Stills Hjerte

Una familia danesa acomodada se reúne por última vez tras descubrir que la madre tiene una enfermedad degenerativa incurable que la postrará en la cama y la llevará a una muerte prematura. Ante esta situación Esther (Ghita Norby), ha decidido optar por el suicidio asistido. Sin embargo, la eutanasia es ilegal en Dinamarca, por lo que será Paul (Morten Grunwald) el que tenga que llevar a cabo el proceso de acabar con la vida de su esposa. A la cita acuden sus dos hijas con sus respectivas familias: Heidi (Paprika Steen) con su marido y su hijo y Sanne (Danica Curcic) con su novio. La película nos muestra desde una perspectiva de verosimilitud las relaciones entre los diferentes miembros de la familia y sobre todo, las posiciones que toma cada uno ante un tema tan espinoso como es la muerte. Es precisamente la actitud de Esther hacia este tema la que aporta al filme su tono de luz; el amor y la candidez que desprende en un momento tan difícil para ella hacen que tanto su familia como el espectador sean capaces de sonreír.

La historia se ve aderezada por los conflictos internos de los personajes, que lejos de conformar una familia totalmente funcional, dejan salir a la luz sus problemas. Las dudas con respecto a la eutanasia se van apoderando de cada miembro según se va acercando el instante definitivo. Esto provoca que se produzcan varios enfrentamientos entre ellos que revelan los secretos que guardaba cada uno. No obstante, nos enseñan que en los momentos en los que es realmente necesario, las personas son capaces de dejar a un lado sus diferencias para luchar en pos del bien común. Y también, que por muchos contratiempos que pueda haber en la vida de una persona, la familia siempre va a estar detrás apoyándola.

Stills hjerte

Alterna escenas de y lágrimas con escenas cálidas en las que es imposible que no se escape alguna sonrisa. Y lo cierto es que estas últimas se agradecen como una estufa en un atardecer de invierno. Así, se distancia del típico dramón lacrimógeno y se acerca más a la realidad de la historia de una familia; ya que la vida se compone de cientos de altibajos, no solo de infaustas circunstancias.

La gran victoria de la película es precisamente la gestión que hace de un tema muy complicado de tratar. La muerte siempre es algo con lo que se corre el riesgo de ser frívolo, pero en este caso Bille August escapa de la insustancialidad dotando al largometraje de un toque de verdad. Además, pese a que es el tema central, consigue centrarse en las relaciones interpersonales y las que tienen estas con la muerte que en la propia muerte del personaje. Algo que contribuye de manera positiva a la consecución de una trama realista es la correcta interpretación de todos los actores, especialmente de las tres actrices que desempeñan los papeles protagonistas. Logran dotar a sus personajes de los detalles necesarios para entender las motivaciones que las llevan a reír o a llorar en cada momento, y ayudan a entender sus posturas respecto a la eutanasia.

Stills hjerte

En el cómputo global la película es decente, pero nada del otro mundo.Por un lado consigue aprovecharse de los puntos fuertes que he mencionado a lo largo de la crítica, pero por otro no puede evitar resultar aburrida en ciertos momentos. Para contrarrestarlo hace un intento de añadirle dramatismo mediante un descubrimiento que además contribuye a aumentar las dudas de los personajes. Sin embargo, esta tentativa solo consigue restarle un poco de la realidad que hacía destacar la historia. Aun así, este contratiempo no se torna suficiente como para derrumbar los pilares sobre los que se construye la trama.

3.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Stille hjerte Director: Bille August Guion: Christian Torpe Música: Annette Focks Fotografía: Dirk Brüel Reparto: Ghita Nørby, Morten Grunwald, Paprika Steen, Danica Curcic, Jens Albinus, Pilou Asbæk, Vigga Bro, Oskar Sælan Halskov Distribuidora: Golem Distribución Fecha de estreno: 04/09/2015