Se acabó lo que se daba. Un año más el Festival de Málaga echa el telón dejando un buen puñado de películas que, sin duda alguna, tendrán gran importancia en el devenir del cine español a lo largo de este 2015, o al menos en los ocho meses que quedan de él. En la última jornada sólo se presentaba una película, a modo de clausura: Sólo química. Acto seguido se daban a conocer el palmarés completo de este 18º Festival de Málaga, en el que hemos encontrado buenas películas y otras que esperamos poder olvidar pronto, como es el caso de Sólo química.

Sólo química – Sólo frivolidad

quimca2

Oli es una chica de 22 años que vive en Barcelona con dos amigas y un amigo. Es una chica despreocupada, alegre, algo brusca y que vive enamorada perdidamente de Eric Soto, un conocido actor argentino. La vida de Oli cambiará por completo cuando el apuesto galán se cruce en su camino y empiece una relación amorosa con él.

Alfonso Albacete, codirector de la insultante Mentiras y gordas, regresa a la dirección con esa comedia romántica que, si bien no tiene nada que ver argumentalmente con su desastrosa última obra, no dista demasiado en cuanto a calidad cinematográfica.

Sólo química es una película sobre el amor entre jóvenes y su relación con los famosos, que pretende ser graciosa cuando no lo es y que pretende ser bonita cuando es completamente frívola. No funciona bien como comedia, no tiene ni un punto en el que esboces ni siquiera una sonrisa. Tampoco funciona como película romántica, dado que su historia es artificial, rancia y de credibilidad totalmente nula. El guión que firma el propio Alfonso Albacete es infumable, dotado de clichés y situaciones absurdas, además de escenas cómicas y románticas completamente ridículas.

Protagonizan el film Ana Carlota Fernández, Rodrigo Guirao y Alejo Sauras, acompañados por un elenco de secundarios plagado de rostros conocidos como los de José Coronado, Martina Klein, Neus Asensi y María Esteve, entre otros. Todo el reparto funciona igual que el resto de la película: fatal. No hay naturalidad en sus personajes, da la sensación que ni los propios actores se llegan a creer las chorradas que dicen. Algunos pensábamos que Sólo química podría ser la Por un puñado de besos de este año, pero no ha sido así, esta no nos ha hecho ni la más mínima gracia a la mayoría de los que ocupábamos las butacas del Cine Albéniz a las 9 de la mañana, teniendo que soportar este suplicio.

quimica

Sólo química puede que funcione de manera muy efectiva en taquilla, es una cinta enfocada a un público joven amante de las pseudo comedias románticas con actores de moda y del cine basura. Con ese tipo de público, Sólo química será, presumiblemente, un enorme éxito en la salas de nuestro país, por desgracia para esta juventud que no sólo quedarán satisfechos con una cinta tan mala, sino que además la recomendarán como una bonita y divertida película.

Es una pena que la última película proyectada en este 18º Festival de Málaga haya sido Sólo química, que más que una bonita forma de clausurar el festival ha sido una verdadera tortura. Se despide el festival con la peor película de la sección oficial (aunque fuera de concurso), y esperamos que en próximas ediciones los encargados de hacer el calendario tengan más en cuenta que esto es un festival de cine serio, no una muestra de películas vomitivas para quinceañeros.