Lase Hallström, director de películas como ‘Chocolat’ , la magnífica ‘Las normas de las casa de la sidra’ o ‘La pesca del salmón en Yemen’ vuelve con ‘Hypnotisören’ a su país de origen. En Suecia ha querido recoger el testigo de la linea que se viene dando en los países nórdicos con el genero Thriller. Línea que algunos llaman como noir nórdico en la que se podría incluir a la aclamada ‘Headhunters’ del director noruego Morten Tyldum. Un estilo de trhiller pausado y de bella fotografía donde se le da más peso a las relaciones personales que a los entresijos de la intriga provocada por la trama. Se busca el cara a cara entre los diferentes personajes, como reaccionan ante las diferentes situaciones de amargura que se encuentran.

La trama gira entorno a un Hipnotista que ayuda a la policía en un caso de múltiple asesinato, su intromisión en la investigación acarrea que su propia familia se vea implicada en el proceso, con  el consecuente sufrimiento y desazón que crea el rapto de un familiar tuyo. Hallström se aleja así del género dramático y el romance que venía acumulando en USA con títulos como ‘Siempre a tu lado (Hachiko)’ , ‘Querido John’ o ‘Atando Cabos’ todas películas correctas que no destacan como si la hizo la de la sidra, con papelón incluido de Michael Caine.

La fuerza de ‘Hypnotisören’ reside en la capacidad de Lase por narrar la historia desde el intimismo, con una gran fotografía esboza más los sentimientos que subyacen a la trama que el propio conflicto que genera la parte de thriller. Aquí surge el gran fallo de la película, se deja demasiado de lado la intriga que debería tener todo thriller, no se recapacita de la necesidad de una tensión, todo ocurre como si no fuera con el espectador y esto acarrea que por mucho que nos emocione su forma de narrar los sentimientos de los protagonistas poco podemos empatizar con ellos si no sufrimos la tensión que produce su pérdida. Se resuelve todo muy rápido y de forma demasiado natural, como si de la subida de una trucha por el río se tratara, se ven los obstáculos, lo difícil de su subida y lo estéticamente bello que resulta, pero no deja de ser un acontecimiento rutinario que necesita de un mejor montaje y guión para llegar a emocionar, hablando ya de la película en si.

Las actuaciones son buenas sobre todo la de él,  Mikael Presbrandt al que vimos en la magnífica ‘Haeven’. Realiza una buena actuación, de semblante serio pero de gran peso emocional, la manera de Lase de mostrar los hechos ayuda a que este y los demás actores no desentonen. Lase busca la intimidad, narrar las diferentes secuencias sin grandes alardes de presupuesto ni escenarios, un par de casa y muy buenas tomas de exteriores le sirven para mostrar toda la potencia de la historia.

El film entretiene más que intriga, se convierte en un visionado de un ejercicio de estilo que no llega a cuajar al final, pero que se agradece en su recorrido. Este estilo ya se ve en otras cintas del director y esto nos podría llevar a pensar que se ha traido el estilo impuesto en USA a su tierra natal. Allí es seguro que le impongan actores y guiones, pero su estilo técnico y el de su equipo es suyo y eso quiere plasmar en la cinta sueca. Su manera de filmar es muy diferente de cualquier otra, tiene estilo y lo demuestra, su fotografía es una de las más cuidadas del cine nórdico y se equipara para mi a la fantástica ‘The Hunt’, que aunque son diferentes, se parecen en que ambas tienen su sello propio y eso se agradece.

En general una película sólida, de la que destacan la fotografía y Presbrandt y a la que le falta más ritmo, más punch para convertirse en un referente en el género, quiere ser diferente, pero en la diferencia se atisba sus pecados y estos dejan indiferente al espectador.

Título original: Hypnotisören (The Hipnotist) Director: Lase Hallström Guión: Paolo Vacirca Música: Oscar Folgeström Interpretes: Tobias Zilliacus, Mikael Presbrandt, Lena Olin, Helena af Sandeberg, Jonatan Bökman, Oscar Pettersson, Eva Melander, Anna Azcarate Distribuidora: eOne Spain Fecha de Estreno: 12/07/2013