja están en gran dolor. Refleja una época de mi vida. Cuando hice El amor es extraño película ya no estaba sufriendo ese dolor. Esta película refleja otra etapa de mi vida en la que estar en una relación no implica tortura. Y eso es en parte porque en ese momento estoy cómodo con quién soy yo. Y sé quién soy.

El resto de mis películas tienen que ver con el psicoanálisis, con personajes que intentan descubrir quiénes son. El psicoanálisis es tortura.

También pienso que Keep The Lights on es una película sobre la juventud y madurar. Y me he dado cuenta que la gente que me pregunta estas cosas son veinte años jóvenes que yo. Y probablemente tengan una relación diferente con la película porque refleja el estado de sus vidas.

P: La última pregunta, es una pregunta que quería hacer sí o sí. Me dio la impresión de que toda la película, mientras la estaba viendo, se podía contar a través de la música. Y pienso que la música es una parte vital de la película. Simplemente escuchando la música de la película se puede ir conociendo la historia.

IS: Creo que no es que cuente LA historia sino que cuenta una historia dentro de la película y que cada uno puede interpretar la música para que cuente una historia. En cierto modo la música interactúa con nuestra vida y continúa como ocurre en esta película. Estas son las relaciones que me gustan de las películas.