banshee 3

Ya hace unos años que el arquetipo de antihéroe se ha puesto de moda. Prácticamente nadie discute que Marvel, por ejemplo, tiene sus buques insignia en personajes como Wolverine o Deadpool o cómo la televisión ha encumbrado a personajes moralmente cuestionables como el Dr. House o Dexter. Nuevamente nos encontramos ante una situación parecida en Banshee y su personaje principal Lucas Hood, interesantemente interpretado por Antony Starr.

Pero vayamos por partes ¿De que trata Banshee? Banshee consta de dos temporadas de 10 episodios cada una y es emitida en la cadena estadounidense Cinemax. Detrás del proyecto nos encontramos como productor a Alan Ball, responsable de otras series míticas como True Blood o A dos metros bajo tierra.

Banshee cuenta la historia de un pueblecito de la América profunda, una pequeña ciudad que bajo la apariencia de pueblo más o menos perfecto esconde muchos secretos. Como ya pasó, por ejemplo, con Twin Peaks en Banshee nos encontramos con una multitud de personajes interesantes, cada uno de ellos con su propia historia, que permiten al espectador poder disfrutar de un sinfín de líneas arguméntales. Pero a diferencia de Twin Peaks, donde predominaba el tono fantástico y casi surrealista del maestro Lynch, aquí Alan Ball prefiere llevar la serie al lado más salvaje del cine de acción.

Es difícil recordar en televisión, casi diría imposible, peleas como las de Banshee, donde podemos llegar a encontrarnos cómo durante la totalidad de un episodio dos personajes luchan el uno con el otro mostrándonos una lucha sin cuartel que acabara en la muerte de uno de ellos ¡durante 50 minutos! Los que habéis visto el episodio en cuestión me replicareis que durante ese episodio suceden muchas más cosas, y es cierto, pero el perfecto montaje en paralelo del episodio te va trasladando de una parte de la historia a otra siempre con vueltas a la pelea mencionada, dándote la sensación de que la pelea siempre esta presente en los 50 minutos.

protagonista-serie-banshee

Mi efímera memoria solo recuerda algo así en la infravalorad Están vivos de John Carpenter, donde el gran Roddy Pipper se pasa casi 8 minutos en pantalla golpeando a su partener de escena para que se ponga unas gafas de sol. Pero esto no es más que un ejemplo del nivel de violencia de la serie, que ya prácticamente desde sus primeras escenas no esconde lo que vamos a ver, violencia y sexo por un tubo.

En lo argumental la serie nos explica la historia de Lucas Hood, un ladrón profesional que acaba de salir de prisión después de muchos años y que, al mismo tiempo, está huyendo de un mafioso ruso y buscando a su antigua compañera de fechorías y amante, Anastasia. Para darle más fuerza a lío además, Anastasia es la hija del mafioso en cuestión, conocido como el señor Rabbit, y se encuentra desparecida desde que Lucas fue arrestado.

Lucas gracias a la ayuda de otro antiguo socio, Job, encuentra a Anastasia en una pequeña ciudad, Banshee, y decide ir hasta allí para reencontrarse con su antiguo amor y de paso averiguar qué fue del botín de su último robo. Pero el destino le tiene preparado a Lucas un giro interesante en Banshee. Nada más llegar a la ciudad Lucas se ve involucrado en una pelea de bar con un resultado final curioso. Los participantes de dicha pelea acaban todos muertos menos Lucas, y uno de ellos es un desconocido que también acaba de llegar a la ciudad para ocupar el puesto vacante de Sheriff. Lucas decide hacerse pasar por el Sheriff y así poder moverse por la ciudad libremente para poder estar cerca de Anastasia.

Y hasta aquí os puedo contar porque todo lo que sigue a continuación es digno de ir descubriéndolo sin que ningún spoiler os lo destroce.

La serie se sustenta, como ya he mencionado antes, en una base de violencia y sexo como pocas veces veréis en televisión, y entre todos los personajes que forman el elenco de Banshee, Antony Starr, que interpreta a Lucas, brilla con luz propia.

En la serie me parece vislumbrar algunas referencias que si bien puede que sean fortuitas, creo que existen y el espectador puede reconocer. Recuerdo que nada más ver la primera temporada no dejaba de pensar a qué me recordaba todo aquellos y rápidamente apareció en mi cabeza una palabra, Preacher.

1375047012_1

Pero no me malinterpretéis, no es una adaptación del cómic ni mucho menos, pero es fácil ver el paralelismo con el personaje de Jesse y Lucas. Los dos son antihéroes, los dos están sacados de la América profunda, son unos macarras que acaban peleándose hasta con su sombra, son unos vividores y mujeriegos,… Pero no acaba ahí, el hecho de que uno de los villanos de la serie tenga una fabrica de carne y sea un enfermo, un psicópata sin remedio también aparece tanto en Banshee como en Preacher. Es evidente que el contenido fantástico de Preacher del comic de Garth Ennis, no se encuentra por ningún lado en Banshee, pero sí el tono de la historia, el marco general.

Si se puede poner algún “pero” a la serie, que cuesta de encontrar la verdad, es el hecho de que algunos secundarios aburren, alguna de las historias complementarias son de relleno, como por ejemplo las historias de la comunidad india que vive en Banshee, merman un poco a la serie.

El resto es tremendo, desde el guión hasta la puesta en escena. Es cine, no televisión. El cómo se profundiza en la historia de los personajes jugando tanto con las historias en el presente como con los flashbacks de sus pasados, o los actores prácticamente desconocidos que saben llevar sus personajes en esta gran historia coral… Nos encontramos nuevamente ante otra serie injustamente desconocida en nuestro país.

Os propongo que veáis la primera media hora de la serie, allí encontraréis la esencia de la propuesta de Banshee, si os gusta darle una oportunidad a Lucas y compañía, no os arrepentiréis y sino os gusta, cuidado no sea que Lucas os golpee en la cara hasta que cambiéis de opinión.