HOME

Las últimas películas de DreamWorks han dejado patente la delicada situación por la que pasa la compañía al menos en su departamento de animación. Cintas como Turbo, Los Croods o Mr. Peabody & Sherman no han cuajado demasiado bien, y aunque su franquicia Cómo entrenar a tu dragón nos tiene robado el corazón a más de uno, no parece suficiente para un grupo de gente cuyo principal objetivo es competir en las grandes ligas, es decir, contra una Pixar que está pasando un bache en cuanto a crítica pero que promete volver con la inminente Inside Out y una Disney que en los últimos años ha vuelto a sacar músculo con Enredados, Frozen y la reciente Big Hero 6. En este panorama, DreamWorks lanza Home: Hogar dulce hogar, un nuevo intento de meterse al público en el bolsillo. Al público infantil, quiero decir.

Si algo nos han enseñado las compañías que he comentado anteriormente es que la animación en absoluto tiene que estar limitada a los niños pequeños, y que ver llorar a un grupo de adultos con el final de Toy Story 3 (esto es verídico) no tiene por qué ser extraño. Sin embargo, y para decepción de muchos, la nueva creación de DreamWorks aparca sustancialmente el adjetivo de “para todos los públicos” y va directo hacia los pequeños de la casa, aquellos que viendo un alienígena que cambia de color según ríe, se enfada o miente ya se sienten más que satisfechos. O no.

HOME

Oh es un alienígena perteneciente a una raza, los Boov, que, con la cobardía como rasgo principal, decide invadir la Tierra sin llamar a la puerta pero siendo muy educada con los anfitriones, los humanos, a los que destierra y agrupa en complejos casi turísticos. Parece que todo marcha bien, con un nuevo hogar y con la promesa de días mejores, pero un terrible error a la hora de mandar una invitación de fiesta provoca que Oh se vea perseguido por todos sus compañeros debido a la posibilidad de que una malvada raza enemiga también haya recibido esa invitación y sepa de su nuevo paradero. Así conoce a Tip, una niña que, junto a su gato, emprenderá un viaje en pos de descubrir el paradero de su madre. Una historia sin demasiadas complicaciones, con un prólogo que explica de forma clara y concisa la situación y que desarrolla todos los conflictos de una forma lineal, sin floritura alguna, no vaya a ser que el niño se nos pierda. 

No me gusta cuando en el cine, y especialmente en el cine de animación, se verbalizan las acciones o se remarca con demasiada insistencia algo que acaba de ocurrir. La excusa de que es una película para el público infantil no me sirve, y pongo dos motivos sobre la mesa: el primero, dudo que los niños sean idiotas o incapaces de ver lo que está ocurriendo en pantalla, ya no digo pillar giros o detalles, simplemente observar la acción y deducir lo que está ocurriendo, por lo que remarcarlo tanto está de más; y segundo, Pixar y compañía nos han enseñado que puedes encandilar tanto a grandes como a pequeños con una trama sencilla pero con un humor realmente para todos los públicos, que los niños lo cojan y que los adultos no solo lo soporten, sino que se rían e incluso perciban detalles que quizá un pequeño no puede digerir. HOME: Hogar dulce hogar es muy de lanzarte los chistes a la cara, sin sutilidad alguna, y claro, no siempre acierta: hay algunos con cierta chispa, pero la mayoría solo harán soltar una carcajada a los pequeñajos.

HOME

Quizá lo más destacable de la película sea un apartado visual que, sin estar a la altura de referentes del género como las recientes Big Hero 6 o Cómo entrenar a tu dragón 2, consigue funcionar e interesar, con unos alienígenas curiosos (que cambien de color según el estado de ánimo es estéticamente destacable) y algunas escenas puntuales que incluso consiguen ser espectaculares a pequeña escala. No me gusta, sin embargo, que todo tenga un aire de “adorabilidad” muy forzado, como si los diseñadores no pararan de insistir en que el trío protagonista, la niña, el alienígena y el gato, son muy, muy monos. Y vale, sí, pero no hace falta meter veinte planos de inserto con la cara del felino dando vueltas en el coche; hay que saber utilizar las cartas de las que dispones. Lo que no sé si hacía falta era tener un reparto de voces con gente como Jim Parsons, Rihanna o Jennifer Lopez, ya que no he tenido la oportunidad de verla en inglés; por otro lado, el doblaje en español es correcto.

No sufrí viendo HOME: Hogar dulce hogar. Ni es una película horrible ni tampoco es memorable, se queda en un campo muy neutro que provoca que a los diez minutos de verla se te olvide. Posee aspectos positivos y no me extrañaría que vuestro hijo o hija (o gato) saliera muy contento después de verla, pero el cine de animación lleva demostrando mucho tiempo que se pueden hacer películas para todos los públicos y no excluir del juego a los adultos de una forma tan evidente. Me temo que, a excepción de los dragones, DreamWorks tendrá que seguir jugando en segunda división.

2.5_estrellas

 Ficha técnica:

Título original: Home Director: Tim Johnson Guión: Tom J. Astle, Matt Ember Música: Lorne Balfe Distribuidora: Fox Fecha de estreno: 19/03/2015