Cinco años han pasado ya desde que Rupert Sanders protagonizará uno de los escándalos más absurdos y sensacionalistas del cine, cuando tuvo un escarceo extramatrimonial muy caro y muy comentado con Kirsten Stewart durante el rodaje de aquella adaptación live-action que perpetraron de uno de los más populares cuentos en Blancanieves y la leyenda del Cazador. Aquello no solo supuso dinero a raudales, sino un pérdida automática de prestigio tanto para su joven protagonista como para su director, ahora unos cuantos años más tarde y para estupor de muchos regresa renovado con un producto de encargo del que se avecinaba lo peor y que al final ha resultado ser sorprendentemente digno.

Ghost in the Shell es uno de esos proyectos que podemos denominar bombón envenenado, pues su encargo atractivo representa un hándicap en toda regla. Por un lado es la adaptación en carne y hueso de uno de los animes más famosos  y populares, con un enorme presupuesto y una protagonista espectacular que prácticamente aseguran un mínimo en taquilla. Pero por otro lado, no deja de ser un remake de un título de culto y prestigio que implica un respeto y un trasfondo filosófico, que evidentemente se perderá en su revisión sacrificando con ello el alma de la cinta original, elementos que previsiblemente pueden ganar el beneplácito de la taquilla, pero no el de la crítica más exigente.

Su director partiendo de una buena factura visual de la que ya hizo alarde en la citada Blancanieves, se esfuerza por dotar al título de una elegante espectacularidad que difícilmente no agradará a todos. Pero previsiblemente en pro del star-system, sacrifica casi cualquier lectura intelectual en una adaptación de consumo rápido y sencillito para el gran público. Pese a esto la cinta funciona como un digno ejercicio de cine futurista que regala bastantes momentos muy elegantes e incluso exquisitos que harán las delicias del público más indulgente.

La historia de Major,  un híbrido cyborg-humano femenino único en su especie, que trabaja en operaciones especiales y que al mismo tiempo quiere saber de dónde provienen los ecos y recuerdos que su cerebro emite cada noche, está adaptado con un buen gusto utilizado de forma inteligente haciendo a la película una digna heredera del anime original y de títulos referenciales del sci-fi como Minority Report (2002) o incluso la trilogía Matrix (1999-2003).  Es cierto que la cinta carece en su mayoría del  peso emocional que un personaje como el Major, tan maravilloso como complejo implicaba, pero la elección de una superestrella tan profesional como es Scarlett Johanshon, ha hecho que el resultado sea cuanto menos acertado y agradecido. Su entregada interpretación prácticamente rellena los huecos que se han sacrificado de lectura inteligente de su personaje, dignificando una bella e interesante historia que la convierte en la perfecta heroína de acción capaz de defender todo lo que le pongan por delante.

Lo más reseñable de la película es su elegantísimo diseño de producción además de su vestuario, exquisitamente bien realizado con un guión que intenta trasmitir un complejo análisis de la implicación del uso de la inteligencia artificial en el campo de las emociones dentro de la conciencia humana, algo que se esperaba peor, ha resultado no estar nada mal.

El otro mejor acierto de la cinta, por no decir el mejor, es sin duda su reparto en el que destacan el inmenso Takeshi Kitano (que es lo mejor del film junto con Scarlett), Johan Philip Asbaek, la encantadora Juliette Binoche y el siempre perturbador Michael Pitt, que en conjunto funcionan como un perfecto engranaje que elevan a la película a un nivel más exquisito.

Ghost in the Shell funciona a la perfección cuando menos se la compara con su film original, pero asumiendo que no hacer esa comparación es imposible, el resultado final se queda en un digno y acertado trabajo muy recomendable para seguidores de la ciencia ficción más espectacular, convirtiéndose en una excusa para pasarlo bien en una sala de cine disfrutando de una de las mejores actrices del momento como es Scarlett Johanshon. 

Título original: Ghost in the Shell Director: Rupert Sanders Guión: William Wheeler Música: Clint Mansell Fotografía: Jess Hall Reparto:   Scarlett Johansson, Michael Pitt, Juliette Binoche, Michael Wincott, Pilou Asbæk,Takeshi Kitano, Christopher Obi, Joseph Naufahu, Chin Han, Kaori Momoi Distribuidora: Paramount Pictures Fecha de estreno:  31/03/2017