Vodafone Summer Series, Somerset House, London, Britain - 20 Jul 2007

El 23 de Julio de 2011 Amy Winehouse se unió al club de los 27, expresión utilizada para referirse a aquellos cantantes populares que murieron prematuramente, como Janis Joplin, Kurt Cobain o Jimi Hendrix. Lo más común entre estos cantantes es el abuso de drogas o alcohol, pero recordarlos como unos “adictos” es desmerecer su trabajo como artistas, al final lo que nos queda es su música. Amy, por supuesto, también merece ser recordada de una manera más intensa; la peculiaridad del artista la diferencia del resto. Suscribiendo las palabras de Tony Bennett, está a la altura de Ella Fitzgerald en cuanto a originalidad vocal e interpretación dentro del mundo del jazz. Amy, como muchos otros, no supo lidiar con la fama; es algo que ella misma veía venir, no la esperaba y sabía que la volvería loca. La fama puede sonar muy atractiva, pero vivirla es muy distinto a la percepción que podemos tener sobre ella; no hay intimidad y nunca vuelves a ser alguien anónimo, estás constantemente sometido a juicios de personas que ni conoces y eso, dependiendo de tu carácter y de cómo percibes tu alrededor, puede llevar a un inevitable deterioro interior. Por ello, el documental de Amy llega como necesario y fundamental para reivindicar a la artista y mostrar aquello que no sabemos, aquello de lo que hablamos sin saber; una reflexión de la fama, los medios y, por encima de todo, un pertinente acercamiento a la artista. 

P1534.NickShymansky.IMG_0010

Asif Kapadia, ya experimentado en el género documental, vuelve a demostrar que conoce y sabe cómo construir un relato honesto que consiga atravesar la pantalla. En Senna, ya se le reconoció su talento para documentar desde un punto de vista subjetivo e introducir al espectador de lleno en la vida y sensaciones del personaje. Esto mismo vuelve a ocurrir en Amy, la virtud del documental no se encierra en una ruta cronológica de la vida de la artista; sino que trasciende más allá de eso, se centra en la comprensión del artista en primera persona, creemos conocerla y pensamos saber cómo se siente en cada momento, simpatizamos inmediatamente con ella y la justificamos ante sus caídas. El material documental con el que se dota a la película, obviamente, es su gran ventaja y lo que nos permite esta conexión inmediata. El director juega con vídeos caseros de la propia Amy con sus amigos, novio, familia, etc. Con otros tanto de actuaciones, grabaciones de estudio… La combinación es perfecta, observamos cómo evoluciona Amy Winehouse y cómo la fama aparece sin ella esperarlo. Pasa de ser una simple chica, natural y espontánea; que canta y escribe como forma de escapar de la realidad, a tener que buscar una vía de escape por el agobio de la fama y las giras.

Gracias al dinamismo del montaje, se convierte en una experiencia muy disfrutable tanto como para cinéfilos como melómanos o, en general, amantes del arte. Aparte de revelarnos la verdad sobre la artista, a través (como hemos dicho) de vídeos que funcionan como testimonio de su vida y su progreso, funciona como homenaje a su dedicación y entrega a la música. Si hay algo que defiende Amy en el documental, y no podemos estar más de acuerdo, es en defender sus canciones cuando realmente las sienta y pueda hacerlas totalmente suyas. Amy no quería cantar nada que no fueran sus letras y si dejaban de tener un significado para ella, entonces no veía sentido seguir defendiendo las letras ante un público. Toda esta frustración, la presión, el público… Al final fue lo que la empujó a encontrar una segunda vía de escape, las drogas y el alcohol; y así se convirtió en el blanco de críticas y bromas. Incluso las críticas y los chistes tontos sobre la cantante nos llegan como puñaladas una vez conocemos su vida y su complicado carácter. La sinceridad de la narración también nos ayuda a sentir su agobio, aparecen flashes y paparazis y te molesta el ataque y la poca privacidad. Kapadia consigue una vinculación con la artista que nos hace sentir su música más que nunca, porque creemos comprenderla casi en su totalidad.

'Parkinson' TV Programme  - 16 Jun 2007

No quiero desvelar más sorpresas del documental, es fascinante la manera en la que está contado y cómo consigue emocionarnos con tanta facilidad. La personalidad y la voz de Amy, obviamente, ayudan a que esto sea así; una artista que consigue atravesar el tiempo y conseguirá llegar muy lejos sin estar aquí. Una historia de una voz, de música, de fama, de adicción… Pero, sobre todo, sobre un ser humano. Lo disfrutarán incluso aquellos que no conecten con la música de la cantante, muy recomendado.

4_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Amy Director: Asif Kapadia Música: Gabriel Ferreira, Dudu Aram Distribuidora: Vértigo Fecha de estreno: 17/07/2015