THE LONGEST RIDE

Nicholas Sparks. Ese concepto, esa figura, ese fenómeno, esa deidad. Sólo escuchar su nombre (generalmente acompañado del potente “El autor de El Diario de Noa”) hace temblar a toda la humanidad. A la mitad, por emoción. A la otra mitad, por puro horror. Visto en perspectiva, poco importa el mercenario de turno que la dirige. Tampoco importan demasiado los actores más allá de la estrategia de marketing. Son como las fichas del Monopoly: cada uno tiene su favorita pero no importan a la hora de jugar. Por eso me da lo mismo un Channing Tatum, un Ryan Gosling, un James Marsden o un Scott Eastwood, que lo mismo me da una Michelle Monaghan, una Amanda Syfried, una Miley Cyrus o una Britt Robertson. No tengo ni idea de a qué nivel está Nicholas Sparks como novelista. Lo que si sé es que las películas basadas en sus novelas tienen una esencia única, un mismo corazón palpitante que permanece año tras año, estreno tras estreno. Y eso solo le puede pertenecer a él, el único factor inmutable detrás de cada producción. El genio. El autor.

En esta ocasión tenemos un “chica lista conoce a chico de campo pero su amor implica sacrificios y esas cosas”. Eso como historia principal. Porque eso es algo que tenéis que tener muy claro, fieles creyentes. Nicholas Sparks no se contenta con contarte una historia. Su destreza sin parangón le obliga a contarte dos. Dos historias alejadas en el tiempo, que pueden tener los mismos protagonistas o no, pero que se suceden en una narración paralela para que una influya en el porvenir de la otra. Esta vez es un señor mayor que sufre un accidente y que relata a nuestros adorables protagonistas la historia de su vida y de su relación con su difunta mujer. Primero lo hace a través de viejas cartas que lee (las cartas son otra clave del cine Sparksiano), luego recuerdos que le vienen de ver una foto y al final directamente suelta su rollo sin tener que buscar justificación argumental para ello. Total ¿para qué?

THE LONGEST RIDE

La historia transcurre tal cual, con unos cuantos videoclips insertados de vez en cuando y, esta vez, sin giros dramáticos gratuitos. Lo que es una pena y una decepción para alguien que, como yo, va predispuesto a que el maestro Sparks le sorprenda con un plot twist descabellado relacionado normalmente con muerte, tiros o enfermedad. Pero esta carencia se suple con una sobredosis dramática, unos silencios entre los diálogos repletos de miradas intensísimas, baños en lagos y escenas de sexo acaramelado y no apto para diabéticos. Todos tics que identifican sin lugar a dudas la mente privilegiada que esta detrás de tamaña historia de amor.

THE LONGEST RIDE

Pero no os dejéis llevar por la extraña sensación que despierta el ver todos los carteles juntos de las diez películas (¡diez!) que han adaptado las novelas de Nicholas. Que todos tengan una figura masculina y otra femenina en el redoble de un beso, con una puesta de sol o una superficie acuática de fondo y, normalmente, unas cabezas flotantes de ellos mismos en el background, no significa que todas te cuenten lo mismo y, mucho menos, que alguien se esté riendo de ti. ¿Acaso si vas a una exposición de Kandinsky todos los cuadros te parecen iguales? ¿Si escuchas la discografía entera de Nirvana se repite siempre una sola canción? ¿O Wes Anderson hace siempre la misma película? Claro que no. Su fuerte marca autoral provoca que les identifiquemos rápidamente por muchos factores propios de su arte, sea del campo que sea. Nicholas Sparks crea y nosotros, simples mortales, solo podemos dejar que nuestros ojos se encharquen (sea por el motivo que sea). Eso sí, ahora que se acerca la fiesta del cine me gustaría hacer una advertencia: un doblete de El viaje más largo y Lo mejor de mí puede ser realmente peligroso. Hay personas que no tienen la suficiente sensibilidad en el corazón como para salir de eso sin secuelas vitalicias. Pero si sois unos temerarios dejad al servicio de urgencias en marcación rápida. O tomaos unos cuantos copazos durante la proyección.

0.5_estrella

Ficha técnica:

Título original: The Longest Ride Director: George Tillman Jr. Guión: Craig Bolotin Música: Mark Isham Fotografía: David Tattersall Reparto: Scott Eastwood, Britt Robertson, Alan Alda, Oona Chaplin, Jack Huston, Melissa Benoist, Lolita Davidovich, Amber Chaney, Lindsey Elizabeth, Brigham McNeely, Tommy Brown, Perry Ball, Mary Austin, Brenda Moss-Clifton, Stephen Mackenzie Brown Distribuidora: Fox Fecha de estreno: 08/05/2015