weone_foto_galeria_2839full-W68LTfrYeVlLdl6C

El estreno el año pasado de La noche más oscura levantó verdaderas ampollas. La primera obra sobre el acontecimiento heroico más importante para EEUU en mucho tiempo, la caza de Osama Bin Landen, saltaba al cine, no para ser un vehículo de enorgullecimiento por tal hazaña, si no para convertirse en una de las críticas más brutales que se han vertido sobre los metidos de ejecución de las agencias internacionales americanas y las consecuencias psicológicas de la guerra sobre los soldados. Se oyeron voces de todos lados, tratando de alejar a la gente de la película, desde el pentágono se afirmaba que lo que la cinta de Kathryn Bigelow mostraba era mentira, incluso se lanzó contra ella una brutal campaña para evitar que ganase un Oscar, que de no ser por esto, es probable que hubiera terminando por ganar. No sentó nada bien la brutal crítica que Bigelow vertía, y parecía claro que Hollywood la tendría que responder bien pronto, que tendría que volver a engrandecer el espíritu de sus soldados y sus heroicas hazañas. Y es ahí precisamente donde nace El único superviviente, una película carente de identidad y que se siente como poco más que una respuesta a la cinta de Bigelow, como si con ella quisieran decir: “No sabemos si hemos hecho cosas tan graves, pero los soldados americanos son grandes personas que tienen que soportar el infierno que les hacen pasar los malvados talibanes. Aunque fuera verdad que ejecutásemos esas torturas ¿acaso no veis que lo merecen?”.

Lo cierto es que el proyecto estaba en la mente de Peter Berg desde hace tiempo, incluso se planteó realizarlo antes que la divertidísima Battleship, pero Universal le instó a demorarlo y centrarse primero en la parodia robótica. No es de extrañar que en estos momentos no haya encontrado problemas para financiarlo, pues su mensaje conciliador con el pueblo americano parecía necesario y obligatorio. La película está basada en las memorias de Marcus Luttrell, el único superviviente de una misión fallida en la que en medio de Afganistán cuatro marines se vieron cerrados por una emboscada por parte de los talibanes. Hay muchas películas basadas en hechos reales que optan claramente en contar primero el final, alimentando a la película de la fuerza del relato para saber cómo se llegó a ese final, rompiendo con ello la posibilidad de romper la intriga en caso de que el espectador conozca el final. Pero en El único superviviente un título ya con tendencia de “spoiler”, que además, se reafirma en los primeros compases de la película, es un completo error, y posiblemente la película hubiera conseguido ganar mucho más de dejar sobre ella cierta incógnita. Al mismo modo que lo hacía Capitán Phillips, de la que podías conocer o no su conclusión, pero la película sabía jugar con destreza sus cartas para mantener esa tensión.

Porque el saber la resolución de esta misión, resulta un completo problema cuando Berg decide dedicar más de la mitad de la cinta a las escenas de acción de la mima. Tras una presentación, extremadamente débil, que sirve para poco más que para mostrar al espectador que las personas que van a morir son grandes personas con una vida por hacer, con tan pocos prejuicios que incluso uno de ellos piensa en regalarle un caballo árabe a su amada como regalo de bodas. Nos encontramos de lleno en la misión. Todo se arruina, una vez más, porque son personas de gran humanidad, así cuando capturen a un viejo y dos niños que podrían comprometer la misión, tras unas leves discusiones sobre si deberían dejarles vivos, porque es la parte ética, aunque esto le comprometa. Dónde además se aprovecha para meter cierta crítica al comportamiento de la prensa, pues no serían capaces de entender que los matasen y se les criticaría por esto, aún siendo lo mejor para el pueblo americano y para la vida de los héroes. Ni siquiera los medios son capaces de entender la importancia y lo que tienen que pasar para poder sobrevivir en territorio enemigo. Tras la liberación de estos rehenes, el ataque es inmediato. Su humanidad, salvando a estos rehenes, les ha puesto en peligro.

weone_foto_galeria_2840full-49h2plFn5ddKjprI

Con más de una hora de acción, más allá de abominables y censurables mensajes, que parece cercanos a aquel anuncio largo de alistamiento que era Acto de valor, la película podría haberse salvado si al menos hubiera conseguido transmitir la parte frenética de la acción. Pero lejos de esto, Berg opta por una realización de guerrilla, siguiendo la acción cámara en mano, el problema es que el realizador no tiene ni de lejos la misma destreza de Paul Greengrass. Asistimos a una hora de acción en la que es imposible ver nada de lo que ocurre, no sabemos lo que está pasando, porque la cámara no hace más que moverse de un lado a otro sin permitirnos ver nada. Toda esta confusión es tan larga que al final acaba resultando aburrida. Sumado este aburrimiento al poco peso de la historia, y el conocimiento de antemano del resultado, nos encontramos con una película insulsa, y que carece de toda la emoción que podría haber tenido en primera instancia.

El único superviviente acaba resultando un completo desastre, una película descuidada, en la que parecen más haberse preocupado por responder a lo que Kathryn Bigelow contó, que a dar una forma mínimamente interesante. Es posible que las vivencias de Marcus Luttrell no tuvieran peso suficiente para una historia, o al menos para una historia en la que ni se profundiza en unos personajes que son poco más que caricaturas de héroes de guerra. Tan solo su reparto, lleno de estrellas de serie B, sin demasiado talento, pero con suficiente carisma, logran aguantar la película en su primera mitad, aunque pulule sobre la película la sensación de que en veinte años nos preguntaremos que habrá sido de la carrera de todos ellos. Cuando es el realizador el que toma el mando, todo acaba volviéndose desastroso, confuso y cansino. Un panfleto completamente desvergonzado, una película pro-bélica que tras todos los acontecimientos que hemos vivido durante los últimos años relativos a la invasión de Irak, acaba resultando incluso insultante para el espectador. La honestidad incomoda de Kathryn Bigelow, despojada de todo, para algo que a buen seguro, será muy del agrado de todos aquellos que clamaban contra ella. Una vergüenza, vamos.

1.5_estrellas

Ficha Técnica:

Título original: Lone Survivor Director: Peter Berg Guión: Peter Berg Música: Steve Jablonsky Fotografía: Tobias A. Schliessler Interpretes: Mark Wahlberg, Taylor Kitsch, Ben Foster, Emile Hirsch, Alexander Ludwig, Eric Bana, Jerry Ferrara, Scott Elrod, Yousuf Azami, Ali Suliman Distribuidora: eOne Spain Fecha de estreno: 01/01/2014