weone_foto_galeria_3373full-NswBymAdRhP799dn

Después de innumerables versiones de Tarzán realizadas en la gran pantalla, el director alemán Reinhard Klooss nos trae una nueva versión animada del hombre de la selva. En esta nueva película, Tarzán viaja con sus padres a la selva africana en busca de un misterioso meteorito que cayó hace 70 millones de años y que está protegido por la selva. Los padres de Tarzán abandonan finalmente la búsqueda, y cuando están abandonando la selva, encuentran el meteorito caído en forma de una inmensa ciudad de piedra. El padre de Tarzán coge un trozo de Meteorito, que posee una fuerza energética superior a todas las de la tierra. Esto provoca una catástrofe (¿natural?) y el accidente de helicóptero, del cual solo Tarzán sobrevive.

Simultáneamente, una gorila pierde a su marido por un combate contra un macho dominante que se apodera de ella, y a su único hijo, que cae por un barranco jugando. La mona encuentra a Tarzán y lo adopta como si fuera su hijo. Tarzán crece convirtiéndose en un hombre mono, más simio que el resto de gorilas. En la adolescencia, descubre el helicóptero en el que sus padres se mataron, y el trozo de meteorito de su padre. También conoce a una chica llamada Jane, cuyo padre vive en la selva. Tarzán se enamorará de Jane aunque apenas puedan verse. En la siguiente escena Tarzán ya es adulto y es el más fuerte de la selva. Se reencuentra con Jane y se enamoran. Pero llega a la selva el actual propietario de la compañía que el padre de Tarzán poseía, en busca del meteorito como fuente de energía. Tarzán tendrá que luchar para defender a la selva.

weone_foto_galeria_2791full-eaoAkAN6HwhM3oP4

La película se divide en dos tramas o historias: la historia del meteorito, y la historia de amor entre Tarzán y Jane. La primera da inicio a la película, situándose en la época de los dinosaurios, cosa que impacta al espectador. Una vez finalizado este prólogo, la película salta directamente a la infancia de Tarzán. Lo que aporta este meteorito a la película es un desarrollo algo diferente al resto de películas sobre Tarzán, le da algo de actualidad al relacionarlo con el tema de fuentes de energía.

La otra historia relaciona el drama animal con el humano, la gorila que se queda viuda con Tarzán huérfano. La diferencia es que aquí Tarzán sabe su origen y quiénes fueron sus padres. Tarzán no crece como adulto, sino como niño grande, es decir, nunca llega a perder esa inocencia infantil; excepto en el contexto de supervivencia en el que se ve obligado a madurar.

La animación de la película es uno de los puntos más flojos. Parece un videojuego de mala calidad. Tarzán tiene la misma cara de adolescente que de adulto, no se aprecia ningún cambio. Es un niño grande sin barba ni pelo en el cuerpo, un metrosexual de la selva. Todos los personajes femeninos están caracterizados como barbies, se aleja totalmente siendo una animación irreal.

La dirección de la película se compone en planos consecutivos durante todo el film. Ni un solo plano dura más de 10 segundos, el espectador acaba saturado de tanto cambio. La banda sonora es de “lo mejor” que tiene la película, destacando la aportación de Coldplay y su canción Paradise.

weone_foto_galeria_2785full-BmbFupMOTeIUKkfh

Este Tarzán se sitúa en un mundo más animal (que no real) y menos infantil. Tarzán debe luchar por su supervivencia en más de un caso. Aún así, la historia es desastrosa. Hay unos saltos temporales enormes, un buen ejemplo es en el principio cuando se pasa de la época de los dinosaurios a la época de Tarzán sin pasos intermedios. Lo mismo sucede con las fases de crecimiento de Tarzán, se pasa de la niñez a la adolescencia, y de la adolescencia a la adultez sin elipsis o fundidos en negro. Esto hace que la narración sea demasiado rápida y al espectador no le dé tiempo a disfrutar aunque sea un poco del film. Esto se hace evidente en las reacciones de los personajes ante el drama: la gorila está triste por perder a su hijo, y tres segundos más tarde ve el accidente del helicóptero, encuentra a Tarzán y ¡abracadabra! adiós al drama. Todo lo que la película quiere transmitir es pretencioso.

El guión es otro de los puntos débiles de la película. Los padres de Tarzán se pasan un año buscando el meteorito, y cuando deciden abandonar su búsqueda, el piloto del helicóptero, sin mapas ni rutas les lleva milagrosamente al meteorito. Aparte, la cinta conserva rasgos típicos del Tarzán de otras películas: el característico grito de Tarzán y el “tú Jane, yo Tarzán”. También se añaden rasgos totalmente nuevos como la aportación del narrador en tercera persona para explicar la historia al público por encima.

En boca de un servidor, el final es el peor que se le puede dar a una película de este tipo. Concluye con una frase pretenciosa y pastelosa a partes iguales, que acaba con cualquier buena impresión que un espectador se pueda llevar del film. Es un proyecto enfocado a espectadores infantiles a los que aún no les ha crecido vello corporal.

 

Ficha técnica:

Título original: Tarzan Director: Reinhard Klooss Guión: Reinhard Klooss, Jessica Postigo, Yoni Brenner (Novela: Edgar Rice Burroughs) Música: David Newman Fotografía: Animation Reparto: Animation, Kellan Lutz, Spencer Locke Distribuidora: eOne Fecha de estreno: 13/06/2014