ES-PUB IMG 8054 ACLTO

Cuando el año pasado se estrenó La isla mínima, miles de voces vociferaron sobre ella diciendo que era una obra que llegaba al rebufo de la serie de Nic Pizzolato True Detective. Aunque ambas tenían claras similitudes, estaba también claro que el rodaje de la película había sucedido antes del estreno de la serie, por lo que verter estas críticas era algo bastante injustificado. Esta coincidencia de fechas es algo de lo que también puede palidecer la estupenda Anacleto: Agente secreto, una película que parece llegar al rebufo de Kingsman: Servicio secreto, algo completamente imposible si tenemos en cuenta que la película de Matthew Vaughn se estrenó el pasado mes de febrero. Aunque esta vez, quizá esto no sea del todo justo, porque entre el amasijo de referencias, guiños y licencias que se toma Javier Ruíz Caldera, puede que la novela gráfica escrita por Mark Millar si fuese uno de los muchos puntos de partida a partir de la cual empezó a trazarse esta adaptación del cómic de Manuel Vázquez Gallego, una adaptación que al igual que ocurriese con la divertida Zipi y Zape y el club de la canica, sabe alejarse lo suficiente de las hojas del tebeo español, para dar una reformulación nueva y divertida.

Al igual que ocurre con Juan Antonio Bayona, Javier Ruíz Caldera es un cineasta completamente atípico en el panorama español. Son cineastas que pertenecen a una generación que ha crecido a través del cine de los ochenta, que han entendido que sus referencias no tenían porque ser otros cineastas españoles, y no han tenido miedo en entender que su narrativa puede ser similar a la de Steven Spielberg o John Hughes. Desde su debut, Ruíz Caldera ha mantenido estas constantes muy claras, el ritmo de sus películas o la construcción de sus personajes ayudándose siempre de los arquetipos más convencionales se ha acercado sin ningún tipo de remilgos al cine que producía Hollywood. Era algo ya presente en la fallida Spanish Movie, que pese a todo, es mejor que la totalidad de las spoof movies que se vienen produciendo en los últimos años en territorio americano. Esto lo fue puliendo en sus dos siguientes filmes, las estupendas Promoción fantasma y Tres bodas de más. Dos películas tan americanas, que incluso eran de dos géneros tan genuinamente yanquis como las teen movies y las romcom.

ES-PUB IMG 5979 ACLTO

La presencia de estos dos trabajos en la carrera de Ruíz Caldera resulta vital a la hora de intentar que es exactamente Anacleto: Agente secreto. Porque aquí, una vez más, Caldera se acerca a lo que él mejor conoce, ese cine de los 80. Las referencias son tan claras, que el propio director no trata de ocultar su evidente herencia a base de evidentes guiños a sagas como Arma letal o Jungla de cristal. Sin embargo, el hecho de que la película sea, sobre todo, una adaptación de un tebeo puramente cañí, hace también que esta vez su realizador tenga que jugar con un híbrido completo. Y es aquí indudablemente donde la película gana la partida.

Nacida en plena fiebre del cine de espías, Anacleto: Agente Secreto, era una especie de James Bond a la española, aunque su tono cómico acercaba al personaje más al Maxxwell Smart de Superagente 86, personaje que el propio Vázquez acabó reconociendo que se convertiría en una de sus mayores influencias. Caldera ha sabido traer a la luz estas dos referencias primigenias, haciendo a ambas partícipes de la historia, y dejando un legado con ella que también se puede entender la transición que el cómic fue viviendo al pasar de apoyarse en James Bond a hacerlo en Superagente 86. La película empieza con un Imanol Arias (que se encuentra inconmensurable derrochando carisma y descubriéndose como una inusual estrella de acción) vagando por el desierto diciendo que ya está muy mayor para realizar ese trabajo, es aquí, nada más empezar, cuando vemos que la película no va a escatimar en referenciar todo lo que pueda, ya sea al cómic con esa representación del tan habitual desierto de Gobi, o a la mítica “too old for this shit” de Danny Glover en Arma Letal. Pronto descubrimos que Anacleto, pese a sentirse mayor, es un agente estupendo y dotado de unas habilidades para el combate inigualables, algo que nos puede remitir al personaje de Colin Firth en Kingsman: Servicio secreto. Cuando el Malvado Vázquez escape, le amenazará con poner en peligro a su hijo, con el que lleva tiempo sin hablar. Este hijo es Quim Gutiérrez, un tipo bastante vago al que acaba de dejar su novia por ese mismo motivo, pero que cuando sea atacado descubrirá que tiene unas dotes inusuales para la batalla, casi del mismo modo que nos encontrábamos con los flashs de Chuck en la serie de televisión. Para proteger la vida de su hijo, Anacleto le tendrá que revelar cuál es su verdadera identidad y ambos tratarán de plantar cara al Malvado Vázquez.

ES-PUB IMG 4442 ACLTO

Como decíamos anteriormente, para dar pie a esta película, Ruíz Caldera ha tenido que conseguir dar en la tecla para que nada se tambalee. Indudablemente Anacleto: Agente secreto es una película genuinamente comercial, heredera del cine de acción de los años 80, que cae y recae una y otra vez en todos los clichés del género. Esto en absoluto es negativo, porque Caldera sabe apoyar la narración en ellos, ayudando a que el espectador se encuentre familiarizado con lo que encuentra en pantalla. Pero por otro lado, tiene a la vez la labor de mezclarlos con personajes genuinamente castizos, incluso sabiendo buscar las referencias en otros tebeos, pues ese Jefe al que da vida Emilio Gutiérrez Caba no es más que una mezcla perfecta en el propio Jefe que escribió Vázquez y el Súper de Francisco Ibáñez en Mortadelo y Filemón.

Con todo esto, el híbrido funciona a la perfección, y nos encontramos ante una película frenética, que tiene un dinamismo que permite que el espectador se sumerja en la acción desde un principio en el que no paran de pasar cosas con un ritmo estupendo. Lo mismo ocurre con una comedia omnipresente, y que acaba siendo el verdadero motor de la película, una comedia que aparece construida desde los personajes, que se permite gags tan brillantes como el flashblack del entrenamiento secreto al ritmo de El imperio contraataca de Los Nikis (de nuevo, la fusión perfecta con un guiño cañí, en una escena puramente típica del cine hollywoodiense), y que acaba presente en todas y cada una de las escenas de acción de la película. Cuando a uno le preguntan qué tipo de cine le gusta ver, pocas veces conoce la respuesta concreta, pero sus referencias en una industria dominada puramente por el cine americano se encuentran siempre en las grandes obras comerciales de los grandes estudios. La mayor virtud de este Anacleto: Agente secreto, es la de ser una película tan fiel a ese cine como los espectadores esperan ver y, sin embargo, tener un alma puramente española, de ese universo patrio tan propio como es el tebeo español. Estamos ante la que posiblemente sea una de las mejores pruebas de que en España se sabe hacer un cine comercial de altura, diseñado para el gusto del espectador, y sí, made in Spain.

4.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Anacleto: Agente secreto Director: Javier Ruiz Caldera Guion: Fernando Navarro, Pablo Alén, Breixo Corral Música: Javier Rodero Fotografía: Arnau Valls Colomer Reparto: Quim Gutiérrez, Imanol Arias, Berto Romero, Alexandra Jiménez, Carlos Areces, Rossy de Palma Distribuidora: Warner Fecha de estreno: 04/09/2015