obvius child

La jornada de hoy ha sido corta, pero algo intensa. Hemos asistido al conjunto de Cortos 2: Ser e voltar, Picture particles, A Deusa Branca, The obvious child, Escort y Man on the chair.

El primer cortometraje, dirigido por el gallego Xacio Baño quiere retratar a sus abuelos en video para cuando ya no estén. A partir de esto, nos muestra la rutina de sus abuelos: dando de comer a las vacas, yendo al bosque… Durante todo el film. No tiene nada más. Es una bonita pretensión eso de retratar a tus seres queridos para la posteridad, pero es mejor guardarlo como una película casera y no exponerlo como corto, ya que no tiene nada fílmico (aparte de las risas de los espectadores al ver el intento de actuar de la abuela). El segundo, Picture Particles, es básicamente lo que el título indica, trozos de películas diferentes. Con un montaje vertiginoso nos muestra pedazos de negativos y película. Una experiencia visual alucinógena (que recuerda a cierta escena de Enter the void), pero que no nos cuenta nada y se queda en eso.

A Deusa Blanca narra un hecho real, el artista brasileño Flávio de Carvalho quiso rodar su primer largometraje en la selva, basándose en un secuestro verdadero de una mujer en una tribu. Este cortometraje documental con imágenes de archivo explica porqué este largometraje nunca llegó a realizarse. Con 30 minutos de duración, la experiencia se acaba haciendo aburrida y sin interés. La forma de narración es usando una voz en off constante por encima de las imágenes de archivo, y la voz acaba por taladrar la cabeza al espectador. The Obvious Child es un cortometraje de animación dirigido por Stephen Irwin. Una historia gamberra, alocada y sin ningún sentido, pero que en algún momento te saca una carcajada. Hay que verlo para contemplar esta bizarra historia, tediosa la mayoría del tiempo, pero a veces graciosa.

Escort es sin duda el mejor de la selección de la jornada. Un corto-documental holandés que nos muestra la crudeza de la realidad. Guido Hendrikx nos muestra la instrucción que reciben los jóvenes candidatos para ser guardias fronterizos que escoltan a las personas que se ven obligadas a volver a su país. Secuencias que sacan a relucir los (escasos) valores humanos que tienen estos escoltas a la hora de “facilitar” el regreso de estas personas a su patria, según ellos “con respeto y humanidad”. Imágenes que ponen de manifiesto una hipocresía muy evidente entre lo que se muestra de cara al público y lo que se hace realmente. Un duro golpe a la autoridad. Y por último, nos topamos con el corto de animación Man on the chair. En resumidas cuentas, es un tipo que no puede levantarse de la silla, se pone a pensar si su salón existe o es imaginario, y finalmente, si él existe. Muchas de las imágenes que muestran carecen de explicación lógica o interpretable (llenan al hombre de agua sin venir nada a cuento por ejemplo). Su mensaje parece extraído de la filosofía de René Descartes y sus dudas sobre si el espacio existe, la imaginación y el yo existente.