La jornada de antes de ayer fue la más larga y completa, asistimos a dos largometrajes: Brûle la mer y Harry Dean Stanton: Partly Fiction, y a la tercera y última sesión de cortometrajes, compuesta por: La vie de chantier, Broken Tongue, Intro, Through the Hawthorn, Los Guardianes y Epistrofi stin odo Aiolou.

brule-la-mer

Brûle la mer nos cuenta la historia de un joven tunecino que se fuga de su país después de la caída de Ben Ali en 2011 y va a Francia. Los directores, presentes en la sala, la describieron como una película libre. Partiendo de una premisa muy interesante, la historia se desarrolla de una manera muy anti cinematográfica. Las imágenes iniciales aún se corresponden como metafóricas con la historia, pero con el paso del tiempo se muestran algunas imágenes que no nos aportan nada. Aunque se cometa ese error, aún estamos interesados en la historia, narrada por el protagonista y director Maki Berchache con voz en off. Pero pasados los treinta minutos de película la historia empieza a perder interés, pasando del documental al ensayo tedioso. Los cuarenta minutos siguientes se hacen difíciles de llevar.

La sesión de cortos ha sido la más floja de las tres. Aunque tuvo un buen comienzo con La vie de chantier, documental que nos retrata la vida de unos obreros portugueses en Córcega, su condición de trabajadores y como son tratados por la sociedad por ser extranjeros. Empieza con los obreros representando una escena ficticia, pero poco a poco la ficción desaparece para ser testigos de la realidad de sus vidas. Otro destacado corto de la selección es Through the Hawthorn, corto de animación dividido en 3 pantallas diferentes de tres segmentos de una historia, pero cada una representa la visión de un personaje. Cada una de las visiones está dirigida por un director diferente. La trama gira alrededor de un paciente de un psiquiatra que es esquizofrénico, y está recibiendo tratamiento con el apoyo de su madre. Una estimulante experiencia que nos hace ver las cosas a través de los ojos de la esquizofrenia, recomendable.

SEFF-los_guardines

Los más flojos de la sesión han sido, en primer lugar, Los Guardianes, cortometraje de Miguel Aparicio que nos describe la gente que vivía en un pueblo con una voz en off mientras vemos varias imágenes de un pueblo en ruinas. Es lo más parecido a ir a ver a tu abuelo y que te explique cosas de su pueblo, solo que si son de tu abuelo tienes más interés. La voz acaba por desesperar al espectador y los nombres y apellidos de la gente, durante siete minutos sin parar. Broken Tongue ha dejado mal sabor de boca en los escasos 3 minutos que dura. No tiene historia realmente, es una sucesión de imágenes varias mientras se repite la frase “Slavery brought me here from Africa” de distintas maneras y tonalidades.

Y por último, nos encontramos ante la que es la mejor película del festival sin duda alguna: Harry Dean Stanton: Partly Fiction. Fascinante documental sobre un gran actor, que como él mismo dice en el film “he sabido evitar el éxito con ingenio”. Siempre un tipo reservado que no se ha abierto como persona a (casi) nadie, aquí se abre completamente ante el espectador para que conozcamos más de él como persona, como actor, de su vida. Actor de reparto en películas que han pasado a la posteridad del cine como Alien, Una historia verdadera, París Texas, La leyenda del indomable… Es alabado por directores y amigos como el propio David Lynch, Wim Wenders o Kris Kristofferson, que aparecen en el documental. Además de intérprete, tiene un gran talento para la música y en varias ocasiones le vemos cantar. La directora Sophie Huber retrata a Harry Dean hasta puntos metafísicos, donde el actor nos muestra su modo de ver el mundo y la vida, queda retratado poéticamente. Harry Dean Stanton interpreta el mejor papel de su carrera, a sí mismo. Un gran documental, no se lo pierdan.