271-Good People-Photo Nick Wall.NEF

No sabría decir si por desgracia o por fortuna, pero estamos acostumbrados a presenciar películas que intentan crear intriga a través de un discurso pobre, rozando lo cómico. Normalmente nos topamos con ellas las tardes de sábado y domingo en la televisión, haciendo de somnífero para acomodar nuestras siestas. Lo triste es cuando eso ocurre en una sala de cine.

Una decisión peligrosa, dirigida por el danés Henrik Ruben Genz, relata la terrible situación de una pareja (interpretada por James Franco y Kate Hudson) a las puertas de ser desahuciada. Su inquilino del sótano aparece muerto, y con él encuentran una bolsa con 200.000 libras, robadas por un (supuesto) clan criminal y familiar de Londres a un francés peligroso llamado “Gengis Khan” (interpretado por Omar Sy). En esta situación tan cliché no puede faltar la figura del policía honrado en busca de una venganza personal bajo la apariencia del siempre cumplidor (no esta vez) Tom Wilkinson. El film es otra muestra de la “ración Hollywood”: un casting destacado para vender entradas, un poster interesante y una trama que pueda hacer recordar a la gente que irán al cine a estar en tensión. Ni lo consigue, ni parece que tenga la capacidad para conseguirlo durante el transcurso de toda la trama. Por no tener, ni siquiera tiene interés alguno por lo que sucede, solo el suficiente para contentar la sensación de curiosidad del espectador, aunque llega un momento en el que todo es tan predecible que no es difícil desconectar el enchufe y pensar en cualquier otra cosa. Los 90 minutos de película se convierten en 120, los personajes, pasan de curiosos a planos, y la trama se disipa para reaparecer en forma de auto-parodia involuntaria que lo único que consigue es sacar unas carcajadas de asombro y sorpresa, y no en el buen sentido. ¡Carcajadas en el clímax del thriller!

GP_01058.NEF

El desconcierto en la sala es común cuando las decisiones de guion son cada vez más ridículas, es sorprendente cómo puedes notar la auto-lesión de una película que estaba siendo regulera a secas para cavar su propia tumba en el paseo de la infamia del cine comercial (y ya era difícil estar a la altura de según qué películas). Quizás se puede esperar que se valore en positivo la participación de los actores de renombre, pero parece ser que el aura de “no tomarse en serio un guion” que evoca el metraje se contagia en ellos, y suficiente esfuerzo debe ser ya ver tu nombre en los créditos. Me consuela pensar que alguien tan capaz y destacable como James Franco necesitaba el dinero (casualmente como el personaje) y por eso se prestó a participar en este tele-film.

Es muy difícil intentar buscar alguna virtud en Una decisión peligrosa, pues no da motivos para ver la luz al final del túnel. Quizás tiene un par de momentos visuales que pueden llegar a ser potentes, pero de poco sirve cuando el interés está por los suelos, y menos cuando has querido que te tomen en serio tu historia y el resultado es una larga carcajada. No podemos hablar de desastre, ya que como se suele decir, “peores cosas se han visto”, pero sí que roza el ridículo. El debut Hollywoodiense de Henrik Ruben Genz es más que olvidable, pero esperamos que el director danés pueda demostrar que es alguien capaz de hacer una película consistente. Para terminar, un consejo: reservad el visionado de la película para cuando estéis un domingo por la tarde en vuestra casa y necesitéis dormir, o incluso reír, funcionará más y mejor.

0.5_estrella

Ficha técnica:

Título original: Good People Director: Henrik Ruben Genz Guión: Kelly Masterson, Paul Grellong, Christina Hodson Música: Neil Davidge Fotografía: Jørgen Johansson Reparto:  James Franco, Kate Hudson, Omar Sy, Tom Wilkinson, Diarmaid Murtagh, Anna Friel, Sam Spruell, Lasco Atkins Distribuidora: Paycom Fecha de estreno: 13/11/15