1138130 - SEX TAPE

Hace ahora veinte años que Cameron Diaz comenzó su carrera. Lo hizo en La máscara, apenas tenía 22 años, y se presentó como un atractivo sex-symbol que hacía las delicias de las muecas exageradas de Jim Carrey. Pero el gran momento de la carrera de Diaz llegó cuatro años después, nuevamente con sex-symbol, ella era el alma de aquella inspiradísima comedia de los hermanos Farrelly, una de las mejores de los años 90, titulada Algo pasa con Mary. En la que todos los que pasaban al lado de ella, acababan perdidamente rendidos a sus encantos. Y había algo en Diaz, y eso era sin duda alguna lo que engrandecía a Algo pasa con Mary, que hacía fácil creerse que esa mujer tan encantadora, picante e inocente (el inolvidable momento de la “gomina” ya forma parte de los anales de la comedia norteamericana), acabase prendiendo a todos los demás. Pero lo cierto es que Diaz nunca volvió a ser Mary, y no fue capaz de demostrar que tenía talento cuando lo intentó (Cómo ser John Malkovich o Gangs of New York), ni fue capaz de convertirse en la mega-estrella que buscaba ser en blockbusters de pésima calidad como Los ángeles de Charlie.

Es lógico que Diaz intentase volver a ser Mary, ese representativo sex-symbol, aunque ya entrada en años, no acabó de cuajar en comedias picantes como La cosa más dulce o Algo pasa en Las Vegas. El último intento fue con Bad Teacher, una película blandita, pero en la que Diaz aceptaba pasar su testigo de sex-symbol a MILF, y ése fue sin duda su principal acierto. Ahora la actriz parece anclada en volver a recuperar el éxito perdido, este año lo ha intentado con No hay dos sin tres, donde una vez más aceptaba el rol de madurita sexy que se veía eclipsada ante los encantos de Kate Upton. Pero no ha sido hasta Sex Tape cuando Diaz ha encontrado precisamente esa evolución que llevaba buscando desde que dejó a Mary atrás hace ya 16 años.

Sex Tape es una comedia romántica que no es realmente novedosa, los conflictos de una pareja que trata de buscar el tono picante, encerrados entre la monotonía del matrimonio y las ocupaciones producidas por el trabajo y los niños, pueden recordar incluso a las míticas comedias de Rock Hudson y Doris Day. Pero estamos en el siglo XXI, y aparte de que las películas pueden ser más gráficas y menos insinuantes, la tecnología forma parte de nuestras vidas. La solución que encontrará este matrimonio para devolver el picante a su vida será grabar un video porno con un iPad. Un video porno que sin quererlo acabará en las manos de todos sus amigos y conocidos, algo que embarcará a la pareja en una carrera para recuperar los dispositivos y evitar que el vídeo llegue a ser visto.

Cameron Diaz;Jason Segel

Sin duda, la gran baza de Sex Tape se encuentra en el rápido ritmo con el que está contada, es cierto que Jake Kasdan no es un realizador muy talentoso (y siendo justos, aunque bastante mejor, tampoco su padre lo fue nunca, aunque tenga un puñado de buenas pelis, porque si algo si era sin duda es un excelente guionista), pero sabe paliar esto con un fantástico don a la hora de contar la comedia. Aquí sin duda tiene mucho que ver las enseñanzas de Judd Apatow y es que al igual que varios directores de su generación, es incapaz de ocultar ese sello tan obvio que tiene desde que ambos comenzasen en la serie Freaks & Geeks. Aquí tenemos a un Kasdan inspirado, más cercano a la genial Orange County: Colgado, pringado y sin carrera que a Bad Teacher. Junto a ello, la excelente complicidad que tienen Jason Segel y Cameron Diaz consigue que la película discurra con total fluidez, entre chistes subidos de tono, que no siempre son tan inspirados, como divertidos los hacen sonar sus actores.

Pero indudablemente cuando la película gana enteros es cuando se vuelve más loca, y aquí es dónde hay que hacer especial hincapié al personaje al que interpreta Rob Lowe. Aunque el suyo es poco más que un cameo, el actor se apropia la película, con un personaje absolutamente pasado de rosca, políticamente incorrecto y completamente impredecible. Es sin duda toda la escena que tiene lugar en su casa la mejor de la película, y donde Sex Tape roza la gloria de la comedia, aunque por desgracia no se mantenga ahí. Mientras que asistimos anonadados a la actuación del personaje de Lowe, Segel se dedica a hacer lo que mejor sabe hacer, ser torpe, protagonizando una huida con un perro asesino que parece una actualización de lo más bestia del slapstick más clásico.

1138130 - SEX TAPE

Pero no es todo tan bueno en la película, y es que por desgracia no es ni la mitad de picante (o directamente cerda) que realmente pretende parecer querer ser. Porque el verle el pompis a Cameron Díaz y a Jason Segel e incluir continuamente la palabra “fuck” no la hace ser tan obscena como pretende. Es como un intento baldío de ser políticamente incorrecta y quedarse en poco más que un quinceañero maleducado. Pero aun así, es innegable que la película funciona a la perfección, es lo suficientemente divertida como para provocar una continua carcajada y su buen ritmo hace que sea como un tentempié, que aunque su resultado final no acabe por alimentar, se disfruta con gusto. Pero lo mejor de todo, es que parece que por fin Cameron Diaz ha encontrado la evolución lógica de su Mary, porque aunque no nos guste pensar que Mary acabó siendo una mujer incapaz de encontrar tiempo para practicar sexo con su marido, su personaje con Sex Tape es el más cercano a esa Mary que la actriz de raíces cubanas lleva tanto tiempo buscando.

Ficha técnica:

Título original: Sex Tape Director: Jake Kasdan Guión: Kate Angelo, Nicholas Stoller, Jason Segel Música: Michael Andrews Fotografía: Tim Suhrstedt Reparto: Cameron Diaz, Jason Segel, Rob Lowe, Jack Black, Rob Corddry, Ellie Kemper, Jolene Blalock, Randall Park, Timothy Brennen, Giselle Eisenberg, Nat Faxon Distribuidora: Sony Fecha de estreno: 25/07/2014