Es fácil que una comedia en cuyo título tiene la palabra boda y en su reparto tiene a Katherine Heigl eché para atrás a cualquiera con un poco de sentido de común. El caso es que La Gran Boda no es en absoluto la película horrible que parece ser. Justin Zackham creador de la serie El Declive de Patrick Leary y guionista de la agradable comedia de Rob Reiner, Ahora o Nunca, mezcla y revuelve en una comedia que no sabe muy bien a dónde pertenece. Porque pese a tener un sentido del humor bastante escatológico, muy acorde con lo que viene buscando hoy el público en el cine, es difícil no ver en ella los toques de la clásica screwball norteamericana y también un toque de comedia francesa muy alejado a lo que suele realizar Hollywood. Y el resultado es sorprendentemente convincente, no estamos asistiendo a una gran película, pero si a un producto de lo más agradable y divertido, que funciona con soltura y que resulta ideal para visionar en una tarde de verano sin mayores pretensiones que pasar un buen rato con una película que además tiene el aliciente de ser mucho más corta de lo que Hollywood suele producir a día de hoy.

La Gran Boda es la que planean celebrar para el enlace entre Alejandro (Ben Barnes), el hijo adoptado de Robert de Niro y Diane Keaton, aunque el primero ahora está casado con Susan Sarandon que era la mejor amiga de Keaton, y Missy (Amanda Seyfried). El problema es que los padres de ella, bastante racistas, no están muy felices con que su hija se case con un latino. Además las cosas se complicaran con la llegada de la madre biológica de Alejandro, una mujer muy católica y a la que su hijo no ha comunicado el divorcio de sus padres adoptivos por miedo a la desaprobación, por lo que no les quedará otra que fingir que aún siguen casados. También estarán en la boda sus dos hermanos, un enfermero (Tobe Hooper) que a los 29 años sigue siendo virgen esperando al amor, pero que ya se ha cansado de esperar y una abogada (Katherine Heigl) que está atravesando por problemas en su matrimonio.

No es que la trama principal de la película de para mucho, pero Zackham sabe organizar bien todo el lío y el despropósito que se va produciendo, para que esté vaya in crescendo acabando en un maravilloso intercambio de confesiones prácticamente en público. Y funciona, porque acaba resultando terriblemente divertido, aunque nunca llegue a sorprender. Además sabe apoyar bien en todas las tramas secundarias, que aunque no pasan de ser simplemente interesantes, dan el juego suficiente como para que la película nunca decaiga y siempre mantenga un buen ritmo. La película proporciona suficientes carcajadas como para disfrutar durante su visionado, aunque realmente, ninguna sea especialmente brillante como para recordarla. Pero el punto que hace crecer a la película y su realizador lo sabe, es la destreza de sus tres protagonistas, Keaton, Sarandon y De Niro, no sólo están bien, si no que además se complementan a la perfección y tienen la libertad suficiente para hacer que la película acabe siendo un juego entre los tres.

La Gran Boda es una comedia agradable y divertida que funciona a la perfección. Su mezcla resulta interesante e incluso inteligente, aunque el resultado final no lo sea tanto. Una de esas tantas comedias perfectamente olvidables, pero que desde luego proporcionan un fantástico rato mientras se están viendo.

Título Original: The Big Wedding Director: Justin Zackham Guión: Justin Zackham Música: Nathan Barr Fotografía: Jonathan Brown Interpretes: Robert De Niro, Susan Sarandon, Diane Keaton, Katherine Heigl, Amanda Seyfried, Robin Williams, Ben Barnes, Topher Grace, Christine Ebersole, David Rasche, Ana Aydra Distribuidora: eOne Fecha de Estreno: 01/05/2013