"L'Hermine" de Christian Vincent

En El juez, el nuevo largometraje del director francés Christian Vincent, acontecen hasta cuatro historias paralelas, todas ellas influyendo firmemente en la que cierra el film. La primera de ellas rodea a un proceso judicial en el que se acusa a un hombre de homicidio; la segunda, tiene como eje principal el juez que preside ese juicio, considerado uno de los más duros; la tercera, sigue a una doctora que pertenece al jurado; y, por último, la última narra las vicisitudes de estos dos personajes que se conocieron hace seis años, surgiendo una relación muy intensa entre ellos. Vincent acierta al componer una obra profundamente interior, plagada de personajes que no poseen ninguna línea de diálogo en la que exterioricen el profundo sufrimiento con el que portan, en especial ese juez –interpretado espléndidamente por Fabrice Luchini, ganador de la Copa Volpi al Mejor Actor en el pasado Festival de Venecia–.

Como ocurría en la ópera prima de Sidney Lumet, esa obra maestra titulada Doce hombres sin piedad, existe una radiografía al sistema judicial francés a través de los ojos de los miembros del jurado. Vincent, alerta para no caer en una redundancia que podría lastrar su cinta, aprovecha estos momentos para definir al personaje de la doctora –interpretado con una interesantísima ambigüedad por Sidse Babett Knudsen–. Por lo tanto, el ritmo de la película no se define desde el montaje, ni desde los diálogos; el ritmo lo marca el propio ritmo al que avanza el juicio.Dicho de otra manera, es la incertidumbre moral la que marca el paso de las imágenes. Esto sucede gracias a la poderosa estructura de un magnífico guion del propio Vincent –también premiado en Venecia–. Su manera de definir a los personajes, aprehendiendo fragmentos dentro de la pura casualidad, sin recurrir a una propia presentación por parte de los personajes, le da una credibilidad pasmosa a la obra que, por otro lado, no es nada sencilla de apreciar a primera vista debido a la profusa cantidad de matices que alberga.

"L'Hermine" de Christian Vincent

Quizá Vincent no toma una decisión demasiado lúcida al incluir una pieza musical –Dreamers, de Claire Denamur– en dos secuencias de transición. Esto ayuda mucho a potenciar el sentimiento que busca en estos momentos, pero rompe parte de esa sobriedad casi ascética con la que está narrada gran parte de la obra. Por suerte, podríamos considerarlo como una nimiedad, pues no rompe la melancolía que destila. El eje que domina su narración nace de la casualidad, pero para uno de los personajes supone una especie de salvación al derrumbe psicológico que está sufriendo. De esta manera, la película es un análisis introspectivo de una situación –de gran profundidad, eso sí– cotidiana. Por lo tanto, se convierte en una obra elíptica. Una de las mayores sorpresas de este año 2016.

Crítica escrita por Brian Garrido

3_estrellas

Ficha técnica:

Título original: L’hermine Director: Christian Vincent Guión: Christian Vincent Música: Claire Denamur Fotografía: Laurent Dailland Reparto: Fabrice Luchini, Sidse Babett Knudsen, Miss Ming, Berenice Sand, Claire Assali,Floriane Potiez, Corinne Masiero Distribuidora: Surtsey Films Fecha de estreno: 08/04/16