Después de la primera parte del especial dedicado a Nicolas Cage continuo con otra no menos intensa. Espero que al menos os entretengáis un poco leyendo esto. Lo dejamos en Corazón salvaje, así que partiremos del año 1992, cuando hizo su siguiente película (sin contar Zandalee porque es mejor olvidarla).

Luna de miel para tres fue la primera y única película que protagonizó en el ‘92, una comedia muy banal en la que estuvo acompañado por Sarah Jessica Parker. Aún me pregunto por qué no hizo ninguna más dicho año… Curiosidades sin respuesta. A partir de aquí (e incluyendo Luna de miel para tres) encaminó una serie de proyectos que fueron directos al pozo de los fracasos. Destacable Deadfall, para mí su peor película hasta aquel momento, aunque siendo su hermano el director del filme eran obvias dos cosas; la primera, Nicolas Cage sería el protagonista, y la segunda, que Nic se llevó el talento y Christopher Coppola lo buscó sin suerte.

292

En 1992 algunas cosas cambiaron. Por tercera vez en su carrera Cage se enfrentaba a un filme de este subgénero que le convertía prácticamente en un experto del mismo. Muchos fueron los que se dieron cuenta de que tenía talento en este ámbito y John Dahl fue uno de los que no dudo, por ello empezó a rodar Red Rock West, un thriller espectacular en el que no faltaban leyendas. La pude ver este año, precisamente ante la muerte de Dennis Hopper y disfruté aún más del filme por él. Magnífico guión para una espléndida película. Dan ganas de coger la primera carrera…

Encadenamos una serie del filmes notables pero no muy significativos en la carrera del actor americano. Te puede pasar a ti o el remake El sabor de la muerte le hicieron consolidarse aún más en la industria, todo ello hasta llegar a 1995. Su año mágico. El año del Oscar. El año de Leaving Las Vegas. Sin lugar a dudas su mejor película y con la que valdrá la pena cerrar la segunda parte de este especial dedicado a su carrera. Este filme hizo que viéramos al mejor Nicolas Cage de los últimos 15 años, teniendo como base una película en la que tiene cabida tanto el alcoholismo como la prostitución y, sobre todo, el amor ya tienes lo más importante: una brillante historia. Un inspirado Mike Figgis al mando de la dirección, el guión y la música, ejecutó Leaving Las Vegas rozando la perfección y con un Cage en estado de gracia, demostrando que ese era su territorio. Leaving Las Vegas logró resultados legendarios tanto para sus intérpretes como para el propio director: Cuatro nominaciones a los Oscars y cuatro a los Globos de Oro, consiguiendo Nicolas Cage ambas estatuillas, dos premios en San Sebastián, tres nominaciones a los BAFTA, y un NBR para Cage, además de ser la mejor película para el círculo de críticos de Nueva York. Una película directa, que muestra una realidad dura sin tapujos. Impresionante

Leaving8

De esta manera 1995 se convirtió en el año perfecto para un Nicolas Cage más ilusionado que nunca. Recordando este gran momento os abandono para volver con la próxima entrega.