joe-day2-523small

David Gordon Green, un director que en los últimos años se ha dedicado casi exclusivamente a la comedia (estas bastante olvidables, dicho sea de paso), decidió unir sus fuerzas junto a un actor que no ha hecho más que truños en el último lustro, Nicolas Cage. Y el resultado es como mínimo sorprendente.

Joe es un drama sureño en el que nuestro sufrido (¿Podía ser de otra forma?) Nicolas Cage lleva una vida bastante penosa y vacía, fundiéndose prácticamente con ese entorno maltratado y hostil del sur de los Estados Unidos, que parece tragarse lo bueno de cada persona que pasa por allí. Sin embargo, todo empieza a cambiar cuando aparece en escena un espabilado adolescente (Tye Sheridan) para pedir trabajo a Joe. Pero pronto descubrimos que ambos personajes tienen un pasado y un presente bastante turbios, lo cual complicará la existencia de los protagonistas.

Lo que más sorprende de esta película es que, por fin, Cage ha vuelto a tomarse en serio a si mismo, involucrándose en un papel a su medida y con un resultado más que notable, lo cual es más de lo que puedo decir desde que viese Adaptation (El ladrón de orquídeas) (Spike Jonze, 2002). También llama la atención la agilidad con la que se mueve Gordon Green entre los muchos géneros y tonos que toca la película, desde el drama sureño más sucio hasta el drama social en las condiciones de los trabajadores, además de una última media hora final que se desembaraza de todo lo anterior y abraza el más puro thriller.

Joe recuerda inevitablemente a la también reciente Mud (Jeff Nichols, 2012), y parte de culpa la tiene Tye Sheridan, que también protagonizó aquella joya junto a Matthew McConaughey en un entorno bastante similar. Es muy grande lo que llega a conseguir este chico cada vez que aparece, tiene una presencia en pantalla magnética e intimidante, que me recuerda a una especie de Tom Hardy adolescente. Sin duda, uno de los mejores actores jóvenes del panorama actual.

Joe, de David Gordon Green 2

No obstante, el film también tiene sus problemas. El que veo más importante es el relativo al ritmo de la historia, que en algunos momentos llega a hacerse algo pesado a causa de ciertas escenas que sobreexponen los problemas, características o pensamientos de los personajes, problema este que vengo advirtiendo en muchas películas últimamente que dan pie a pensar que al espectador medio ya no le valen sutilezas para comprender las cosas, pero bueno, ese es otro tema.

Por otro lado, creo que el drama sureño es un subgénero un poco limitado en cuanto al tipo de historias que contar, y por tanto tienes que hacerlo muy bien para llamar realmente la atención (véanse la ya citada Mud o True Detective como ejemplos). En este sentido, a pesar de sus logros, Joe es incapaz de superar una sensación de dejavú que planea durante casi todo el metraje, y que hace que te olvides de ella prácticamente después de verla. Además, creo que el conflicto que une a los protagonistas no tiene suficiente entidad dramática como para que alguien llegue realmente a conectar con ellos. En cuanto al clímax, a pesar de que está muy bien rodado, creo que está metido con calzador en la historia, hasta el punto de que llegas a pensar en lo improvisado que resulta. No es necesariamente un mal final, pero si que creo que desvía bastante la idea que el espectador tenía de lo que estaba viendo.

En resumidas cuentas, y siendo positivos, Joe es la celebración de la vuelta del mejor Nicolas Cage y la confirmación como la pequeña gran promesa que representa Tye Sheridan, los cuales elevan un irregular guión que disfrutará sin reserva todos aquel que, como yo, se declare amante del drama sureño.

Ficha técnica:

Título original: Joe Director: David Gordon Green Guión: Gary Hawkins Música: Jeff McIlwain Fotografía: Tim Orr Reparto: Nicolas Cage, Tye Sheridan, Ronie Gene Blevins, Gary Poulter, Adriene Mishler, Brian Mays, Aj Wilson McPhaul, Sue Rock, Heather Kafka, Brenda Isaacs Booth Distribuidora: Vértice Fecha de estreno: 19/09/2014