489922-oceans12_04 

Clooney y compañía consiguieron lo imposible. En 1960 Lewis Milestone reunió a unas cuantas estrellas de la época, a grandísimos actores como Frank Sinitra, Dean Martin o Sammy Davis Jr. y creó la primera cuadrilla de los once. Pero en un brillante remake Steven Soderbergh le superó y lo hizo con un filme perfecto, con un reparto inimaginable y una historia contada de manera sublime.

Nadie habría imaginado que una historia sobre un robo a uno de los mayores casinos de EE.UU pudiese dar tanto espectáculo. Contada para mentes complicadas pero que puede disfrutar cualquier aficionado a este arte, Ocean’s 11 te convierte en el ladrón número 12 y con una elegancia sobrenatural te lleva de paseo entre grandes estrellas. Cualquiera con ojos y buen gusto se puede dar cuenta de que el punto fuerte de esta saga fue el reparto, encabezado por George Clooney, seguido por Brad Pitt, un jovencísimo Matt Damon y una gran Julia Roberts que aporta el toque femenino que le falta al largometraje, además del malo malísimo que todos querrían tener: Andy García. Filme muy bien contado y organizado, en el que ni un pelo se sale de su lugar, lo mejor son esos planes pre-robo, tan apasionados y perfectos y ejecutados con tanta diversión.

Película tan magistral no podría quedar en una. Eso debió de pensar Hollywood y sus creadores ya que no hubo dos sino tres Ocean’s más: Ocean’s Twelve y Ocean’s Thirteen. Ninguna al nivel de su primera entrega. Desgraciadamente siempre se tira de secuelas cuando las cosas salen bien pero es algo que merece otro espacio.