Gente en Sitios

En cierto de momento de Dispongo de barcos, los personajes huían. Huían en busca de un lugar utópico, dónde les aceptaran por quienes pretendían ser y no por quién realmente eran. Esa frase, tan demoledora, como la imagen de Antonio de la Torre, buscando desesperadamente alguien que fuera capaz de decirle quién era él, formaban un retrato minucioso y certero de una sociedad que vive sin conocerse a sí misma. Así, Juan Cavestany hablaba de un mundo en el que la gente no tiene tiempo de pararse a comunicarse, que simplemente se limita a aceptar el papel que le han asignado en la sociedad, y entiende que ser ellos mismos es algo que no está socialmente aprobado. Gente en sitios nace directamente de ese espíritu, en cierto momento de la película se dice que nos hemos hominizado, pero no humanizado. Estamos en un punto en el que hombre ha olvidado por completo lo que supone ser un ser humano, es simplemente un hombre que deambula, haciendo todo aquello que le han enseñado hacer. Y corre verdadero peligro cuando se le olvida, porque pierde el derecho a seguir viviendo, algo que el realizador muestra claramente de manera jocosa con esos seres que han olvidado cómo se anda, cómo se bebe o cómo se duerme. Funciones tan vitales para vivir como el pensamiento impuesto de cómo se debe actuar.

Gente en sitios recuerda inevitablemente a Tiovivo c.1950 de José Luis Garci, cómo hacía Garci, es como un pequeño cuadro pintado a pinceladas, pequeñas historias que conectan desde la emoción producida por cada uno de sus segmentos. Pero este relato caleidoscópico es muy distinto al de Garci, el autor madrileño miraba hacia aquella época que fue niño, con la mirada de un adulto con nostalgia, con verdadero amor a ese carrusel de emociones. Cavestany mira a la sociedad con verdadero desprecio, como si fuera incapaz de entender la actuación del ser humano y le quisiera echar en cara cada uno de sus actos. Así forma una película que se divide en pequeñas células, inteligentemente montadas, que van desde el puro surrealismo, al humor más absurdo salido del universo chanante o al drama desgarrador, siempre aprovechando la utilización de metáforas para señalar todo aquello de lo que quiere hablar. Pero midiendo a la perfección también en un trabajo minuciosamente montado, en qué punto se encuentra la película y sabiendo pasar de la risa a la emoción de manera inteligente, no dejando que todo parezca esparcido al azar.

Gente en Sitios2

Castevany es un explorador del ser humano, un hombre que es incapaz de entender su bajeza, y necesita desnudarlo y hacerle vulnerable para poder entenderle, y usa el humor como mecanismo de defensa para protegerse a sí mismo. Gente en sitios es una película rodada con una cámara casera durante más de siete meses, en la que como un aficionado, los fines de semanas se dedicaba a dar forma a todas esas imágenes que tenía en la cabeza. Pero como difusos pensamientos que se tratan de plasmar, nunca trata de pulirlos ni de estilizarlos, simplemente busca acercarse a sus actores (un increíble elenco que recorre a todo lo mejor del cine patrio), sonsacarle todo aquello que él necesita entender y grabarlos en la cámara, sólo, para poner un punto y seguido, y tratar de volver a exprimir todas sus ideas.

Y poco importa que sea la bandera de la plaza de Colón difuminada (maravillosa metáfora), una familia culpando a uno de sus miembros de no reconocer que es homosexual, sin escucharle cuando dice que no lo es, un camarero que jamás deja de escribir, o esos ladrones, que entran a una casa tan desordenada que en lugar de robar, se ponen a limpiar. Porque al fin y al cabo, todos sus personajes acaban hablando de lo mismo. Y es lo mismo que hacían esos personajes de Dispongo de barcos, cuando huían, o Antonio de la Torre que buscaba su identidad. Son todos el reflejo de una sociedad que no escucha más que a sí mismo, que no ve más allá de su frente, que no entiende cuál es su lugar. Castevany demuestra ser uno de los mejores y más cínicos examinadores de la conducta humana, y tiene una mirada triste y enfadada con el mundo en el que vive, que le lleva a plasmar todos sus miedos de forma absolutamente minimalista. Por supuesto, Gente en sitios no es una película diseñada para el gran público, pero es que ese gran público, que se mueve por distintos sitios, sin saber muy bien cuál es su lugar, es precisamente al que satiriza con desprecio el realizador.

4_estrellas

Ficha Técnica:

Título original: Gente en sitios Director: Juan Cavestany Guión: Juan Cavestany Fotografía: Juan Cavestany Interpretes: Maribel Verdú, Adriana Ugarte, Alberto San Juan, Antonio de la Torre, Santiago Segura, Coque Malla, Ernesto Alterio, Javier Gutiérrez, Carlos Areces, Irene Escolar, Julián Villagrán, Raúl Arévalo, Roberto Álamo, Eva Llorach, Eduard Fernández, Javier Botet, Tristán Ulloa, Diego Martín Distribuidora: Cameo Fecha de estreno: 20/12/2013