Hay que ver como le gusta a Quentin Tarantino hablar de sus futuros proyectos, tiene tantas ideas en la cabeza que al final es imposible llevarlas todas a cabo. El problema es que a Tarantino le gusta hablar demasiado de aquello que tiene en mente y de las películas que le gustaría hacer, que es inevitable que acabe dejando con mal sabor de boca a sus seguidores ilusionados con aquello que promete.

Durante mucho tiempo, Tarantino habló de realizar un spin-off con los hermanos Vega, una especie de precuela de Reservoir Dogs y Pulp Fiction, con John Travolta y Michael Madsen retomando a sus personajes. Pero el tiempo acabó venciendo, y los actores tenían ya difícil parecer más jóvenes que hace veinte años. Y finalmente Tarantino acabó diciendo que la película jamás vería la luz.

Tarantino

Ahora es el turno de olvidarnos de la archi-rumoreada tercera entrega de Kill Bill. Desde el momento que se estrenaron las dos primeras partes, se habló de que habría una tercera entrega, el propio Tarantino dijo en numerosas ocasiones que esa sería su próxima película, y hasta se rumoreó un argumento en el que la hija de Vernita Green, después de ver como La novia mataba a su madre delante de sus ojos, se dedicaba a entrenarse hasta crecer y buscar venganza.

Pues bien, ahora el propio Tarantino ha dicho que esta película jamás verá la luz, dice el realizador que piensa en muchos géneros que quiere hacer y que realmente, ya no piensa en Kill Bill, volumen 3. Pero no todo son malas noticias, porque a sus declaraciones de hace unos meses de que sólo tenía intención de hacer diez películas antes de retirarse, el realizador también ha reconocido, que sería bonito, pues es un número redondo, pero que no puede ponerse un número pues hay muchos géneros en los que les gustaría probar.

Veremos qué será lo próximo que realizará Quentin Tarantino, y si finalmente acaba por llevar a cabo esa película basada en los años de la ley seca y que tendría ambiente de cine negro, que protagonizaría Christoph Waltz. Una película, que además sería el cierre de su trilogía sobre la historia americana junto a Django Desencadenado y Malditos Bastardos. Pero con Tarantino ya se sabe, no podemos dar nada por hecho hasta que el rodaje no se ponga en marcha.