B0Q8_v2IgAAg-ol

La segunda jornada del Festival de Series 2014 albergó uno de los eventos más esperados del mismo: El rey de las series. Un concurso que pretende demostrar quién es el auténtico sabelotodo de la ficción televisiva, alguien que, citando las palabras del presentador Iñaki Cano, sea capaz de decir “cuántas flechas lanza Arrow en la serie” o “cuántas personas mueren en Spartacus”. Ése es el objetivo de El rey de las series.

Con una sala prácticamente llena la competición daba comienzo. De entre los 50 clasificados que consiguieron pasar la primera criba en Internet, tenían que salir 16. En la primera prueba, algo así como El precio justo, los concursantes tenían que escribir en la pizarra una cifra que se acercara lo máximo posible a la respuesta correcta. No valía pasarse. La memoria y la vena matemática de los seriéfilos tenían que salir a la luz a la mayor brevedad posible. Tras preguntas como “Suma los años que cumple Walter White en el piloto de Breaking Bad menos las temporadas de One Tree Hill” o “Suma Los números de Lost y réstalos al número de episodios que sale George Clooney en Friends” los 16 clasificados subieron al escenario para continuar con el concurso, que cada vez iba subiendo su grado de dificultad.

Con un Iñaki desatado y buscando la carcajada del público en todo momento, afrontamos la segunda prueba de la tarde: un cara a cara que ponía a prueba la rapidez del concursante. En este caso los seriéfilos tenían que averiguar: 1) a qué serie pertenecía el fotograma que se proyectaría en la pantalla, 2) a qué serie pertenecía la banda sonora que se oiría en la sala y 3) cuál era el nombre del personaje cuyo fotograma también sería proyectado en la pantalla del cine. En cuanto los concursantes tuvieran la respuesta tendrían que dar a un pulsador que a punto estuvo de romperse en más de una ocasión debido al entusiasmo-nerviosismo de más de un concursante.

B0P1GTICQAAYoS-

En esta ronda fuimos testigos de cómo el antiguo Rey de las series, Nacho, quedaba destronado por ZGZ, quien poco después se coronaría como el nuevo Rey de las series. Y también fue en este punto del concurso cuando el público se convirtió en un concursante más ya que cuando ninguno de los dos contendientes a Rey de las series supiera la respuesta Iñaki elegiría a un espectador al azar que si respondía correctamente, se llevaba un regalito a casa.

Después de esta prueba llegaron las semifinales, en las que los cuatro mejores (o quizá los más afortunados) concursantes competirían entre sí para llegar a la final de El rey de las series. En la prueba de semifinales el clasificado tendría que elegir a dos personas de entre el público o de los concursantes eliminados para competir. En esta prueba cada concursante recibiría un cubo de cartón con palabras escritas en sus cuatro lados. El presentador les diría una frase representativa de una serie o algo relacionado con las mismas y los concursantes tendrían que ordenarse entre sí para formar la palabra correcta. Sólo hay una palabra que puede definir esta prueba: TENSIÓN. El empate entre el equipo de Juanma, que rescató al destronado Nacho, y el equipo de Juanjo en el último minuto puso la prueba al rojo vivo. Ambos equipos se enfrentaron de nuevo para el desempate, en el que se impuso el equipo de Juanma.

El ambientazo que había en la sala llegó a su punto álgido en esta prueba, donde el público sufrió lo indecible gritando al concursante qué cara de la caja era la correcta. Aunque los que allí estuvimos damos fe de que los propios competidores también sufrieron lo suyo para que sus compañeros pusieran de frente el lado bueno de la caja.

Ya teníamos a los dos contendientes que aspirarían a la corona de El rey de las series: ZGZ y Juanma. Pero antes de disputar la ansiada final tendría lugar la final de consolación entre el tercer y cuarto clasificado. Quizá ésta fue la prueba más divertida para el público ya que consistía en cantar, algo que se haga bien o mal, siempre divierte. Los dos concursantes tendrían que seguir la música cuando ésta parara. Esta prueba llevó a Mon al tercer peldaño del podio. Aunque lo mejor fue ver y oír al público cantando la canción de Marco con los brazos en alto. Impagable.

B0P48gdCAAAkB3w

En la final, ZGZ y Juanma tendrían que hacer frente a un rosco seriéfilo. Cada fallo contaba así que si no se sabían una debían decir “Cambia la serie”. Los palpables nervios de los competidores les jugaron una mala pasada aunque cada acierto de los mismos fue celebrado con aplausos. Finalmente ZGZ, quien tuvo dos aciertos más que Juanma, se alzó con la corona de El rey de las series. Y si el año pasado el premio era un traje original de la serie Juego de tronos, esta vez le ha tocado a algo menos seriéfilo: una fablet. Aunque los tres últimos concursantes se llevaron para casa una bolsa llena de regalos: series, libros, camisetas, figuras… Nada mal.

Fue, sin duda, una velada muy emocionante y divertida, conducida a la perfección por un gran Iñaki Cano y en la que los seriéfilos pudimos compartir nuestra pasión por un arte igual de bonito que el cine: la televisión.

Con El rey de las series dio comienzo nuestro segundo día en el Festival de Series pero también finalizó con él. Un día corto pero muy intenso que nos ha permitido descansar para afrontar la tercera y última jornada del festival, en la que nos esperan un taller de casting, Rick & Morty y el Birraseries.