Este viernes ha llegado a las carteleras Transformers: La era de la extinción, la cuarta entrega  de la chatarra estelar que está condenando la carrera de Michael Bay. Pero no, los autobots no han sido los primeros robots que han pasado por la historia del cine, estos personajillos siempre han sido populares y, tanto buenos como malos, han estado presentes en la historia del cine desde sus comienzos. Aquí, y en honor a Mr. Bay, esta semana dedico mi columna para hablar de mis diez  robots favoritos de la historia del cine en estricto orden cronológico, y no, no está el pesado de Bumblebee.

La falsa maría de Metrópolis (Fritz Lang, 1927)

Metropolis

Nos vamos primero a los comienzos del cine, y como no, a Alemania, cuna de algunos de los mayores genios de la historia del cine, allí, Fritz Lang, diseño una obra colorista (en estricto blanco y negro, y mudo, claro), un hito del cine cyberpunk. Sí, obviamente hablamos de Metrópolis, y de esa terrible falsa María, lider de rebelión y buscando crear el mal. Acojonaba de verdad, todo un icono, inolvidable.

Gort de Ultimátum a la tierra (Robert Wise, 1951)

Ultimatum a la tierra

Sumergidos en plena guerra fría, ¿quiénes eran los malos? Un extraterrestre llegaba a la tierra con una misión pacificadora y allí, los humanos, lo atrapaban y trataban de cortarle en rebanadas para ver que tenía por dentro, por suerte a este extraterrestre le acompañaba un robot llamado Gort que será el que se encargue de ponerle a salvo. Sin duda, una de las mejores obras de ciencia ficción de toda la historia, pero mucho más que eso, una película que fue clave para hacer que los años 50 fueran una década dorada para el cine de cifi.

C-3PO y R2-D2 de La guerra de las galaxias (George Lucas, 1977)

Star Wars

Ya hablé largo y tendido de La guerra de las galaxias hace poco y de todo lo que concernía a sus personajes, poco más podría añadir sobre esta divertida pareja llamada C-3P0 y R2-D2 que sin darse cuenta eran protagonistas de la historia, porque sabiamente Lucas les supo usar como recurso narrativo, un recurso narrativo afilado con dos robots que hacían una pareja perfecta, herederos del cine mundo, y que bien se entendían ambos. ¿Es posible elegir a uno de los dos como favorito?

T-800 de Terminator (James Cameron, 1984)

Terminator

Decían Ojete Calor: “Viene del futuro y es de metal blando, ya van dos que envía Skynet, ya te estás hartando”. Eso era Terminator básicamente, un robot muy chungo del futuro que iba a matar a la madre del líder de la resistencia. Y la primera molaba, pero James Cameron que es muy listo fue capaz de sacarse una secuela que todavía molaba más (obviemos todo lo que vino después). Y sí, yo lo siento, pero en la primera iba con Schwarzenegger, pero es que este señor no puede ser malo, y si es malo, también queremos que gane.

Johnny 5 de Cortocircuito (John Badham, 1986)

Cortocircuito

¿Si os dieran a elegir un poder cuál sería? Yo no tengo dudas, leer muy rápido, poder aprenderme un libro en apenas unos segundos, devorarlos sin parar. Y este era precisamente el poder del divertido Johnny 5 de Cortocircuito, y sólo por eso ya nos ganó. Todo un icono ochentero que hacen poco amenazaban con remakear. Por favor, ¡¡no!!

Robocop de Robocop (Paul Verhoeven, 1987)

Robocop

Y el que si fue víctima de un remake fue Robocop, su penosa versión del 2014 no hace justicia a la gamberra y pasadísima película de Paul Verhoeven, que otra cosa no, pero bestia era un rato. Y no sólo el Robocop, ese robot con forma de huevo con patas que se liaba a tiros a la mínima también nos volvía loco, pero nada que ver con Robocop… y obviemos la ruidosa versión de 2014.

El gigante de hierro de El gigante de hierro (Brad Bird, 1999)

El gigante de hierro

Antes de hacerse un nombre en Pixar, el nombre de Brad Bird empezó a sonar cuando adaptó el cuento de Ted Hughes llamado El gigante de hierro. Le salió una de las mejores obras de animación de los últimos años (¿la última con animación tradicional?) y en ella dió vida a un robot que se convertía en el mejor amigo de un niño marginado, y también en una amenaza para los habitantes del pueblo que le temían simplemente por no conocerle. Una hermosisima película que además también fue el mejor papel de Vin Diesel.

David de Inteligencia artificial (Steven Spielberg, 2001)

Inteligencia Artificial

Absolutamente incomprendida, considero a Inteligencia Artificial una de las mejores películas de Steven Spielberg, incluso, de no ser por su innecesario epílogo, me parecería la mejor película de su filmografía. Lo peor que le puede pasar a un robot es sentirse como un humano, querer amor y acabar siendo repudiado y vilipendiado por la sociedad. No sabemos muy bien que le ha pasado a Haley Joel Osment, que últimamente parece que le han dado demasiados donuts, pero aquí nos conmovió por completo.

Wall·e de Wall·e (Andrew Stanton, 2008)

Wall-e

Seguimos con robots conmovedores, y pocos los hay como Wall·e, ese pequeño robotito que quedó como único habitante de una tierra completamente desolada por la contiminación. Lo mejor de Wall·e era, como ocurría con David, su humanidad, aunque partía con la desventaja de no tener forma humana, poco importaba, porque además fue capaz de protagonizar una historia de amor tan atípica como bella. ¡Ay ese baile de Wall·e y Eva!

Max de Eva (Kike Maíllo, 2011)

Lluis Homar

Acabamos el repaso a los robots del cine con uno español, el Max al que dió vida Lluis Homar en Eva, el estupendo debut de Kike Maíllo. Un robot servicial como el que todos habríamos querido tener a casa, a medio camino entre el insportable robot al que daba vida Robin Williams en El hombre bicentenario y el de Michael Fassbender en Prometheus. Otro de esos robots que nos emocionó a todos, y no era el único de la película, pero eso mejor no lo contamos.