MIEL_-_1

Se ha dicho en incontables ocasiones que la vida es un largo camino cuya última parada es la muerte, al igual que se dice que la muerte puede llegar a ser un privilegio o un derecho del ser humano. Puede chocar que una película con un título tan dulce y delicado como puede ser Miel trate, básicamente, de la muerte, pero todo tiene su explicación. Miel es el seudónimo de Irene, una chica que tiene un trabajo bastante peculiar: proporciona la muerte a aquellos que la desean teniendo una enfermedad terminal. No obstante, su vida cambiará cuando se tope con el señor Grimaldi.

Miel es una película de amistad y muerte, en su faceta más bella y cruda a la vez. Valeria Golino toca sutilmente el escabroso tema de la eutanasia desde la perspectiva de una mujer que cree que realiza una labor necesaria para los que la contratan. ¿Es Miel una película que defienda la eutanasia o, en cambio, se muestra crítica ante tal actividad? Ni lo uno ni lo otro, Golino no quiere ser ni juez ni parte en un tema de semejante índole, si no que deja que cada espectador saque su propia conclusión sobre si la eutanasia es un crimen o un derecho. Habrá quienes vean tal actividad como una forma de sutil asesinato y otros que pensarán que elegir cuándo y cómo morir es un derecho. ¿Barbarie o derecho? Que cada uno saque sus propias conclusiones.

MIEL_-_9

El debut tras las cámaras de Valeria Golino en general es bastante acertado, como acertada es la dirección de la actriz y directora napolitana. Golino sabe llevar bien las riendas de la película con una dirección bastante buena para una debutante en la disciplina de la dirección. Miel es una película de gran carga emocional pese a ser fría como la propia Irene, interpretada hábilmente por Jasmine Trinca. Acompaña a la actriz romana un correcto Carlo Cecchi. El guión escrito a seis manos, dos de ellas pertenecientes a Valeria Golino, se basa en una novela de Mauro Covacich.

El punto de partida de Miel es muy bueno, nos avisa de que no vamos a ver una película de tantas. No todos los días tenemos la ocasión de ver un film que trate un tema tabú como es la eutanasia y menos aún haciéndolo el tema principal de la película. Durante casi todo su metraje Miel resulta convincente y talentosa, pero conforme va llegando el final se va desinflando poco a poco y no acaba de llenar por completo. Puede que sea por el efecto de que en cierto punto ya vemos el trabajo de Irene menos extravagante y horrible de lo que realmente es y, como consecuencia, la película se haga algo rutinaria y ya no sorprenda como en el inicio. Otro de los puntos más flojos de Miel es la elemental caracterización de un personaje clave como es Grimaldi. Da la sensación de que Golino no ahonda demasiado en el personaje y acaba siendo demasiado estándar, demasiado básico. Un mejor análisis de Grimaldi y un ahondamiento más profundo en su relación con Irene hubiera hecho mejor película a Miel.

MIEL_-_4

Lo mejor de la película, aparte de la buena dirección de Golino, probablemente sea el personaje de Irene. El personaje que interpreta Jasmine Trinca es una especie de superheroina urbana, un ángel exterminador que otorga el placer de una muerte dulce con veneno para perros a aquellos enfermos terminales que no tienen el valor de suicidarse y, sin embargo, desean la muerte a toda costa. Como todo héroe, Irene tiene su propio alias (Miel), es solitaria, tiene una vida paralela con la que oculta su verdadero ser, algo en su pasado que es un poco traumático y su propia némesis: la conciencia. Esa conciencia que aparece en su cabeza al conocer al señor Grimaldi, creándole una crisis acerca de su poder para quitar la vida a los más desdichados. No es Miel, naturalmente, una película de superhéroes, pero si analizamos fríamente el personaje de Irene podemos ver que su estructura es muy similar a la de los enmascarados salidos de los cómics de DC y Marvel.

En definitiva, Miel es una cinta bastante interesante de ver. Grande no es, desde luego, pero es una apuesta con la calidad suficiente como para ser considerada una película más que correcta. Valeria Golino con su ópera prima parece mandar un aviso: puede que la italiana llegue a ser una de las directoras europeas más a tener en cuenta si decide seguir dirigiendo. Parece que tantos años delante de la cámara han hecho mella en Golino, que con su primera película como directora ha demostrado tener muchas tablas en una disciplina tan complicada. Miel es una buena manera de presentar el potencial que puede alcanzar Golino en su faceta como directora, y como película en sí no está nada mal. 

3_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Miele Director: Valeria Golino Guión: Valeria Golino, Francesca Marciano, Valia Santella Fotografía: Gergely Pohárnok Reparto: Jasmine Trinca, Carlo Cecchi, Libero De Rienzo, Vinicio Marchioni, Barbara Ronchi, Roberto De Francesco Distribuidora: Goodfilms Fecha de estreno: 11/04/2014