iniciales

En un mundo como en el que vivimos hoy en día en el que cada vez tenemos más estímulos, los principios son la clave, y si no logran enganchar, el espectador rápidamente pasará a otra cosa. Este importante factor no queremos que a nuestros lectores les ocurra, por eso en La Cabecita hemos hecho una selección de las quince mejores secuencias iniciales de la Historia del Cine. Las hemos puesto sin orden, para que cada uno haga el suyo y elija la que más les guste. 

Actualmente las escenas de apertura de una película es un elemento fundamental para enganchar al público y el director no quiere que mires hacia otra parte que no sea a la pantalla.

Por ello os presentamos las 15 mejores secuencias iniciales de la historia del cine, veamos si se corresponde con las que serían vuestras elecciones.

2001 (Una odisea en el espacio) – Stanley Kubrick (1968)

2001

Con la imagen de la alineación de la Tierra, la Luna y el Sol y bajo la inmortal música de Richard Strauss, Kubrick abre su obra maestra. Odiada por muchos debido a su ritmo lento, lo que es incuestionable es que esta apertura ha marcado un antes y un después y no sólo en el género de la ciencia ficción.

 

Reservoir Dogs – Quentin Tarantino (1992)

Reservoir Dogs

Tarantino hace una presentación de personajes con una interesante panorámica alrededor de la mesa de los gángsters. Estos tipos nos ofrecen una lectura “diferente” de una famosa canción de pop que todos hemos oído alguna vez y nos ha venido directamente a la cabeza esta famosa escena.

 

Uno de los nuestros – Martin Scorsese (1990)

Uno de los nuestros

Con los créditos iniciales de uno de los mejores diseñadores gráficos del cine, Saul Bass abre una de las películas por excelencia de Scorsese. La voz en off del personaje de Ray Liotta nos introducirá de una manera excepcional en su rápido ascenso en el mundo de los gángsters. 

 Up – Pete Docter & Bob Peterson (2009)

Up

Primera película del género de animación en abrir un festival de la envergadura de Cannes y ser también la primera cinta de animación en ser nominada a mejor película del año en los Oscars desde La bella y la bestia. En su secuencia inicial, conforme las escenas avanzan, podemos ver a unos adultos Carl y Ellie como transcurren sus vidas y su matrimonio. Posiblemente sea uno de los arranques más bonitos que se haya hecho en los últimos años en el cine. Cabe destacar también el aporte del compositor Michael Giacchino, ya que su música es una pieza fundamental a lo largo de la película.

 

Trainspotting – Danny Boyle (1996)

Trainspotting

Extraordinaria presentación y puesta en escena la que hizo el director británico Danny Boyle en el arranque de la película que le catapultaría a la fama. Con Iggy Pop de fondo, Renton corriendo por la Calle de los Príncipes de Edimburgo y la voz en off del personaje de Ewan McGregor diciéndonos que a diferencia de otros, el eligió su vida, la de vivir como un heroinómano, sabemos que vamos a ver una película diferente y nos va a mantener expectantes.

Tiburón – Steven Spielberg (1975)

Tiburon

Podríamos decir que a partir de esta película y sobretodo, después de ver la secuencia inicial de Tiburón, meterse en la playa no sería lo mismo. Spielberg nos dio uno de los mejores blockbuster veraniegos que se recuerde y nos metió mucho miedo en el cuerpo

L.A. Confidential – Curtis Hanson (1997)

LA Confidential

El comienzo de esta película que homenajea al mejor cine negro de los años 40 y 50 nos introduce, con la voz en off del personaje de Danny de Vito la situación en la que vive la ciudad de Los Ángeles en el que la calidad de vida y el lujo de ella se ve contrastada con el poder del poderoso gángster. Micky Cohen y la corrupción en el cuerpo de policía.

Estrenarse el mismo año y enfrentarse en los Oscars con la superproducción de James Cameron Titanic fue una pena ya que los premios no pudieron refrendar una indiscutible obra maestra del género.

 

Boogie Nights – Paul Thomas Anderson (1997)

Boogie Nights

Con el arranque de un portentoso plano secuencia homenajeando a la célebre escena del Copacabana de Uno de los Nuestros, Paul Thomas Anderson nos introduce en el negocio del porno a finales de los años 70 en el Valle de San Fernando, California. Un auténtico peliculón que solo por su secuencia inicial merecía estar en este listado.

 

La Naranja Mecánica – Stanley Kubrick (1971)

La naranja mecánica

Una de las miradas más irónicas del cine parte del arranque de esta película dirigida por Kubrick. A medida que se va abriendo el plano, la cámara nos presenta a Alex y sus compinches en el bar donde frecuentan ir por las noches antes de hacer “gamberradas”

 

El Cielo sobre Berlín – Wim Wenders (1987)

El cielo sobre Berlin

El director alemán hizo una declaración de amor a la humanidad y a la fotogénica ciudad de Berlín. Bajo un color sepia podemos ver como dos ángeles nos observan a través de unos maravillosos planos aéreos.

 

Manhattan – Woody Allen (1979)

Manhattan

Capítulo uno: Él adoraba la ciudad de Nueva York. La idolatraba fuera de toda proporción. No, digamos que la amaba fuera de toda proporción. Mejor. Para él, sin importar qué estación era, ésta aún era una ciudad que existía en blanco y negro, y que latía al son de las melodías de George Gershwin. No, comenzaré de nuevo.

Bellísimos planos de la ciudad de Nueva York de día y noche gracias al aporte del recientemente fallecido Gordon Willis, la música de George Gershwin interpretada por la Orquesta Filarmónica de Nueva York y la voz en off de Allen describiéndonos de varias formas su ciudad por excelencia.Así comienza uno de los mejores arranques de la historia del cine. No entendemos como al director neoyorkino no le guste esta obra maestra.

 

Sed de Mal – Orson Welles (1958)

Sed de mal

Welles volvió por la puerta grande a su país al filmar esta película después de ocho largos años fuera. Posiblemente sea uno de los planos secuencia más emblemáticos de la historia del cine y que haya sido homenajeado en varias ocasiones.

Con una calidad técnica deslumbrante, se tardó 15 días en poder llevarlo a cabo. La utilización de la grúa para seguir a un coche por la ciudad y luego quedarse con los personajes de Charlton Helston y Janet Leigh es magnífico. A destacar también el uso de la figuración y la música de Henry Mancini que acentúa la tensión de la secuencia

 

La Ventana Indiscreta – Alfred Hitchcock (1954)

La ventana indiscreta

El director británico nos presenta con muchísima maestría, como era habitual en él, una panorámica descriptiva sin necesitar ni una sola línea de diálogo y poniendo en situación al espectador para que tenga una buena cantidad de datos con todo tipo de personajes. Se nos presenta un patio interior de una serie de viviendas en Nueva York con el más minucioso detallista en las imágenes. ¡Magistral!

 

8 ½ – Federico Fellini (1963)

8 y medio

La apertura de 8 ½ es brillante, igual que la película en su conjunto. Con un acentuado simbolismo y un lenguaje visual impresionante es verdaderamente un triunfo que arranca con una secuencia onírica en un silencio total y absolutos a través de la mente torturada de un hombre.

 

Magnolia – Paul Thomas Anderson (1999)

Magnolia

Una simple cuestión de azar, o tal vez no. Paul Thomas Anderson hablaba en la introducción de Magnolia de los avatares del destino, de cómo éste era capaz de jugar a su completo antojo y hacer que las situaciones más extrañas apareciesen. Todo esto, fuera de la narración de la película, tenía mucho más que ver con el final de esta obra maestra y cerraba todas las preguntas que más tarde pudieran surgir, y en la humilde opinión de este narrador, esto no es simplemente una cuestión de azar.