thedamnedunited_timothyspall_michaelsheen

Que el fútbol no es el deporte más cinematográfico que existe es una verdad imposible de refutar. El boxeo, el fútbol americano, las artes marciales… Todas estas destrezas deportivas han sido reflejadas en el cine con más tino que el deporte rey en Europa. Pero siempre existen excepciones (en forma de películas) que consiguen inmortalizar aspectos importantes de los deportes desatendidos por la gran pantalla. The Damned United es una de estas excepciones. Para muchos se trata de la mejor película sobre fútbol jamás realizada, y aunque habrá quien no esté de acuerdo con una afirmación tan categórica, es innegable que la película de Tom Hooper refleja con acierto y elegancia la parte más sórdida del mundo del fútbol.

The Damned United narra la polémica historia de los fatales 44 días de Brian Clough como entrenador del Leeds United, el equipo de fútbol campeón en ese momento. Gracias al anterior entrenador, Don Revie, rival de Brian, el club había vivido el período de más éxito de toda su historia, pero a costa de practicar un fútbol agresivo, poco vistoso y, por consiguiente, incompatible con el espíritu deportivo y brillante de Brian. En efecto, Clough había logrado, con la colaboración de su ayudante Peter Taylor, éxitos sorprendentes con equipos como el Hartlepool y el Derby County. Aceptar el trabajo del Leeds sin Taylor a su lado, con un vestuario formado con los chicos de Don, no parecía una tarea fácil.

El fútbol no es sólo furor o decepción, no consiste en ganar o perder, no son sólo 90 minutos en el terreno de juego. El fútbol es amistad y lealtad, pero también soledad, egoísmo, ambición… La primera gran película de Tom Hooper aborda todos estos temas desde el prisma del entrenador de fútbol, esa figura a la sombra encargada de velar porque el engranaje nunca deje de funcionar. Y para abordar todos esos sentimientos y emociones que forman parte intrínseca del fútbol, Hooper se ha servido de una historia real, la de Brian Clough, quien mantuvo una rivalidad histórica con Don Revie en los años 60 y 70. Y como siempre, Hooper adapta la historia con un estilo singular, técnicamente impecable y que a una servidora le resulta irresistible.

the_damned_united19

Cuando se trata de llevar a la gran pantalla una historia como la de The Damned United, de gran interés social, es inevitable no sentir curiosidad por ver quién se pondrá en la piel de quién. La película de Hooper tendrá aspectos a halagar y otros a criticar, pero de lo que no cabe duda es de que el elenco de actores y sus respectivas caracterizaciones son lo mejor que tiene. Michael Sheen en la piel de Brian Clough resulta totalmente creíble, su tono de voz y su sonrisa pícara aportan a la actuación un matiz no sólo idóneo sino cautivador. Timothy Spall como Peter Taylor encarna a la perfección esa figura protectora, quasipaterna, que representaba Taylor para Clough y nadie como Colm Meaney podría hacer mejor de Don Revie; su cambio de imagen es, sin duda, el más logrado de toda la cinta. Sólo estos aciertos de casting y caracterización, unidos a la belleza de los encuadres parcialmente vacíos de Hooper, hacen que el visionado de The Damned United ya merezca la pena.

La película de Hooper parte y evoluciona basándose en única idea: la venganza personal. A Brian Clough sólo le movía un motivo cuando tomó todas las decisiones que tomó a principios de los 70: vengarse de Don Revie, tomarse la revancha por la hipocresía y la egolatría que éste mostró cuando el Leeds United que entrenaba en el 68 se enfrentó al Derby County de Segunda Dvisión que Clough tenía bajo su mando. Y esa venganza, camuflada la mayor parte de la película por las victorias del equipo de Clough y por su particular manera de actuar (ante sus jugadores, ante el presidente del Derby County, ante la prensa…), es la que da pie a que The Damned United reflexione y haga reflexionar acerca del juego limpio, la justifica futbolística, el éxito y el ocaso.

Las declaraciones de Clough, arrogantes a ratos y polémicas siempre, le catapultaron a la fama (aunque sus logros futbolísticos contribuyeron en gran medida a ese reconocimiento internacional) pero también le ocasionaron infinidad de problemas con los ejecutivos de los clubs en los que trabajó. Y lo peor es que su actitud no sólo le afectó a él sino también a su fiel compañero de trabajo, Peter Taylor. Su relación está reflejada en The Damned United con gran acierto, el cariño que se profesaban se transmite a la perfección en cada llamada telefónica que Clough le hacía cuando se separaron, y sin duda su amistad es la que aporta más riqueza moral a la película. A través de ella descubrimos que el fútbol es un negocio despiadado, en el que tan pronto estás arriba como abajo, y en el que tienes pocas oportunidades y tiempo para demostrar lo bueno que eres. Pero es un deporte en el que, ante todo, nunca puedes estar solo. Siempre necesitas un compañero de viaje, alguien en quien apoyarte y a quien pedir consejo. Es un deporte en el que hay que luchar contra la ambición y que pone a prueba la lealtad a cada paso que das. Hooper consiguió reflejar todo esto a través de la relación entre dos hombres muy diferentes pero que se complementaban a la perfección. Y por esta razón la  secuencia final de The Damned United es, sin lugar a dudas, una de las más preciosas que podemos encontrar en la película.

the-damned-united-25-1

Don Revie y Brian Clough. Dos estilos de juego completamente diferentes. Uno prefería el juego duro pero se ganó, a base de títulos, el cariño de directiva y jugadores. Otro apelaba al juego bonito, apostando por jóvenes (y no tan jóvenes) promesas e implicándose en el juego de sus futbolistas (Clough llegó a jugar con la selección inglesa pero dijo adiós al fútbol cuando una lesión de ligamento cruzado anterior le llevó a retirarse a los 29 años). Clough, movido por una venganza de la que no podría salir nada bueno, se tuvo que enfrentar al rechazo de los jugadores del Leeds United, y aunque las cosas no salieron como él hubiera deseado, el destino le puso en su lugar, y terminó por dar la razón a todos aquellos que le consideraron y le consideran el mejor entrenador que ha habido jamás en el fútbol inglés.

The Damned United tendrá sus fallos pero transmite muy bien aquello que pretende. No es una película sobre partidos frenéticos o victorias en el último minuto, de hecho, apenas hay escenas de partidos en sí, pero no importa, porque la película de Hooper te muestra con temple y habilidad la parte más desconocida pero también más importante del mundo del fútbol.