6140611_orig

Normalmente, las películas de Hollywood que empiezan con un atraco tienen como trama la negociación entre atracadores y policía, que, tras muchos minutos de incertidumbre, se resuelve en favor de los agentes del orden. Sin embargo en Momentum se opta por dejar de un lado las palabras y dar el protagonismo a las balas. Y es que en este caso el “coco” con el que se encuentra Alex Farraday (Olga Kurylenko) no es un avispado detective que trate de frenar su huida; sino que tras salir airosa de un atraco perfectamente planeado, será un sicario llamado Mr. Washington (James Purefoy) el que la persiga hasta el final.

Esta persecución se convierte en el argumento principal de la película, y está construida de manera que no deje respirar ni a la protagonista ni tampoco al espectador. Los momentos de acción se suceden continuamente y hacen que las escenas se hilen unas con otras de modo que el largometraje se vuelve frenético. Otro elemento que ayuda sobremanera a mantener el ritmo acelerado es la ausencia prácticamente total de elipses; ya que una vez empieza la caza, la historia se desarrolla de una manera parecida al formato de 24, es decir, casi en tiempo real. El final por su parte se convierte en la antítesis de lo que estaba siendo la película. De repente las carreras se acaban y el tempo se detiene. Tras destacar por ser un filme trepidante durante todo el desarrollo de la persecución, la pausa llega. Pero como dice el refrán, se trata de la calma que precede a la tormenta. Así, después de numerosos encontronazos, el clímax llega cuando el gato y el ratón se encuentran sin ninguna posibilidad más allá de enfrentarse y pelear.

1435765955_1397177780_kadrs

Otro de los puntos fuertes es la aparición de Olga Kurylenko, o más bien, la caracterización que de ella se hace. Bien sea con trajes muy ceñidos o directamente sacándola en bragas, a lo largo de la película se aprovecha cada momento para enseñarnos lo atractiva que es. De este modo se une a la corriente relativamente reciente de mujeres protagonistas de películas de acción. Sin embargo, mientras que en los hombres hay varios tipos de detective: desde el elegante y trajeado James Bond hasta los tipos duros como Van Damme. En el caso de las féminas lo que predominan son modelos que, a la vez que atléticas, son endiabladamente sexys. Quizá se deba a que Hollywood es un mundo principalmente masculino o a que, debido a su corta edad, el personaje de mujer protagonista de un filme acción no haya tenido tiempo aún para evolucionar en diferentes variantes.

De esta forma Momentum aúna dos grandes reclamos en pantalla, la acción y una protagonista capaz de quitar el hipo. Además, el frenesí con el que se desarrolla ayuda a hacer un largometraje muy entretenido en el que la hora y media larga que dura se pasa muy rápidamente. Sabe controlar muy bien el ritmo, consiguiendo un gran contraste mediante una pausa justo antes del clímax, que sirve para prepararlo y dar un efecto mayor de espectacularidad en un derroche de recursos. Justamente por eso el filme es capaz de dejar un buen sabor de boca en el espectador, que no sentirá haber tirado el dinero al salir de la sala. Recomendable para pasar un rato ameno, ya que, aunque como en todas las películas de acción la trama no es especialmente enrevesada y peca de un par de decisiones inconsistentes por parte de sus personajes; sí sabe ensalzar sus puntos fuertes para tapar sus carencias.

3.5_estrellas

 

Ficha técnica:

Título original: Momentum Director: Stephen S. Campanelli Guión: Adam Marcus, Debra Sullivan Música: Laurent Eyquem Fotografía: Glen MacPherson Reparto:  Olga Kurylenko, Morgan Freeman, James Purefoy, Karl Thaning, Jenna Saras,Marian Frizelle, Brendan Murray Distribuidora: TriPictures  Fecha de estreno: VOD 06/11/2015