8L60_ITP_00026RV2

Cuando el escritor Juan José Millás publicó la novela El mundo, con la que obtuvo en 2007 el siempre discutido y polémico Premio Planeta, advirtió en diversas entrevistas que su plan inicial era escribir sus memorias, pero una irrefrenable propensión hacia su particular universo de humor absurdo, geometrías extrañas y objetos que cobran vida hizo que el libro derivase hacia senderos muy distintos, que aun siendo literariamente estimables nos mostraban que el registro del novelista estaba demasiado circunscrito a unas constantes inmutables. Viendo La visita, de M. Night Shymalan, podemos deducir algo parecido, aun siendo arriesgado hacer juicios de intenciones: tal vez el cineasta nacido en la India haya intentando hacer una película familiar, con mensajes universales y hablándonos de los perdones tardíos, la conflictiva relación entre padres e hijos y de las segundas oportunidades, que no siempre son posibles o llegan cuando ya han perdido cualquier significación real.  Pero es evidente que no lo ha conseguido y La visita es un largometraje parecido a cualquier otro de los suyos, con sus leves toques de terror, sus efectistas y poco sorprendentes giros hacia lo criminal y, en este caso, un tono grotesco y satírico que hace que por momentos nos inclinemos a clasificarla en el género de la comedia, aunque haya que rebajar un tanto el listón para poder esbozar algo más que una leve sonrisa.

La visita forma parte, también, del transitado subgénero del metraje encontrado, pero sin llevarlo hasta las últimas consecuencias y decidiéndose por la limpidez digital de unas imágenes perfectamente iluminadas, por más que los torpes encuadres puedan parecerle suficientes a su director para hacernos creer en la rotundidad de la apuesta por el ficticio tono amateur. La excusa aparece en forma de documental rodado cámara al hombro por la hija mayor de la verdadera protagonista del largometraje: una mujer que lleva años sin ninguna relación con sus ya ancianos padres, sin que lleguemos a saber los motivos (que parecen ser lo de menos) y que tras un traumático divorcio se ha visto obligada a criar a sus hijos en solitario. El documental es una suerte de homenaje de la joven Becca a su abnegada madre, que después de años de sacrificios puede por fin disfrutar de unas pequeñas vacaciones con su nueva pareja (aunque para ello tenga que dejar a sus hijos en compañía de sus desconocidos abuelos).

8L60_ITP_00063RV2

La película va fluyendo por caminos modestos y nunca pierde la apariencia de producción de bajo presupuesto, lo que sin duda podría verse como una virtud por parte de un Shyamalan aquí muy poco dado a grandilocuencias ni a mostrar cómo se las podría gastar, económicamente hablando, si quisiese. Los breves momentos de ligerísimo terror están, hasta el último tramo, perfectamente delimitados y no pasan de mostrarnos a los excéntricos y supuestos abuelos haciendo singularidades tan mundanas (valga la paradoja) como caminar sonámbulos y vomitando, apuntarse con una descargada escopeta de caza, agredir a un supuesto e inocente perseguidor callejero o esconder en un pajar las pruebas de una vergonzante incontinencia intestinal. Lo grotesco ocupa en La visita un papel muy importante, y el tono ligero se ve agrandado con las reiterados escarceos con el rap que realiza, incentivado por la presencia de la cámara, el hijo pequeño, Tyler, o con el impostado y paródico psicologismo que aparece cuando Becca desvela, cual vampiresa, que suele evitar los espejos.

Pero, más allá de esta original mezcolanza de géneros, La visita nunca abandona el vuelo rasante y por mucho que podamos apreciar el cine austero por el que Shyamalan ha optado en esta ocasión, su nueva obra, a fuer de querer poner una pica en todos cuantos subgéneros sean de su interés, termina por ofrecer un compactado deficiente y poco cuajado, nada arriesgado ni ambicioso en el fondo ni en la forma. La decantación hacia el terror en la parte final es precipitada y poco creíble, y podríamos sospechar que no es más que una forma de facilitar a las distribuidoras la definitiva etiqueta del género dominante.

8L60_FPF_00287R

Es la modestia de la propuesta la que salva, en este caso, a Shyamalan de un naufragio aún mayor, y aun siendo conscientes del fallido acabado de su nueva obra, tal vez encierre el germen de una nueva etapa en su filmografía, más modesta pero más teñida de autenticidad. Confiemos, pues, en que su opción por el bajo presupuesto no sea solamente una cuestión de necesidad y sí una apuesta a largo plazo: su cine lo agradecerá.

2_estrellas

Ficha técnica:

Título original: The Visit Director: M. Night Shyamalan Guion: M. Night Shyamalan Fotografía: Maryse Alberti Reparto: Kathryn Hahn, Olivia DeJonge, Ed Oxenbould, Deanna Dunagan, Michelle Rose Domb, Peter McRobbie, Benjamin Kanes Distribuidora: Universal Fecha de estreno: 11/09/2015