Alice+Rohrwacher+Jury+Opera+Prima+Seconda+GxziqNUrr2Jl

A primera hora de la penúltima jornada del Festival de Cine Europeo de Sevilla, pudimos disfrutar de La meraviglie, película que viene avalada por el Gran premio del jurado de la pasada edición del Festival de Cannes. Unas horas más tarde, La Cabecita pudo entrevistar a su directora y guionista, la italiana Alice Rohrwacher.

En primer lugar quería felicitarla por la película, que me ha parecido preciosa, y darle la enhorabuena por su premio en el pasado festival de Cannes.

Gracias, gracias.

Teniendo en cuenta que dirige y escribe el guión de la película, ¿llega a ser autobiográfica la historia que cuenta?

Me han hecho esa pregunta tantas veces que ya no sé qué hacer (risas). Nada de lo que ocurre en la película es autobiográfico, no es algo que haya vivido, pero conozco muy bien a los personajes.

¿Quizás el tema de la apicultura, central de la historia, le toca de cerca por alguna razón?

Sí, mi padre era apicultor. Pero es como si yo fuera la hija de un abogado e hiciese una película sobre un proceso, aunque no necesariamente un proceso que mi padre hubiese hecho.

¿Qué la llevó a querer contar la historia de esta familia de apicultores tan arraigada a su tierra y alejada de la civilización?

Cuando yo era pequeña, me gustaba entrar en casas abandonadas y hacer una “arqueología del pasado próximo”. Me gustaba encontrar objetos, como una botella de plástico, e imaginarme a través de esa casa y de esos objetos la vida de la gente que había vivido ahí. Mi deseo era contar la historia de una cortina, que es la cortina de la habitación de las niñas en la película, que es un objeto real que encontramos en una casa abandonada.

La película tiene algunas escenas impresionantes, y muchas de ellas tienen a las abejas como protagonistas. Respecto al rodaje, ¿se rodó con abejas de verdad, o se utilizaron efectos especiales?

No hubo efectos especiales, eran abejas reales.

¿Hubo alguna complicación en el rodaje relacionado con ese tema?

Había complicaciones como en cualquier otro rodaje. Obviamente había animales, niños, insectos… Pero al final no había tantas complicaciones naturales como legales, porque es imposible encontrar un seguro para una película en la que vayas a utilizar abejas. Tuvimos que separar las escenas, y las escenas con las abejas las rodamos con un equipo de documental, en un solo día.

A la hora de tratar una historia tan naturalista como esta, ¿tuvo en mente alguna película o autor en mente como referencia o inspiración?

No. Creo que las películas que me gustan me gustan tanto que nunca pensaría en poderme acercar a ellas. Nunca querría hacer nada parecido a eso, porque le tengo demasiado respeto.

Es una directora joven, que con sólo dos películas ya ha conseguido ganar un importante premio en Cannes, ¿siempre has tenido claro que querías dedicarte al cine?

No, realmente es algo que ha llegado a mi bastante tarde, no había cine allí donde crecí. Tanto mi hermana como yo empezamos a acercarnos al cine bastante tarde, durante la universidad.

Ya se lo pregunté antes un poco tangencialmente, y me gustaría traer de nuevo la pregunta a colación de forma más directa, ¿cuáles son sus influencias más importantes a la hora de imaginar su cine?

Es muy difícil hablar de influencias con nombres propios. Podría citar a Goddard, a Spielberg con E.T., pero me parece un poco banal hablar de algo así. Si tuviera realmente que elegir alguna influencia, me quedaría con el trabajo de Rossellini, pero sólo con su trabajo y no con una película en concreto. Creo que cuando una influencia es de verdad, suele ser inconsciente.

Cambiando un poco de tema, aquí en España es difícil encontrar financiación en el mundo del cine, especialmente para aquellos que están empezando, ¿ocurre lo mismo en Italia?

Sí (risas).

Relacionado con esto último, ¿qué consejo le darías a todos esos jóvenes que están empezando en el cine, teniendo en cuenta esas dificultades económicas?

Haz buenas películas. Los problemas son relativos, y a veces pueden ser un vicio, una protección, un lujo. Si yo tengo un problema y me descargo de el, es como si me liberase de una responsabilidad, cuando en realidad los problemas pueden ser como una aventura para aprender cómo hacer las cosas de otras formas.

Para ir terminando, ¿tiene alguna idea o proyecto en marcha para una siguiente película?

Sí, sí. Tengo cinco proyectos, de los cuales ya he hecho dos. Por ahora me quedan tres por delante.

Una última pregunta a modo anecdótico sobre un detalle de la película, ¿por qué elige colocar un camello en esa historia?

Porque representa simbólicamente el perfecto amor de un padre hacia su hija.

Muchas gracias por su tiempo y mucha suerte con los próximos proyectos.

Igualmente, un placer.