011

Para los que crecimos con las series de televisión y el cine de la década de los 80’ el factor nostálgico tiende a disparársenos cuando nos enteramos que van a sacar una nueva película o cualquier tipo de revisión sobre nuestras series de la infancia. Este es el caso de la que nos ocupa. Los caballeros del zodiaco (o Saint Seiya en su versión original) es una de esas series de anime míticas de esa época, de las que uno seguía fielmente en horarios horribles y haciendo lo posible por seguirle la pista a través de sus frecuentes cambios de parrilla, muchas veces sin avisar, o directamente de cadena, eso era amor por una serie y no lo de ahora. Tal serie adaptaba a su vez el exitoso manga homónimo de Masami Kurumada, que tuvo tanta importancia en su momento en su idea de mezclar batallas entre guerreros con vistosas armaduras y técnicas de combate extraordinarias con mitologías diversas que inspiró a obras posteriores como Shurato o Los cinco samuráis, aparte de generar diversos spin-off y una continuación oficial confirmada. El manga relata las aventuras y las épicas batallas de varios caballeros míticos (o santos) que representan a las diferentes constelaciones en su batalla por proteger a la diosa Atenea y al Mundo de otros caballeros y dioses, y dicha obra se dividía en diversas sagas, siendo la película que nos ocupa básicamente un resumen de la primera de ellas, la Saga del Santuario y usando animación CGI para celebrar el 25 aniversario del fin de  la serie original.

Y aquí reside el principal problema de la película: resumir en 95 minutos de metraje lo que ocurre en 73 episodios del anime, precisamente la saga más extensa de todas. Bien es cierto que, como solía ocurrir en muchas otras adaptaciones de mangas había muchos episodios de relleno en el anime, recurso necesario para no atrapar a la obra original a la que muchas veces llegaban a pisar los talones (el anime llegó incluso a incorporar toda una saga, la de Asgard, que no existe en el manga), pero aun así incluso muchos de esos capítulos de relleno fueron introducidos con la suficiente habilidad para que no decayera la emoción y suspense general. Por eso, sintetizar todo lo narrado y todo el desarrollo de personajes en tan ajustado metraje parecía un reto titánico, imposible de hecho, tal como por desgracia demuestra la película. Con un inicio espectacular y prometedor, se va acelerando cada vez más y para cuando empieza toda la parte del Santuario todo se sucede a velocidad de vértigo. ¿Hay batallas? Si, y espectaculares, incluso respetan varias de la serie, pero también acompañadas de sonoras ausencias y desaprovechamiento de varios personajes principales. En la serie había muchos secundarios que sacrificar, eso es comprensible, pero se convierte en un problema si el desarrollo y profundidad de los propios protagonistas también se ve sacrificado en aras de meter todo lo posible desembocando que en algunos casos la presencia de algún personaje de peso acabe siendo casi un cameo o una referencia para cubrir el expediente, lo que además se traduce en varias elipsis y situaciones forzadas que probablemente confundirán a aquellos espectadores que no conozcan la obra original, además de quitarle buena parte del espíritu de auto superación del anime, es difícil transmitir esa idea cuando el ritmo narrativo desbocado hace que los personajes suban de nivel de poder casi sin pestañear ni justificar.

044

 Por otro lado, si se obvia todo eso, y los fans es más fácil que lo hagan (aunque paradójicamente sean los que más noten las ausencias y agujeros de guion) ya que conocen el material de antemano, la película resulta en un entretenimiento bastante espectacular. Una de las incógnitas que me asaltaban antes de ver la película era si resultaría bien el universo del anime traducido a animación CGI, y se ha de decir que aquí la película cumple con nota. Buena parte del éxito de la serie provenía del extraordinario trabajo que hizo Shingo Araki, dibujante del anime, rediseñando a los personajes originales del manga de Kurumada y dándoles un look mucho más moderno y espectacular; ahora otro tanto ha hecho la película al rediseñar personajes, armaduras y escenarios con CGI de manera sorprendente y deslumbrante. Resulta toda una gozada para el espectador disfrutar del despliegue visual que acontece ante sus ojos, de los combates y de un reinventado Santuario.

Resulta una lástima que el resto de la película no esté a la altura de su nivel visual, probablemente solo con que hubiera contado con media hora más de metraje habría redundado mucho en su beneficio aliviando buena parte de la excesiva condensación de la que adolece y habría desembocado en un homenaje mucho más digno de la serie y no tan dirigido al fandom.

3_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Saint Seiya: LEGEND of SANCTUARY Director: Keiichi Sato Guión: Tomohiro Suzuki Distribuidora: Alfa Pictures Fecha de estreno: 06/03/2015