john-ford-1024x789

Si el cine es el arte tan perfecto que es hoy en día, es en gran parte gracias a la magia de John Ford, ese hombre que como él dijo hacía westerns. Pero Ford es mucho más que eso, es el narrador más grande de todos los tiempos y posiblemente el Mejor director americano de toda la historia. Tal día como hoy, hace 41 años, John Ford nos dejaba, aunque su legado, cargado de obras maestras, perdurará para siempre. Aprovechamos esta fecha tan señalada para conocer diez cosas que a lo mejor no sabiaís sobre él.

Nombre completo: John Martin Feeney
Fecha de nacimiento: 1 de febrero de 1894 (Cape Elizabeth, Maine)
Fecha de fallecimiento: 31 de agosto de 1973 (Palm Desert, California)
Premios:

– 4 Óscars al Mejor director (El delator, Las uvas de la ira, Que verde era mi valle y El hombre tranquilo).

► La imagen de Ford con el parche es icónica, curiosamente, no empezó a llevarlo hasta tarde. Fue en el año 1953, antes del rodaje de Centauros del Desierto. Ford fue operado de cataratas y la operación salió bien, sin embargo, estaba tan irritado por los vendajes que le pusieron los médicos, que se los quitó antes de tiempo, como resultado de esto, su ojo derecho se volvió extremadamente sensible a la luz, y tuvo que llevar el parche durante el resto de su vida.

► Un joven aspirante a director fue en cierta ocasión a pedirle consejo a Ford. Éste señaló dos cuadros de paisajes que tenía en su oficina, uno tenía el horizonte en la parte superior de la imagen y el otro lo tenía al fondo, Ford le dijo, “Cuando sepas porque el horizonte está en la parte superior o en el fondo de un cuadro, entonces serás director” y le echó de su oficina. Aquel joven aspirante era Steven Spielberg.

► A Ford le sentó mal que John Wayne se negara a enlistarse en 1941. Cuando Ford rodó No eran imprescindibles, después de la Segunda Guerra Mundial, todo actor de la película era antiguo militar, incluyendo el propio Ford que fue oficial de la Marina y fotógrafo de guerra. Por supuesto, no hubo ningún papel para Wayne, algo que al actor le sentó como una bofetada.

► Se alistó en la reserva naval de los Estados en 1934, fue condecorado como Teniente comandante y estuvo activo hasta 1951, cuando se retiró con el grado de Contralmirante. En la Segunda Guerra Mundial trabajó en la oficina de Servicios estratégicos, predecesora de la CIA, y produjo una serie de documentales. Uno de sus mayores logros fue una película de una hora que había producido por órdenes de Eisenhower y que mostraba los campos de concentración liberados, esta pieza, titulada Nazi Concentration Camps, sirvió como evidencia en los juicios de Nuremberg.

► Debido a que sus buenos amigos John Wayne, James Stewary y War Bond eran repúblicanos conservadores, muchos asumieron que Ford también lo era. Pero esa afirmación estaba lejos de la realidad, ya que era un demócrata liberal. Sus Presidentes favoritos eran Abraham Lincoln, Franklin D. Roosevelt y John F. Kennedy. Ford una vez hablando con Victor McLaglen y John Wayne en un set de rodaje, les dijo: “Sabéis que habéis hecho vuestro dinero con Roosevelt, así que deberíais dejar de quejaros“. Wayne, que odiaba a Roosevelt, no dijo nada y cambió de tema. Respetaba a Ford, así que pocas veces discutieron sobre política.

► En una entrevista para Cahiers du Cinema, un joven Jean-Luc Gordard le preguntó “¿Qué fue lo que le trajo a Hollywood?” a lo que Ford contestó: “Un tren“.

► Ford solía contratar a nativos americanos para sus películas, al contrario de lo que hacían la mayoría de los estudios de Hollywood. También los usaba como asesores técnicos. En el rodaje de Fort Apache, contrató a un doctor llamado Old Fat, cuyo trabajo era predecir el tiempo, las predicciones diarias eran tan acertadas, que Ford le puso en nómina y programa sus rodajes según lo que este indio les decía. Un día, Old Fat se equivocó y cuando Ford le pidió explicaciones el hombre le contestó: “La radio se ha roto.

► En plena caza de brujas, se convocó una reunión de emergencia del Sindicato de directores. DeMille encabezaba una lista a favor de que los directores firmaran sus votos de lealtad a Estados Unidos y que despidiesen a los que habían asistidos a mítines del partido comunista. Ford estuvo cuatro horas callado, lo que incitó a las sospechas de traición por parte de ambos bandos. Cuando finalmente le tocó hablar, se levantó y dijo: “Me llamo John Ford. Hago westerns. No creo que haya nadie en esta habitación que conozca mejor lo que quiere el público estadounidense que Cecil B. DeMille. En ese sentido, lo admiro. Pero tú no me gustas, C.B. No me gusta eso que propones y no me gusta lo que has estado diciendo aquí esta noche.” Esto no solo hizo que la propuesta de DeMille se desestimara, si no que además se diera un voto de confianza a Joseph L, Mankiewicz que se oponía a la lista negra.

► Se ha especulado mucho con la tendencia política de John Ford. Decía que muchos de sus mejores amigos eran negros y judíos, y se oponía a la segregación. Sin embargo no le importaba usar la palabra “nigga” cuando quería insultar a alguien, e incluso abría las cartas que mandaba a sus amigos judíos poniendo: “Querido asesino de Cristo.

► John Ford es el único director que ha conseguido cuatro Oscars a la Mejor dirección, lo consiguió por El delator, Las uvas de la ira, Que verde era mi valle y El hombre tranquilo. Nadie ha conseguido igualar esa marca.