ma-2014-001777

El estudio japonés Nippon Animation es posiblemente el estudio que ha creado las mejoras obras de animación televisiva en la historia, a él le debemos verdaderas perlas de la televisión como Heidi, Vickie el vikingo, Marco, Dartacán y los tres mosqueperros, La vuelta al mundo de Willy Fogg, El pequeño LordLa abeja maya. Lo que hizo este estudio japonés no tiene comparación con ningún otro producto del mundo, primero porque se supo asociar con los mercados europeos para crear unas series destinadas a un público globalizado, daba igual de dónde fuera el niño, que pronto conectaría con las vivencias de sus característicos personajes, casi siempre salidos de la literatura. Y segundo, porque entendieron a la perfección la función didáctica que siempre debe conllevar la animación, es por eso que son obras perennes, capaces de entusiasmar a cualquier generación. Habían pasado cerca de 20 años desde la creación de Heidi, la primera obra del estudio, cuando en una de sus múltiples reposiciones la pude disfrutar, aquello no importaba, porque su poder seguía innato. No es de extrañar pues que de aquel estudio salieran nombres tan importantes a posteriori para entender la historia de la animación como los de Hayao Miyazaki Isao Takahata.

En el caso de La abeja Maya, co-producida con Alemania, y que fue tan sólo su cuarta obra, había algo realmente mágico en la aparición de tan adorable personaje. Maya era una abeja que acababa de nacer, pero era incapaz de atenerse a las estrictas normas de la colmena, simplemente porque no las entendía. En compañía de un saltamontes llamado Flip, y una perezosa abeja llamada Willy, Maya deambulaba por el mundo, preguntando con curiosidad por todo lo que ella se encontraba. No era más que un fiel reflejo de la infancia de cualquier niño y de su insaciable curiosidad, pero más allá de eso, también invitaba a los más pequeños a descubrir el mundo a los ojos de esta curiosa e inagotable abeja, mientras que disfrutaba con las peripecias del singular personaje. Esto es algo que se ha perdido en la animación actual, cuesta encender la televisión y ver unos dibujos actuales que tengan esa misma función didáctica. Sigue habiendo series magníficas enfocadas a los más pequeños como Bob Esponja  o Phineas y Ferb, pero el valor didáctico de estas es completamente nulo, como reflejo del progreso hacia una continua idiotización global donde la televisión es simplemente un vehículo de entretenimiento y nunca de aprendizaje.

ma-2014-001581

Y reflejo de esto es también esta innecesaria película de La abeja Maya, que llega desde Australia, basada a su vez en una nueva serie de animación de la misma abeja, que se actualiza para que pueda verse en 3D. No conozco esta serie, pero desde luego si lo que muestra la película va en la línea de lo que traía consigo la serie, es una lástima que las nuevas tecnologías dejen atrás lo que la preciosa animación tradicional trajo consigo en unos sabios guiones. La base de la película es la misma, Maya acaba de nacer y no está conforme con las reglas de la colmena, simplemente necesita saber qué es lo que ocurre, qué significa el mundo que la rodea. Pero ahí acaban las comparaciones, Maya será expulsada de la colmena por culpa de una abeja que quiere acabar con la reina para hacerse con el trono, y será la intrépida abejita la que tenga que luchar por volver a la colmena y salvar a su reina.

No podemos negar que La abeja Maya es una película de aventuras realmente entretenida, tiene un ritmo ágil, y agradará a los más pequeños, pero es una historia completamente insulsa, un conjunto de situaciones poco sorprendentes que no muestran ningún atisbo de brillantez. No hay nada aquí que retrotraiga al espectador adulto a la serie que veía durante su infancia, a redescubrir ese mundo de la mano de la divertida abeja, pero lo peor no es eso. Lo peor es que esta nueva versión de La abeja Maya, enfocada a los más pequeños, es una obra inerte, completamente muerta, una obra que sin lugar a duda disfrutarán mientras la vean, y servirá, como sirve ahora la televisión, para zombificar a los más pequeños durante hora y media y que no molesten demasiado, pero es incapaz de dejar el poso que una obra como ésta ha dejado a través de generaciones y generaciones de muchachos.

ma01_070_Comp_Left

Y siendo justos, ni siquiera la animación es algo realmente destacable en ella, no hay tampoco ninguna virguería tecnológica que se pueda comparar con la de los grandes estudios, y es que tampoco es capaz de pasar de lo meramente funcional de la misma forma que lo hacían otras películas como Tadeo Jones. Si quieren que los más pequeños descubran La abeja Maya, no hay nada como recuperar esa obra del estudio Nippon Animation, y sentarse con ellos a ver cada capítulo de la serie, dejándoles que descubran todo a los ojos de esta maravillosa abeja. Ahora bien, si su único objetivo es que los niños dejen de molestar, aquí tienen esta película como tantas otras. Su educación es lo menos importante.

Ficha técnica:

Título original: Maya the Bee Movie Director: Alexs Stadermann, Glenn Fraser Guión: Fin Edquist Fotografía: Animation Reparto: Animation Distribuidora: DeAPlaneta Fecha de estreno: 05/09/2014